EL REBENQUE

Junto con el cuchillo y las boleadoras, el rebenque fue otra de las prendas inseparables del gaucho argentino, por serle útil para el trabajo y la pelea. Uno de los más antigüos fue el de «argolla» (A), aunque también los había de plata, trenzados con cerda y de cuero, con pasadores de plata cincelada. También se uso el «chasquero», una especie de látigo o rebenque con mago de madera forrada con cuero crudo y una lonja ancha y gruesa, que los mensajeros de a caballo (los chasquis), usaban porque tenía el cabo hueco para poder esconder allí el mensaje que llevaban (B).

Los hubo semejantes a un rebenque corto, de lonja ancha, del mismo tamaño del cabo llamado «guacha» o «guasca», (C) muy apropiada para la doma, por el ruido que produce al castigar. Posteriormente se usó el «rebenque» (E) y hoy, hasta el más modesto trabajador de la campaña, usa el «talero (F)

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.