GUERRA CON PARAGUAY. SE SABRÁ LA VERDAD ALGUNA VEZ?

Se sabrán alguna vez las razones que justificaron la guerra con Paraguay?. Se conocerán los intereses que movieron a sus protagonistas?. Se comprenderá algún día, el porque del sacrificio de los dos tercios de la población de un país hermano?. Hasta el año 2004 existían fundadas esperanzas de que alguno de esos protagonistas, abriera sus archivos, para saber las respuestas a estas preguntas. Pero lamentablemente en diciembre de 2004, el gobierno de Brasil, representado en este caso por su Presidente, LUIS IGNACIO LULA, ha sido terminante a este respecto: Según el diario «Folha de Sao Pablo», el señor LULA ha dicho que su gobierno ha decidido que los documentos referidos a esa contienda, quedrán en secreto, por considerar que éstos son «dinamita pura» y que abrirlos, reavivaría conflictos.

Resultado de imagen para guerra con paraguay

Transcribimos a continuación la nota completa publicada en el diario «Clarín» de Buenos Aires en su edición del 17 de diciembre de 2004, para referirse a este tema: «Esta vez no habrá revisión de la historia. Brasil acaba de anunciar que jamás hará públicos los archivos secretos de la guerra de la Triple Alianza contra Paraguay entre 1864 y 1870, considerada la entrada sangrienta del Cono Sur a la modernidad. Así ya no verán la luz los reales detalles sobre cómo se realizó el trazado de fronteras al finalizar el conflicto, un delineamiento que, se sabe sin documentación que así lo confirme, fue fraudulento. Sospechas, pues, que ahora morirán como tales».

«La decisión de no revelar nunca aquellos documentos guardados celosamente bajo cuatro llaves la transmitió ayer el diario “Folha de Sao Paulo” e inmediatamente hubo repercusiones. Paraguay, país arrasado (y según varios historiadores), jamás recuperado de los estragos del conflicto, considera hoy como un hecho del pasado la guerra que sostuvo con Brasil, Argentina y Uruguay, unidos en la Triple Alianza, y las consecuencias que esa conflagración del siglo XIX tuvo para su país (como la pérdida de gran parte de su territorio y la aniquilación de la población masculina), admitió sin ánimos de reabrir viejas heridas, la canciller paraguaya LEILA RACHID. «Todo lo que forme parte de la historia es justamente eso, parte del pasado”, sentenció la canciller cerrándole la puerta a cualquier roce diplomático».

«Más de un siglo después “estamos viviendo en un momento absolutamente diferente en nuestra relación, no sólo con Brasil (sino también) con los miembros de Mercosur”, agregó la ministra que justamente se encuentra en suelo brasileño en el marco de un encuentro integrador con colegas del bloque sureño, que se realiza en Belo Horizonte».

¿Por qué esta discusión ahora? Porque el gobierno brasileño acaba de decidir a principios de mes de diciembre (2004), su intención de abrir viejos archivos secretos, incluyendo los de las dictadura de 1964 a 1985, entre otros documentos, en el marco de una intensa discusión sobre la apertura de los registros que involucran aquellos años de plomo. Pero inmediatamente se aclaró que los papeles clasificados en poder de la cancillería brasileña sobre la guerra de la Triple Alianza no saldrán de los cajones. Nunca».

«La aclaración la recogió “Folha de Sao Paulo” de boca de un ministro del gobierno del presidente LULA DA SILVA, cuyo nombre no fue revelado. Lo que aquellos documentos denunciarían y lo que justamente Itamaraty no desea que trascienda es cómo las autoridades brasileñas de la época sobornaron a árbitros que demarcaron fronteras, y lograron ocupar así territorios que pertenecían a Paraguay. Existirían además, en esos archivos, documentos que relatan atrocidades practicadas por los ejércitos de la Triple Alianza, agregó el ministro»

«Según la misma fuente, el mantenimiento del secreto fue acordado inicialmente en una reunión entre LULA DA SILVA y el canciller CELSO AMORIM, y fue confirmado en la noche del miércoles, durante la primera reunión de la comisión de ministros creada para analizar la apertura de los archivos de la dictadura militar brasileña».

El gobierno considera que la divulgación de esos documentos sería «dinamita pura», y reavivaría antiguos conflictos con países vecinos, por lo que LULA dispuso que esos archivos permanecerán protegidos por el «secreto eterno».

«Esta guerra que se cobró la vida de al menos a 166.000 paraguayos, 50.000 brasileños, 18.000 argentinos y 3.100 uruguayos (según los estudios más actuales), enfrentó al Paraguay de FRANCISCO SOLANO LÓPEZ contra la Argentina de BARTOLOMÉ MITRE, el Brasil del emperador PEDRO II y el Uruguay de VENANCIO FLORES. El conflicto originó muchos mitos fundacionales, porque se enlaza con la construcción de cada uno de los Estados nacionales que combatieron, y de ahí, la importancia de difundir esos registros históricos».

«La decisión de no abrir esos archivos puede apenas ser modificada por la “Comisión de Averiguación y Análisis de Informaciones Secretas”, que reúne seis ministros, informó el diario. Pero nada se espera. El parecer de esa comisión debe ser aprobado en instancia final por el presidente LULA»,

Una síntesis trágica. Entre el 1º de mayo de 1865 y el 1º de marzo de 1870, Paraguay, un país avanzado para la época, con fundiciones y hasta ferrocarriles, se enfrentó a los ejércitos de Brasil, Argentina y Uruguay. El conflicto fue financiado por Gran Bretaña, como lo señalara JUAN BAUTISTA ALBERDI en sus «Escritos póstumos», entre otros textos que escribiera. Según ALBERDI, Brasil se endeudó en 56 millones de libras esterlinas y perdió 168.000 soldados. Argentina se endeudó en 9 millones de libras y perdió 25.000 hombres. Paraguay perdió la mitad de su territorio y más del 80% de su población. Como lo destaca el historiador DAVID WOODWARD en su obra «Armies of the world (1854-1914)», los 1.300.000 paraguayos de antes de la guerra, se redujeron a 220.000, de los cuales, sólo 28.000 eran hombres.

Derrotados en Uruguayana al comienzo de la guerra y con su flota destruída frente a Corrientes, los paraguayos se replegaron tras la fortaleza de Humaitá, que controlaba el paso hacia Asunción. Las tropas de BARTOLOMÉ MITRE, lucharán allí durante dos años. En mayo de 1866, los paraguayos perdieron 20.000 hombres en Tuyutí. En setiembre del mismo año, 6.000 argentinos murieron en Curupaytí, lo que detuvo la guerra durante un año. Pero en febrero de 1868, los acorazados brasileños lograron pasar Humaitá y a fines de ese año, cayó la ciudad de Asunción. SOLANO LÓPEZ se retiró al interior del pais y sostuvo una guerra de guerrillas en un vano intento de postergar el fin que ya veía cercano, pero en 1870 todo terminó cuando acorralado, murió en Cerro Corá».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.