20/9/1812

Ubicado a una legua del campamento de ARTIGAS, el doctor SARRATEA comenzó a tener conflictos con éste, que no lo reconocía como a su superior. El triunviro se dedicó entonces a seducir a los oficiales del ejército de Artigas para que se incorporaran al suyo, logrando que se pasaran a sus fuerzas unos 2.000 hombres, pero como igualmente el jefe oriental conservó unos 1.500 soldados y la mayor parte de la población, SARRATEA lo declaró traidor, aunque no obtuvo apoyo del gobierno en esta decisión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.