POR QUÉ EL RÍO DE LA PLATA SE LLAMA ASÍ?

Los historiadores ENRIQUE DE GANDÍA y MANUEL DOMÍNGUEZ sostienen haber demostrado en forma que suponen definitiva (1) que el Río de la Plata fue así llamado porque conducía a la Sierra de la Plata, según la creencia de los portugueses, en lo que sería luego el Alto Perú.

Ya antes que GABOTO realizara su viaje por estas tierras, parece que el Paraná Guazú era conocido con el nombre de Río de la Plata. EDUARDO MADERO dice que el nombre de nuestro río se pronunció en Santa Catalina, Brasil, por los sobrevivientes de la expedición de SOLÍS. Afirma ENRIQUE DE GANDÍA que el portugués ALEJO GARCÍA, con 4 ó 5 españoles más, encabezó desde la costa brasileña, entre los años 1521 y 1526, una gran migración de indios guaraníes hacia el Alto Perú, en un viaje que tenía el propósito de lograr lo que tanto los apasionaba: la conquista del que pronto sería el fabuloso imperio del Rey Blanco y de la Sierra de la Plata, de cuya existencia habrían sido informados por los indios. Lograron obtener numerosos trozos de metales, que les permitieron vislumbrar las riquezas de la civilización incaica. Ante la amenaza de ser atacados por algunas tribus, los expedicionarios regresaron con todo el oro y la plata que pudieron cargar.

En el camino fueron exterminados, y sólo algunos aborígenes alcanzaron a salvo el lugar de partida, narrando a los demás españoles que habían quedado allí, la asombrosa travesía, y mostrando algunos restos del primitivo cargamento de metales preciosos. Al regresar desde el Estrecho de Magallanes, varios tri­pulantes de la expedición de LOAYSA decidieron desertar y quedarse (1526) en la costa del Brasil, pues al oír de boca de los náufragos de la expedición de SOLÍS las nuevas que daban sobre la Sierra de la Plata, imaginaron conquistar en la primera oportunidad tan maravillosa región, de la cual también los aborígenes hablaban continuamente.

Casi simultáneamente, había emprendido GABOTO su expedición por la ruta seguida por MAGALLANES y ELCANO. Habiendo recalado en la costa brasileña, frente a Pernambuco, algunos portugueses allí residentes revelaron que el río de Solís, así llamado en recuerdo de su descubridor, conducía a la Sierra de la Plata, como la denominaban, y al imperio del Rey Blanco. Por esta causa, los portugueses llamaban Río de la Plata al río de Solís. Tanta fascinación producía en los rudos aventureros y codiciosos hombres del siglo XVI el afán de poseer riquezas, que así GABOTO mismo como otros miembros de las tripulaciones, decidieron abandonar la ruta proyectada y explorar el misterioso Río de la Plata. Buscaron a los célebres náufragos de SOLÍS, en cuyas manos pudieron contemplar las muestras de oro y plata que a todos enloquecieron. Ni GABOTO ni los navegantes de otras expediciones que se les unieron, arribaron a la codiciada Sierra de la Plata, pero al regreso todos ellos extendieron por España y Portugal la fama del Río de la Plata, dando origen a nuevas expediciones, no sólo españolas sino portuguesas también.

(1).La denominación de Río de la Plata quedó consagrada de hecho y se usó en los documentos oficiales ya desde la capi­tulación que Carlos V firmó con Mendoza (1534), “para con­quistar y poblar las tierras y provincias que hay en el río de Solís, que llaman de la Plata”. En 1617 quedó oficialmente constituida la gobernación del Río de la Plata, con la ciudad de Buenos Aires como asiento del gobernador. En 1776 se creó el virreinato del Río de la Plata.

2 Comentarios

  1. Anónimo

    Esta buena

    Responder
    1. Anónimo

      no lo entendi

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.