NAVÍOS DE REGISTRO (1720)

Los navíos de registro, eran los que tenían autorización de la Casa de Contratación de Sevilla, para llevar y comercializar mercaderías en los puertos de las colonias españolas en América. En 1720, el rey Felipe V  firmó un “Proyecto de flotas y galeones” para reglamentar la actividad de las naves que destinadas al Perú, abastecían al Río de la Plata y Nueva España. Incluidas en este proyecto,  estaban estos navíos, que  podían ir a cualquier puerto de América, pero tenían que partir y regresar al puerto de Cádiz. La caída de Portobelo en 1739 en manos de los británicos, prácticamente puso término al sistema de flotas y galeones y generalizó el de navíos de registro. Después de 1766, amparadas por esta práctica, las autoridades coloniales permitieron la exportación de cueros en “navíos de registro” lo que trajo grandes beneficios a la economía del área del Río de la Plata

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.