PRISIÓN PARA LOS JEFES DE LA PRIMERA INVASIÓN DE LOS INGLESES (13/08/1806)

Efectivos de las fuerzas que fueron derrotadas durante la primera invasión de los ingleses, luego de producida la Reconquista, fueron divididos en grupos y enviados al interior, empleando todos los medios que se tuvieron al alcance para evitar fugas. Pero no todos ellos, tuvieron el mismo trato. Inexplicablemente, el jefe de la fuerza que ocupó Buenos Aires durante 46 días, el general WILLIAM CARR BERESFORD y el comandante del Regimiento 71 de “Highlanders”, coronel DENIS PACK, fueron confinados en la Villa de Lujan, gozando allí de una virtual libertad. Sin custodia de ninguna clase, se alojaron en casas de vecinos distinguidos de la localidad y pasaban sus días cazando perdices en los alrededores y participando de fiestas y reuniones sociales. Su única obligación, como prisioneros, era hacerse presentes al atardecer en la guardia de la Guarnición local. Es cierto que Beresford y Pack habían prestado juramento de no volver a tomar las armas contra las fuerzas de Buenos Aires, pero aún así, el trato preferente que se les dio, a la vista de los sucesos que luego se produjeron, resulta inexplicable ya que se encontraban libres de toda vigilancia, que eran militares astutos v valientes y que sus compatriotas estaban a poca distancia, muchos de ellos, en los buques que estaban fondeados en el río de la Plata.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.