PLAZA CONSTITUCIÓN (1857)

El lugar está ligado a los primeros años de vida de la ciudad, cuando era un sitio apartado que servía como paso de tránsito hacia la campaña. Era una estación de las carretas que venían cargadas del Sur y en sus alrededores se abrían pulperías y pequeñas tiendas, lo que le daba cierto aspecto de feria permanente. Tenía una grandiosa puerta de entrada, que fue demolida en 1884. En 1727 la Hermandad de la Santa Caridad levantó, en un terreno ubicado en el cruce de las actuales avenidas Independencia y Tacuarí, una capilla que se convirtió con el tiempo en la Parroquia de la Concepción. En el lado este de la iglesia existía un “hueco” donde se estableció una parada de carretas y mercado de frutos. Años más tarde, el mercado ofrecía una imagen de abandono y suciedad en medio de una ciudad que crecía rápidamente y se decidió trasladarlo más hacia el sur. En 1857 el proyecto se materializó a sugerencia del gobernador Pastor Obligado y el mercado se instaló en el lugar donde hoy se encuentra la plaza Constitución. Tenía una superficie de 70.000 varas cuadradas y lugar para el estacionamiento de 900 carretas. En agosto de 1865 se terminó la primera etapa del Ferrocarril del Sur, que partía de la primitiva estación de Constitución, enfrente del mercado. Como consecuencia, las viejas carretas comenzaron a desaparecer, ya que el transporte empezó a realizarse por medio de los trenes. El intendente Torcuato de Alvear se propuso en 1884 transformar el mercado en una plaza, conservando una parte para la antigua función de mercado que terminó demolido en 1885. Las obras del paseo público se prolongaron durante varios años hasta su terminación y recién el 30 de octubre de 1892,  fue librada totalmente al uso público.. Hoy es una pieza clave del paisaje urbano con su constante movimiento de personas y transportes (ver “Plazas y Plazoletas de antaño” en Crónicas).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.