CARABLANCA (1800)

A comienzos del siglo XIX, vivía en Buenos Aires, en la calle de los Representantes (hoy Perú), un famoso personaje a quien llamaban “CARABLANCA”, quizás por la extremada palidez de su rostro (A). Era un buen hombre, honrado y servicial, que tenía un “boliche” de comestibles, especialmente dedicado a la venta de yerba mate, en una época que no se tomaba té,  pocos eran los que tomaban café y se tomaba mate a toda hora.

A su local concurría toda la población a comprársela, ya que la yerba de CARABLANCA era considerada como la mejor que se podía conseguir. Un compendio de todas las propiedades curativas y de todas las virtudes que se le asignaban. En lo de CARABLANCA además, no sólo se compraba la yerba mate, sino que era común observar a los vecinos, sin distinción de clase o nivel social, (B), sentados en el patio o en la vereda, tomando sus ricos mates (“Cosas de nuestra tierra gaucha”. Hernán Rapela, Ed. Syndipress, Buenos Aires).


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.