24/12/1822

Se promulgó la Ley de Reforma General del Orden Eclesiástico. Disponía abolir el fuero personal eclesiástico, los diezmos, las casas de regulares Bethlemitas y las menores de las demás Ordenes existentes en la provincia; fijando también el número de religiosos que debía haber en los conventos. Las congregaciones quedan suprimidas, pasando sus bienes a propiedad del Estado. En esta época de reformas, había 46 domínicos en Santo Domingo y45 mercedarios en la Iglesia de la Merced.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.