18/10/1862

El Congreso de la Nación, sanciona la Ley 31, autorizando al Ejecutivo a invertir hasta 50.000 pesos (unas 3.000 onzas de oro) para levantar un edificio destinado al Poder Legislativo Nacional, en el solar ya elegido, que estaba en la calle Victoria (hoy, Hipólito Yrigoyen) y Balcarce. Se le encargaron los planos y la dirección de las obras al señor JONÁS LARGUIA, que era Prosecretario de la Cámara de Diputados y que había estudiado arquitectura en París becado por el Gobierno Argentino (ver ampliado en “El Congreso Nacional” en Crónicas).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.