LA FÁBRICA DE FUSILES DE TUCUMÁN (1810)

A fines de 1810, por orden de la Primera Junta, a orillas del río Salí, cerca del actual Puente Lucas Córdoba”, se instaló la “Fábrica de fusiles de Tucumán” que quedó bajo el protectorado de CLEMENTE ZAVALETA. Fueron sus directores FRANCISCO EGUREN hasta 1813 y LEONARDO PACHECO desde entonces hasta 1819. Su primer administrador fue SIMÓN HUIDOBRO hasta que fue cesanteado y reemplazado por JUAN ANTONIO LOBO. A pesar de que tuvo muchas dificultades en sus comienzos, se le reconoce el mérito de haber producido, durante la gestión de PACHECO, unos 30 fusiles de excelente calidad y de haber reparado varios centenares de armas. Poco después de la muerte de Pacheco, en 1819, terminó la historia de la Fábrica de Fusiles de Tucumán. Fue trasladada a Buenos Aires, por orden del Director Supremo PUEYRREDÓN.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.