EL ALTO PERÚ

Actual Bolivia. Durante los dos primeros siglos del período colonial, el territorio comprendido por la actual República Argentina (con excepción de Cuyo) fue adjudicado administrativamente a la Audiencia de Charcas (hoy Estado de Sucre). Con la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, el Alto Perú pasó a formar parte de él y fue gobernado desde Buenos Aires. Muchos intentos se realizaron luego para unificar el Alto Perú con las restantes provincias del Río de la Plata bajo la autoridad de los gobiernos patrios posteriores a la Revolución de Mayo de 1810, pero se desistió de ellos en 1815, después de que tres sucesivos ejércitos revolucionarios fueron rechazados (ver El Ejército del Norte).

En 1822, Buenos Aires, preocupada por sus problemas internos y los conflictos provinciales, no envió fuerzas para combatir, a los realistas en el noroeste argentino y el Alto Perú y en 1825, enfrentada a una guerra con el Brasil, no ofreció oposición a la separación de la nueva nación del viejo virreinato; cuando el mariscal ANDRÉS DE SANTA CRUZ, luego de vencer a los españoles en Ayacucho, el Alto Perú se erigió a sí mismo como una república independiente. Tomando el nombre de Bolívia, para honrar a SIMÓN BOLÍVAR,  adoptó una constitución redactada por él y designó a ANTONIO JOSÉ DE SUCRE, vencedor de Ayacucho, como su primer presidente.

Entre 1836 y 1839 Bolivia se unió con el Perú y formaron la “Confederación Peruana Boliviana”, pretendiendo instalar un nuevo foco de poder para su expansión soberana en la región. En mayo de 1837, luego de que SANTA CRUZ  invadiera la provincia de Jujuy, apoderándose de la mayor parte de esa provincia, la Puna de Jujuyy el norte de la provincia de Salta, poniendo en evidencia los planes de su política exterior, JUAN MANUEL DE ROSAS aliado con Chile, que mantenía un largo litigio sobre límites con Bolivia, les declaró la guerra, expresando que Bolivia  “amenazaba la independencia de estas repúblicas americanas”, pero la verdad es que lo hizo porque SANTA CRUZ había permitido a las fuerzas unitarias usar esa nación como base desde la cual lo atacaban.

Luego de producirse una serie de incidentes y escaramuzas sin significación, entre mayo y junio de 1838,  ejército de la Confederación, el 24 de junio de 1838,  derrotó en el combate de Montenegro a los efectivos enviados por ROSAS, quien a partir de entonces, imposibilitado de enviar más tropas y pertrechos, debido a los problemas que le provocaba su frente interno, decidió dejar en manos de su aliado, el ejército chileno, todo el peso de la contienda.

Y así fue hasta que éstas,  el 20 de enero de 1839,  al mando del general chileno MANUEL BULNES derrotaron a SANTA CRUZ en la batalla de Yungay, poniendo fin a la existencia de la Confefderación Peruano-Boliviana.  Argentina obtendrá luego de esto, una victoria diplomática  al lograr que Bolivia abandone los territorios de la Puna de Jujuyque había ocupado (Santa Catalina, Yaví, Santa Victoria, Cangrejillos, Pueso, Abra Pampa, Cochinoca,Pastos Chicos, entre otras poblaciones), menos Tarija, que quedó bajo la soberanía de Bolivia..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.