Crónicas

TEMPORADA DE BAÑOS (1811)

A comienzos del siglo XIX, en Buenos Aires, la temporada de baños co­menzaba el 8 de diciembre con la ceremonia de «bendición de las aguas». La falta de agua corriente favorecía la costumbre del baño en el rio a pesar de su relativa limpieza. Las damas lo hacían a la tarde y la gente que debía trabajar durante el día, a la madrugada o a la noche. Comúnmente las familias llevaban a la playa lo necesario para hacer mate. Para bañarse, los hombres se alejaban de los lugares frecuentados por las señoras, mientras éstas solían pasear por la playa para secarse el cabello. No faltaban las travesuras consistentes en hacer nudos fuertes en la ropa de los bañistas o —directamente— hurtarlas.

TEMPORALES Y BAJANTES EN EL RÍO DE LA PLATA (00/07/1810)

Nuestro Río de la Plata, está sujeto a variaciones remarcables. Bajantes ha habido en que personas a caballo y aun a pie, han penetrado por la arena o playa hasta más de una legua. Otras veces las crecientes han sido alarmantes y aun destructoras. En julio de 1810, debido a la bajante, faltó poco para que un grupo de osados patriotas de Buenos Aires montados a caballo, pudieran capturar la fragata española “Mercurio”, que bloqueaba nuestro puerto y había quedado “en seco”. En esa oportunidad, se había iniciado un “viento pampero” (1), tan continuado y violento, que en las primeras 48 horas, era un verdadero huracán, aumentando por momentos su fuerza. La bajante que provocó esta “sudestada”, fue tan grande en esta ocasión, que al día siguiente se veían caminando por la playa tripulantes de los buques que se encontraban en la rada exterior. Viendo a la “Mercurio” en seco se…
Leer más

TENER UNA DE A PIE

Para un gaucho argentino, no podía haber situación de mayor apremio, que la de encontrarse “de a pie”, es decir sin su caballo, que era su compañero obligado en sus tareas, en sus largos viajes llevando un rodeo, en sus diversiones, en fin, en todas las actividades y circunstancias de su vida dura y esforzada. Estar o “quedarse de a pie” en los campos de otros tiempos, significaba caer en el desánimo y en el infortunio, a merced de los innumerables peligros que acechaban desde esas inmensas soledades. El diario comer, las exigencias del trabajo, las diversiones, todo se resolvía, teniendo un buen “flete” a mano.  Esta realidad, dio nacimiento al modismo “tener una de a pie”, para referirse a la circunstancia que obligaba al gaucho a sostener una pelea, un duelo criollo, “fierro a fierro”, con la muerte acechando en la punta de un “facón”. Era cuando imprescindiblemente debía…
Leer más

TERCER CENSO NACIONAL (01/06/1914)

El 1º de junio de 1914, durante la presidencia del doctor VICTORINO DE LA PLAZA, con la dirección de ALBERTO B. MARTÍNEZ, se realizó el Tercer Censo Nacional (los dos anteriores habían sido realizados en 1869 y 1895) y la publicación de los resultados finales del Censo, contenidos en 10 voluminosos tomos, se realizó rápidamente, para que su aparición coincidiese con los festejos del Centenario de la Independencia Argentina, en 1916 (ver Censos y Empadronamientos) Los datos recogidos señalan que la población del país asciendía a 7.888.237 habitantes (1.836.490 habitantes en el censo de 1869, y 3.956.060 en el de 1895)., lo que demuestra que la población del país se había casi duplicado en los 19 años pasados desde el Censo anterior realizado durante la presidencia de ROQUE SÁENZ PEÑA y que el incremento anual del 5,2% registrado, era  uno de los más altos de la historia y también extraordinario,…
Leer más

TERCERA INVASIÓN INGLESA (1808)

El fracaso del ataque del general WHITELOCKE a Buenos Aires produjo enorme desaliento en los círculos dirigentes británicos. Sin embargo, el gobierno de Londres pronto inicia el estudio de nuevos planes de intervención militar en América. Esta vez y como consecuencia del desastre sufrido en el Río de la Plata, los ingleses resuelven adoptar una táctica distinta, retornando al pensamiento primitivo del canciller de la corona, Mr. PITT, POPHAM y MIRANDA. Sus ejércitos se presentarán en América, no como conquistadores, sino como libertadores. De esta forma, se piensa, los criollos en lugar de resistir, habrán de apoyar con entusiasmo a las fuerzas inglesas de invasión. De acuerdo con estos proyectos, el objetivo esencial –la eliminación definitiva del poder español en el nuevo continente y la apertura de sus inmensos mercados al comercio británico– se logrará a corto plazo y con un mínimo de pérdidas. El general ARTHUR WELLESLEY, futuro duque…
Leer más

TERCIO DE YERBA

Medida de peso usada en el comercio de la yerba mate durante la época colonial. Deriva de la palabra “tercio o recipiente de cuero de vaca sin curar, donde se almacenaba y transportaba la yerba”. En el norte del país, cada tercio era considerado como la mitad del peso total que un animal de carga podía llevar, es decir que la bestia “tenía un tercio colgado de cada lado”. Estos recipientes también se utilizaban a menudo, para transportar la yerba mate del Paraguay y Misiones a los mercados de todo el Virreinato del Perú y, más tarde, a los del Virreinato del Río de la Plata.

TERERÉ

En toda la República Argentina, pero especialmente en el noreste del país, en las épocas de grandes calores, a modo de refresco, los pobladores beben “tereré”, una bebida que se obtiene mediante la maceración de yerba mate en agua fría. “Tereré” es una voz guaraní que permite diferenciar a esta bebida con el tradicional “mate cocido”, que es solamente parecido con aquella, en que ambas bebidas utilizan la yerba mate y el agua como ingredientes. El “tereré” se bebe frío y el “mate cocido” es una infusión de yerba mate con agua caliente a la que a veces, se le pone también azúcar y/o  leche.  En ocasiones al “tereré”, se le agrega un poco de caña u otra bebida alcohólica, con lo que asume el papel de energizante, necesario para recuperarse de los rigores de una dura faena.

TERNE

Terne, es un vocablo que antiguamente definía al “guapo”, valiente; es decir, hombre que se muestra capaz de afrontar cualquier situación de fuerza. y como muchos otros vocablos usados en el campo argentino, han sido desnaturalizados en su esencia por quienes ignoraban sus raíces, significado y uso. Hoy, se le da a terne, el significado de pillo, astuto aprovechador, ventajero.   Lo que hoy se conoce como el “vivo”, “el ventajero” podía ser reemplazado por otras dos palabras del vocabulario campero que expresaban lo mismo: “peje” y “liendre”. “Qué terne!!”, “!qué peje!” y “!qué liendre!”, eran sinónimos absolutos en su momento y en su ambiente y lo siguen siendo aún hoy, en algunos lugares del país. Claro está que en los viejos tiempos del campo argentino, nadie podía presumir de “terne”, “peje” o “liendre” sin estar respaldado por un verdadero coraje personal.

TERREMOTO EN LA RIOJA (27/10/1894)

El  27 de octubre de 1894, a las cuatro y media de la tarde, un tremendo sacudón destruyó la ciudad de La Rioja. En menos de medio minuto, la ciudad fundada por JUAN RAMÍREZ DE VELASCO quedó convertida en escombros. La Casa de Gobierno, las instalaciones de los colegios normales de varones y niñas, todas las iglesias menos la de Santo Domingo (construida en 1623), casi todas las casas de familia fueron afectadas por el temblor. Esa noche, la población entera, incluso el gobernador, debió pernoctar en la plaza. La hora en que ocurrió el sismo había evitado que produjera muchas víctimas, pero la fisonomía tradicional de La Rioja quedó totalmente borrada: se desplomaron las casonas del siglo XVII, con las fechas de su edificación marcadas a fuego en los dinteles de algarrobo. Después de los primeros y precarios trabajos de re­construcción se pensó en el planeamiento de la nueva…
Leer más

TERREMOTOS EN MENDOZA (20/03/1861)

Llegando la noche del 20 de marzo de 1861 (miércoles santo), la ciudad de Mendoza fue destruida por un terremoto que causó más de 10.000 muertos. Esa tarde, como estaba celebrándose la Semana Santa, había predicado un prestigioso orador jesuita desde el atrio de la Iglesia Matriz, frente a la Plaza de Armas, ante millares de feligreses. El orador había incitado a la oración y a la penitencia, anunciando los más severos castigos por la impiedad y el olvido de los deberes para con Dios. A las ocho y media de la noche, cuando protegidos por una luna en creciente que alumbraba el cielo azulado, los fieles oraban en los templos o rodeaban la mesa de sus hogares, se escucharon extraños ruidos subterráneos y de inmediato el suelo comenzó a moverse y los edificios a derrumbarse. Las ocho iglesias de la ciudad, dos de adobe y seis de ladrillo, se…
Leer más

TERRITORIOS

Se llamaba territorios a las unidades administrativas establecidas en 1884 por la ley 1532 para gobernar áreas remotas escasamente pobladas, con el fin de desarrollarlas hasta convertirlas en provincias. Uno de los requisitos para definir un “territorio” era que hubiese una población de mil habitantes como mínimo. El Poder Ejecutivo Nacional designaba un gobernador y dos jueces para que ejercieran la autoridad, pero los demás funcionarios necesarias para la administración del territorio eran elegidos por el pueblo. En un principio, hubo diez territorios, que fueron Misiones, Chaco, Chubut, Formosa, Santa Cruz, Río Negro, Neuquén La Pampa, Los Andes y Tierra del Fuego. En 1970 solamente Tierra del Fuego quedaba como Territorio y Los Andes se dividió incorporándolo a las provincias de Catamarca, Salta y Jujuy. Los otros ocho constituyeron otras tantas provincias.

TESTAMENTO DEL GENERAL JOSÉ DE SAN MARTÍN (23/01/1844)

«En nombre de Dios Todo Poderoso, a quien reconozco como Hacedor del Universo, digo yo, José de San Martin, Generalísimo de la República del Perú y fundador de su libertad, Capitán General de la de Chile y Brigadier General de la Confederación Argentina, que visto el mal estado de mi salud, declaro por el presente Testamento lo siguiente: 1º..Dejo por mi absoluta heredera de mis bienes, habidos y por haber a mi única hija Mercedes de San Martín, actualmente casada con Mariano Balcarce. 2º. Es mi expresa voluntad que mi hija suministre a mi hermana María Elena, una pensión por mil francos anuales, y a su fallecimiento se continúe pagando a su hija Petronilla, una de 250 sin que para asegurar este don que hago a mi hermana y sobrina, sea necesaria otra hipoteca que la confianza que me asiste de que mi hija y sus herederos cumplirán religiosamente esta…
Leer más

TESTAMENTOS INCUMPLIDOS

Bernardino Rivadavia y Leopoldo Lugones coincidieron, cien años mediante, en manifestar concretas prohibiciones. Así, aquél, en 1845 y en Cádiz donde residía, encomendó a Nicolás de Achaval, que testase según los deseos de su voluntad que le había hecho conocer. Uno fue, precisamente, que su cuerpo no volviese jamás a Buenos Aires y menos a Montevideo. Tan dura decisión no fue tenida en cuenta por la Legislatura porteña al disponer la repatriación de los restos del fundador de la Sociedad de Beneficencia, institución que mucho pujó en favor del regreso de don Bernardino. Cuando su cadáver llego en agosto de 1857, traído por el buque “Italia”, lo aguardaban en el muelle, entre otros, Mariquita Sánchez, fundadora supérstite de la sociedad y los hermanos de Rivadavia y sus hijos, otrora defensores de la causa federal. Leopoldo Lugones, que se suicidó el 18 de febrero de 1938 en un recreo del Paraná…
Leer más

THE BRITISH PACKET AND ARGENTINE NEWS (1826)

El «The British Packet and Argentine News, era una hoja periodística inglesa conocida con este nombre, que comenzó a publicarse en 1826 y que se imprimía en la «Imprenta del Comercio», contigua a la sala de este nombre, en la calle 25 de Mayo de la ciudad de Buenos Aires.

Tientos

Los tientos son tiras de cuero crudo, generalmente muy delgadas y siempre muy parejas de grosor, que se cortan con un cuchillo bien afilado de una cuero vacuno. Sirven para trenzar botones, pasadores y otros adornos  de ciertas partes del apero, para hacer riendas, cinchas estribos y hasta, con los muy delgados,  para coser piezas de cuero. Se usan, atados a los bastos, para sostener las boleadoras, el poncho y cualquier otra cosa que deba llevarse “atada a los tientos”, para que el jinete quede con las manos libres.

Tipa

Todos conocemos el árbol que se conoce con el nombre de “tipa”, pero la tipa a la que nos referiremos aquí, da su nombre a una especie de cesto hecho con juncos u otra paja de semejante cuerpo y consistencia, entretejida con hilo, lana u otras fibras vegetales delgadas. Dichos cestos, que por lo general  tienen la forma de un cono truncado en razón de que esa forma hace muy sencilla su confección, resultan muy livianos y fuertes, condiciones que lo hacen el preferido, especialmente de las mujeres, para la recolección y transporte de frutas y otros productos. Una vez llena la “tipa”, se la carga sobre un hombro o sobre la cabeza (ver “pachiquil” en esta misma sección). De este acto monótono y cansador de llevar los canastos llenos hasta el borde, surgió la frase “cargar la tipa”, de evidente sentido irónico y picaresco, que se refiere a todo…
Leer más

TIRADOR Y CHANCHERO

El ancho cinturón de cuero, a veces con bolsillos y casi siempre con adornos de monedas de metal precioso, usado por los hombres de campo en la Argentina, recibió el nombre de “tirador”. Lo común fue el “tirador” de una sola pieza, cerrado adelante con la “rastra”, el clásico lujo gaucho que aún subsiste, pero no faltaban otros modelos con correas y hebillas para su ajuste. Un tipo especial de “tirador” era el llamado “chanchero”, que tenía amplios bolsillos y adornos, que las talabarterías confeccionaban con cuero de chancho (de ahí el nombre que recibían), cuya vistosa superficie graneada y su larga duración, le otorgaban el favor de quienes podían adquirirlo.

TIRARLE EL CHICO LEJOS

El juego de bochas, pese a su origen (nacido quizás en el imperio romano y difundido luego desde Italia hacia todo el mundo ),  contó desde siempre, con el favor de la gente de campo en la República Argentina y en todas las estancias, chacras,  pulperías y hasta en alguna casa perdida en medio de la llanura, era costumbre encontrar una cancha y bochas para practicarlo. Pero como es lógico, tanto las reglas del juego, como la denominación de los elementos que lo componían, tuvieron que sufrir modificaciones  y adecuaciones, algunas por imperio de una fuerza mayor y otras por exigencias naturales de su medio ambiente. Así, como la falta de maderas apropiadas, en muchos de los casos, obligó a la supresión del cerco construido con ese material, que limitaba las medidas de la cancha y nuestros hombres de campo usaban como “cancha” el campo abierto, las bochas, en vez…
Leer más

Tiro

En la antigüa campaña argentina, la primera condición cuando se concertaba una carrera, era fijar el “tiro”, es decir la distancia que debían recorrer los caballos. El “tiro” tenía una importancia fundamental en esas competencias, pues estaba en relación directa con la mayor o menor resistencia del animal, condición que como es de suponer, era bien conocida por cada uno de los contrincantes. Por eso, se consideraba tan importante fijar el “tiro”  que tendría la competencia. Correr “dos ochenta” significaba que había que correr doscientos ochenta metros desde la largada hasta la “raya” o meta. El “tiro” podía ser modificado por cierto convenio auxiliar llamado “partir de adentro”, que significaba disminuír la distancia fijada en los cuarenta o cincuenta metros que se fijaban para las “partidas”. La distancia total, solo se recorría cuando se “partía de afuera” o con abanderado.

TOMA DE HUMAHUACA (02/03/1817)

TOMA DE HUMAHUACA. El comandante jujeño MANUEL EDUARDO ARIAS al frente de ciento cincuenta milicianos, tomó por asalto y a viva fuerza el pueblo fortificado de Humahuaca, en Jujuy, que defendían los realistas. Se tomaron 86 prisioneros, entre ellos, 6 oficiales, 7 piezas de artillería, 100 fusiles, gran cantidad de batimentos y cabalgaduras, quedando en poder de los patriotas, la bandera del célebre regimiento de «Picoaga», cuya fama de invencible no lo ayudó en esta ocasión. En premio al heroico desempeño de estas tropas, el gobierno de Buenos Aires dispuso la acuñación de una moneda con la inscripción «al triunfo de Humahuaca», que le fue entregada a todos los que intervinieron en este encuentro.