Más fácil que sacarle el poncho a un borracho

Un pasado con la bebida, es decir un borracho no está en condiciones de razonar; su cerebro, oscurecido por los efectos del alcohol, no se lo permite. Por eso, en todos los tiempos y lugares, se lo ha tomado como objeto de burla y escarnio. Una de las formas frecuentes de diversión en las “pulperías”, era la de quitarle el poncho a un borracho que estuviera en ese lugar, lo que se lograba sin ninguna dificultad, contando además con la colaboración del mismo borracho, que participaba en la broma, riéndose tambaleante, sin percatarse de lo triste y vergonzoso de su situación. Así, cuando se le encargaba a alguien, una tarea fácil de realizar, se decía “es más fácil que sacarle el poncho a un borracho”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.