LA LEYENDA DE LA DIFUNTA CORREA (1830)

Cuenta la leyenda de la difunta Correa, que DEOLINDA CORREA vivía con su marido CLEMENTE BUSTOS y un pequeño hijo de ambos, en un humilde rancho en cercanías de Angaco, provincia de San Juan y que cuando allá por 1830, durante los crueles sucesos de la guerra entre caudillos que ensombreció a la Patria, las “montoneras” federales de FACUNDO QUIROGA pasaron por su casa en marcha hacia La Rioja, se llevaron, enrolado por la fuerza a su marido.

Pasado el tiempo, luego de varios días sin tener noticias de éste, al enterarse de que había caído prisionero de los unitarios y preocupada por el estado de salud de su marido, DEOLINDA  salió a buscarlo, llevando con ella a su pequeño hijo, un “chifle” con agua y unas pocas provisiones. Siguió las huellas de la tropa por los desiertos de la provincia de San Juan y alcanzó a llegar al caserío de Vallecito, en cercanías de Caucete,  donde comienzan a abrirse las hondonadas y faldeos que delatan la proximidad de la sierra Pie de Palo.

Poco más allá de Caucete desaparecen los viñedos del valle de Tulum y se inicia el desierto sanjuanino, conocido como la Travesía, un paraje cuya imponente y reseca desolación aun hoy revive su vastedad en relatos que hablan de fieras, venados y rastrilladas fercuentadas por los huarpes y los diaguitas y más tarde por arrieros y troperos. Matas de pasto duro y raquíticos espinillos recostados alternan con lomadas que a veces parecen médanos, y no hay aquí agua ni posibilidad alguna de traerla mediante obras de riego.

Resultado de imagen para martina chapanay

Agotada su provisión de agua y alimentos que llevaba, los rigores del desierto que se atrevió a desafiar en busca de su marido, terminaron por minar las fuerzas de DEOLINDA CORREA. Estrechó a su pequeño hijo junto a su pecho y antes de poder llegar hasta un algarrobo que le prometía sombra y abrigo, la sed, el cansancio  y el hambre la derrumbaron. Allí quedó tendida, bajo el calcinante sol, aferrando aún entre sus pechos a la criatura, también desfalleciente. Dicen que se sintió morir y que le rogó a la Virgen para que salve a su pequeño hijo; que conservase la vitalidad de sus pechos, de los que dependía su criatura para alimentarse. Y el milagro se produjo. Tres días después, unos arrieros que pasaban por el lugar, atraídos por el llanto de un niño,   la encontraron muerta, pero con su hijo vivo, amamantando todavía de sus pechos, el alimento que le permitió sobrevivir. Los hombres dieron sepultura a la mujer  cerca del árbol que había refugiado sus últimos momentos  y se llevaron al niño.

Y allí habría terminado esta dolorosa historia si años más tarde, un arriero chileno llamado ZEBALLOS en un viaje de regreso a su país, a poco de pasar por el lugar donde se hallaba la tumba, vio que su arreo se dispersaba enloquecido por una violenta tormenta que se abatíó sobre esos campos. Desesperado no sólo por la pérdida que ello significaba sino porque el hecho afectaba su nombradía con arriero, reclinado ante la tumba de DEOLINDA, prometió que si recuperaba el ganado, construiría allí una hermosa capilla para que se la honrara. Y otra vez se produjo el «milagro». Al despuntar el nuevo día nuestro buen ZABALLOS encontró a su ganado, pastando apasiblemente en una quebrada,  que lo había protegido de la tormenta

ZEBALLOS cumplió su promesa y erigió un oratorio, que con el andar del tiempo se convirtió en un santuario. Está sobre la actual ruta nacional 141, en proximidades de la localidad de “Vallecito”, Departamento Caucete, en la provincia de San Juan. Parecen construcciones de piedra, pero acercándose a ellas, puede verse que hoy sus paredes, quizás de barro, están totalmente cubiertas de placas, donde los devotos, dejan su agradecimiento por el “milagro” que les concediera la Difunta.

Y fue entonces que esa sencilla devoción,  comenzada por arrieros y troperos se agigantó llevada por ellos hacia sus remotos destinos y a fines del siglo XIX, gran cantidad de promesantes comenzaron a llegar a ese lugar del milagro. Y si bien fueron los arrieros y luego  los camioneros, quienes difundieron el culto a la difunta Correa, pronto comenzaron a llegar caminantes mostrando llagas en sus pies descalzos, jinetes venidos desde lejos, hombres, mujeres y jóvenes mezclando alcurnias y miserias, unidos todos por la necesidad de un milagro, los que se acercan desde entonces,  con medallas y estampitas con su imagen y con las infaltables botellas, chifles u odres con agua, para que “nunca le falte  agua a la DEOLINDA”, para que no sufra más aquellos rigores de la sed que la abatieron.

Se dice que hasta trescientos mil personas acuden por año al santuario de la difunta Correa y que en Semana Santa,  el cerro se cubre de fieles seguidores,  llegados desde lejanos rincones de nuestra tierra, de Chile, Uruguay, Paraguay y hasta de países tan remotos como Perú y Canadá, según los registros que llevan las autoridades de la provincia de San Juan (Ver. Cuentos,leyendas y supersticiones)

43 Comentarios

  1. Angelica

    Yo l pedi un milagro y no m lo cumplio

    Responder
    1. Débora

      Angélica, No lo habrás pedido con fé…yo lo hice 4 veces y las 4 veces me cumplió

      Responder
    2. Anónimo

      Bobo

      Responder
    3. Anónimo

      Boba o bobo

      Responder
      1. Mabel

        La Virgen es milagrosa. Sólo hay que pedirle con el corazón .Cosas que no hacen bien a tu vida jamás concedera

        Responder
        1. Anónimo

          Nobles una virgen .. No es fue una mujer normal y valiente. Nada mas

          Responder
    4. Alex

      Si se lo pides con fe te lo cumple y tenes que llevarle algo referido al milagro q querés q te cumpla o de lo contrario ir caminando y subir de rodillas hasta el santuario de la difunta Correa

      Responder
  2. Anónimo

    Angelica, no tenes respeto, aprende a agradecer.

    Responder
    1. Anónimo

      y si no le cumplió nada, que queres que le agradezca?

      Responder
      1. Anónimo

        Entonces no perteneces a su fidelidad 🤷‍♀️

        Responder
    2. Estefanía

      No es virgen es difunta..

      Responder
  3. Brenda

    Quisiera saber cuando es el día de la difunta correa .

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Brenda: Como no se sabe con certeza qué día fue el de su muerte, la devoción popular la recuerda especialmente los días 2 de noviembre, fecha conocida como el “Día de las Ánimas”, oportunidad durante la cual, miles de fieles la visitan en el Oratorio de la Difunta Correa sito en Vallecito, provincia de San Juan.

      Responder
      1. Anónimo

        Mi Difunta Correa si es milagrosa yo le pedí y me cumplió agradecida y con fe fui a cumplir mi promesa

        Responder
  4. Brenda

    La verdad nunca le he pedido nada , pero ella me sigue , me da la sensación de que es por que quiere que le rece y cada vez que paso por un mal momento, ella se me aparece en una imágen, justo busco algo y aparece ella … Quisiera saber cuando es su día??

    Responder
    1. Anónimo

      Hola su día es el primero de noviembre es muy milagrosa nunca pierdas la fe en ella y todos los días lunes prendele una vela en agradecimiento saludos

      Responder
  5. Anónimo

    Justo me apareció su imagen ,le voy a pedir q me ayude a q salga sorteada en una casita ,esa imagen la tenía mi mamá cuando yo era chica 🙏🙏

    Responder
  6. roberto

    yo hace poco que la invoco su historia me hizo salir lagrimas tengo 59 años chileno y le he pedido dos favores me contesto hablo siempre con ella y me escucha ha sido una reaidad en mi vida ella escuchando

    saludos roberto

    Responder
    1. anónimo

      es un lindo dato de fe a la humanidad ya que no hay muchos creyentes,y a los que si lo son los tratan de locos lo cual esta muy mal porque cada uno hace su vida y nadie tendría que estar en contra de eso

      saludos anónimo

      Responder
      1. Anónimo

        Entonces no tiene nada que ver con Jesús verdad???

        Responder
  7. Anónimo

    Hoy fuy por primera vez a su santuario hermoso la gente el lugar y el alma de ella anda con cada peregrino QUE va a visitarla y rezar por su alma Dios la bendiga siempre

    Responder
  8. Anónimo

    Mas falso que el amor de ella hacia mi

    Responder
  9. Anónimo

    Re picantovich

    Responder
  10. Angel

    El 25 de Mayo estuve en vallecito con mi hija que lleva su nombre en agradecimiento a unos de los tantos favores concedidos. Y volveremos el proximo año desde cordoba. Gracias Difunta Correa.

    Responder
  11. Rubén González P.

    En la autopista que une Santiago de Chile con el puerto de San Antonio hay un lugar llamado Sepultura, en el cual existe una ermita dedicada a la Difunta Correa. En ella los camioneros y automovilistas depositan al pasar una botella con agua que,suponen con mucha fe, los protejer’a. Un dato para los hermanos argentinos por si un día pasan por allí.

    Responder
    1. ana

      Aqui en Tarija hay una imagen pero esta ahi en plena avenida pero es como si estuviera olvidada es como si nadie se acordara ni el que lo hizo construir

      Responder
  12. Anónimo

    Cual fue su fecha de su tiempo

    Responder
  13. Atr

    Pantyyyy

    Responder
    1. Anónimo

      Dipaaaaa

      Responder
  14. Anónimo

    Jajakakakkak

    Responder
    1. Miriam

      Madre del q sufre .Madre del q llora bendita Seas x Siempre..Difunta Correa..Gracias

      Responder
  15. tomy

    Atr

    Responder
  16. Beatriz

    Yo le pedí un milagro y me lo concedió x supuesto le cumplo en ir a verla. Doy fe de lo milagrosa q es.

    Responder
  17. Anónimo

    Es muy Milagrosa y creo en DEOLINDA CORREA, hay una imagen que han puesto al costado de la ruta 19 llegando a Córdoba Capital y cada vez que paso le toco bocina saludandola. Siempre tengo la botellita con agua llena. Le agradezco a DIOS y a ella por ayudarme.

    Responder
  18. Anónimo

    Creo mucho en los santos, por ejemmplo el Gauchito Gil, y la devocion a la Difunta Correa, es muy admirable, por la cantidad de gente, que le pide su asistncia, y se la definiria como una santa pagana, pero me llama mucho la atencion, cuando utilizan la palabra virgen, para referirse a ella, dado que segun su historia, era casada y tenia un hijo…si ella, en su desesperacion le pide a la Virgen Maria, su asistencia para que su hijo sobre viva…y asi fue…Amen….

    Responder
  19. Eduardo

    Deolinda cubrenos con tu manto de salud

    Responder
  20. Anónimo

    Deolinda danos salud a nuestra familia y librarnos de todo mal

    Responder
  21. Anónimo

    yo pedi un milagro yy murio mi abuela

    Responder
  22. Anónimo

    No conocía bien su leyenda.. pero me atrae. Y no conozco el lugar donde está, tal vez algún día.,

    Responder
  23. Anónimo

    Hoy fui no conocía su historia.,.muy linda y sorprendida de la devoción de quienes la conocen y piden favores…recomiendo su visita

    Responder
  24. Eduardo

    Buenas tardes, tengo 47 años, y de chico me sorprendió la estampita que circulaba en mi barrio de una señora desplomada en el piso con un bebe encima en el desierto, me produjo mucha congoja y tristesa esa imagen, le pregunte a mi hermana y me contó la historia y desde ese momento quisiera visitarla pero para conocerla mas bien de cerca. entablar un dialogo con ella, y sentirme con el alma llena de gozo, y esperanza-

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Eduardo: Hágalo. Seguramente encontrará allí, respuestas a muchas de las preguntas que quizás se esté haciendo.

      Responder
  25. Susana Beatriz Olmedo

    Mi amada madre fue muy devota de la Difuntita Correa,yo a los 8 meses por una grave enfermedad estuve en coma,con mi cabeza destrozada por una infección,que también afectó mis huesos,voy a cumplir 48 años,gracias a que mi madre le pidió por mi a la difuntita sigo viva,tengo 3 hijos y 4 nietos y hoy soy fiel creyente

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.