LA LIBRERÍA DE MARCOS SASTRE (16/7/1833)

LA LIBRERÍA DE MARCOS SASTRE. El 16 de julio de 1S33 abrió sus puertas en Buenos Aires, la famosa “Librería Argentina” de Marcos Sastre, que fue el centro intelectual más importante de la ciudad durante casi 5 años. Sastre, nacido en Montevideo en 1808, comenzó sus estudios en la Universidad de Córdobaa, pero los dejó sin llegar a graduarse, por lo que no debía a ninguna escuela su formidable erudición. Fue educador, escritor y un comerciante atípico que antepuso los intereses culturales por encima de los económicos. Hacia 1832, cuando había sólo cinco librerías en Buenos Aires, cuando el libro era todavía la única fuente de información y cultura, decidió inaugurar una librería que fuera mucho más que un simple comercio, pues se proponía vender “toda especie de objetos que tengan relación con la ciencia y las artes y que funcionara como una especie de club de discusión y lectura. para lo cual organizó un Gabinete de lectura, que ponía a disposisión del público más de 1.000 libros sobre distintas materias, incluyendo medicina doméstica y agricultura. También inició un servicio de biblioteca ambulante con préstamos a domicilio y periódicamente realizaba extraordinarias liquidaciones a muy bajos precios para acercar los libros al mayor número de lectores posible. Su primer local estaba ubicado en la calle Reconquista 54 y según el anuncio de inauguración publicado en el “Diario de la Tarde”, contaba con textos de derecho, política, filosofía, moral, religión, idiomas, además de novelas y libros’ de primeras letras. También vendía materiales para dibujo y mú sica y “artículos de mercería y perfumería exquisita”. Muy pronto el se convirtió en lugar de reunión de intelectuales y el local resultó chico para atender a todos los clientes y a aquellos que se reunían allí solamente para conversar y conocer las últimas novedades llegadas de Europa, por lo que en 1835 la librería se mudó a un local más grande,a pocos pasos de su ubicación original y allí comenzó a llamarse “Librería Argentina”. Dos años más tarde volvió a mudarse a la calle Victoria 59 y allí, en medio de mapas, cuadros y armarios de caoba llenos de libros, comenzó a funcionar el “Salón Literario”, organizado por los hombres más progresistas y cultos de la época, para discutir ideas y presentar sus obras y luego la “Asociación de Mayo”, grupo de actividades específicamente políticas que no eran precisamente favorables al gobernador de la ciudad, que no veía con buenos ojos un lugar donde se practicaba la libertad de pensamiento. Hacia 1838 la librería comenzó a sufrir el acoso del gobierno de Rosas. Primero recibieron insinuaciones, luego continuas amenazas y finalmente intervino la mazorca y el local, luego de rematar todas sus existencias, debió cerrar sus puertas el 19 de mayo de 1838.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.