EL HORMIGUERO Y SU CURACIÓN

Además del significado propio de hormiguero, que define a un nido de hormigas, se le llama “hormiguero”  a una infección que se produce en la cara interna del vaso o pezuña de los caballos, infección que si no es atacada a tiempo, termina por destruír los tejidos,  ocasionando la pérdida total de la sustancia córnea. Es un mal que penetra por algún pequeño agujero que por accidente se produce en la parte inferior delantera del vaso y que va destruyendo sistemáticamente la pezuña y la carne, como si fueran comidas por las hormigas y de ahí el nombre que se le dio.

Para curarlo, en nuestra campaña, luego de limpiar bien el hueco producido por el hormiguero “que es como una muela que se pica”, se deja gotear sobre él, un alambre caliente fogueado en grasa (A) y luego se lo tapa con un trocito de lana impregnada en sebo o alquitrán, para evitar que la suciedad penetre. También se acostumbra otra cura, que es muy dolorosa para el animal, pero absolutamente eficaz y que consiste en introducir dentro del hueco producido por el hormiguero, un poco de pólvora. Luego de prenderle fuego (B) se vierte dentro del hueco así formado, un poco de grasa caliente y se tapa con grasa (ver Vocabulario criollo abreviado).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.