LLEGA UN AGENTE COMERCIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS (13/2/1811)

LLEGA UN AGENTE COMERCIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS. Llegó a Buenos Aires JOEL ROBERTS POINSETT, identificándose a sí mismo públicamente como un agente comercial de los Estados Unidos de Norte América que buscaba el aumento del comercio entre ambos países. Secretamente estableció contacto con la Junta de Gobierno, después de vencer algunas dificultades debidas a su falta de credenciales. Informó que el 28 de junio de 1810 había sido designado por el Gobierno de los Estados Unidos de Norte América, para ser su agente en Buenos Aires, pero como nuestro Gobierno emanado de una Revolución, no había sido aún reconocido oficialmente por ese país, no se le entregaron las acostumbradas credenciales diplomáticas ya que podrían producirse algunas complicaciones entre los Estados Unidos y España. Pero no obstante esta dificultad “administrativa”, en junio de 1811, la Junta de Buenos Aires le comunicó a Poinsett su deseo de dar prioridad al comercio con los Estados Unidos. Poinsett, en cartas secretas a Washington, reclamó el apoyo a la revolución de Buenos Aires y recomendó el envío de armas y municiones de los Estados Unidos. Mientras tanto, el 13 de abril de 1811, el Presidente MONROE, que había sucedido a Madison, lo comisionó como cónsul general en Buenos Aires, Chile y Perú. Las instrucciones y correspondencia entre Washington y Poinsett son consideradas ahora por los historiadores como la primera seguridad positiva de que el movimiento de independencia en el sur del continente americano tuvo el permanente y activo apoyo del gobierno norteamericano. Poinsett dejó un vicecónsul en Buenos Aires y viajó a Chile. Ahí no hizo nada para ocultar su falta de neutralidad y su apoyo a la causa de la revolución fue conocido. Así pudo suministrar a los revolucionarios la dirección de mercaderes de los Estados Unidos que podían darles armas. Cuando retornó a los Estados Unidos, el presidente Monroe lo felicitó por su habilidad y su éxito en la delicada misión que había cumplido en Sudamérica. Este singular personaje había nacido en Charleston, el 2 de marzo de 1779. Fue la primer y gran figura norteamericana que trabajó por el desarrollo de las relaciones entre los dos países. Su carrera incluye servicios parlamentarios en el Congreso de los Estados Unidos de Norte América y en el secretariado del Departamento de Guerra. Merece ser recordado por sus servicios internacionales de ayuda al progreso argentino. Falleció el 12 de diciembre de 1851.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.