1936

PRIMERA JUBILACIÓN DE PRIVILEGIO. El comienzo de esta práctica que hoy todos repudiamos -ya que se ha convertido en sinónimo de falta de ética y aún de corrupción-, se lo debemos a un radical, o mejor dicho, a un yrigoyenista, pero que lejos de ser el iniciador de esta práctica corrupta, fue el iniciador de una conducta que hoy todos añoramos (ver Primera Jubilación).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.