22/03/1756

Grupos de guaraníes, sin pensar en rendirse, continuaron hostilizando el avance de los aliados y practicando la táctica de la tierra arrasada, quemando los pueblos de San Miguel y San Luis, aunque San Lorenzo fue capturado antes de que pudieran incendiarlo. Santo Ángel fue convertido en cuartel de las tropas españolas y San Juan Bautista de las tropas portuguesas.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.