PRIMER CABLE TELEFÓNICO SUBFLUVIAL (01/11/1889)

PRIMER CABLE TELEFÓNICO SUBFLUVIAL. Se pone en funcionamiento el primer cable telefónico subfluvial entre Buenos Aires y Montevideo. Y aunque parezca mentira, la Argentina fue pionera en el campo de las comunicaciones ya que este cable fue el primero del mundo tendido bajo el agua y el segundo de carácter internacional. El primero de este tipo se había establecido entre París y Bruselas y recién dos años más tarde se inauguró el segundo cable submarino entre París y Londres.

El país había estrenado los teléfonos a fines de 1880, cuando la Société du Pantelephone de Locht puso en Buenos Aires una oficina e instaló 20 líneas. Pocos años más tarde llegó la Compañía de Teléfonos Bell y se fusionó con la anterior bajo el nombre de compañía Unión Telefónica. El entusiasmo por el nuevo medio de comunicación fue tan grande que pronto las líneas se expandieron a los barrios de la periferia y a las localidades suburbanas. De los 20 abonados que había en 1880, se pasó a 600 en 1883 y a 6.000 en 1886. Las centrales fueron bautizadas con los nombres de los barrios o calles donde funcionaban: Once, Constitución, La Boca, Lorea, Catalinas, Flores, etcétera.

En 1886 los bienes y permisos de explotación de la empresa fueron adquiridos por The United River Plate Telephone Company, que era una sociedad inglesa. Un año más tarde surgió un competidor, la Sociedad Cooperativa Telefónica tuvo un fuerte impulso inicial. La sociedad se transformó en la Compañía Telefónica Argentina cuando se sancionó la ley de cooperativas. Durante los primeros tiempos de la telefonía nacional hubo progresos espectaculares, de acuerdo con el momento que vivía el país. El presidente Juárez Celman había heredado una situación de florecimiento económico cimentado en las anteriores presidencias y parecía que la prosperidad iba a seguir eternamente. Pero a pesar del auge de la agricultura, la ganadería y la construcción, las importaciones superaban ampliamente a las exportaciones y el futuro comenzaba a oscurecerse.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.