LA ESCUELA SUPERIOR DE GUERRA. (29/1/1900)

LA ESCUELA SUPERIOR DE GUERRA.. A fines del siglo XIX y principios del XX y en especial durante las presidencias de JOSÉ EVARISTO URIBURU y JULIO ARGENTINO ROCA, el Ejército y la Marina de nuestro país fueron objeto de un proceso de modernización y actualización de su organización, instrucción y equipamiento. En cuanto a la fuerza terrestre, se produjeron cambios en la formación y capacitación de oficiales y suboficiales. La creación del Colegio Militar en 1869 contribuyó al surgimiento de un cuadro homogéneo de oficiales, si bien se mantuvieron otros sistemas paralelos de reclutamiento de los mismos hasta 1900. Sin embargo no había un instituto de formación superior que les brindase a aquellos los conocimientos necesarios para convertirse en integrante del Estado Mayor y, eventualmente, alcanzar las más altas jerarquías militares. A fin de remediar parcialmente estas carencias, se decidió en su momento el otorgamiento de becas a oficiales destacados para cursar estudios en institutos castrenses europeos; tal el caso del entonces capitán PABLO RICCHIERI, enviado a Bélgica. Además los reglamentos de servicio vigentes en el Ejército confiaban a los Jefes de Cuerpo la responsabilidad en materia de instrucción de sus subordinados, y se establecía que los oficiales recibiesen periódicamente clases teóricas para estar actualizados en cuanto a los progresos del arte de la guerra. El 29 de enero de 1900, en pleno auge de la modernización del Ejército, el Presidente Roca dictó el Decreto de creación de la Escuela Superior de Guerra, refrendado por el Ministro de Guerra, teniente general LUIS MARÍA CAMPOS. Los cambios tecnológicos en materia bélica repercutieron directamente sobre las tácticas y estrategias aplicables y por tanto la organización de los Ejércitos se profesionalizó, surgiendo las Escuelas de Estado Mayor. La más antigua, y de gran influencia al tiempo de creación de nuestro instituto, fue la Academia de Guerra de Berlín (Kriegsakademie), fundada en 1859 y cuyo antecedente histórico era la Escuela General de Guerra creada en 1810 por Von SCHARNHORST, con el fin de dar a los oficiales una formación científica. La Escuela Superior de Guerra francesa surgió tras la Guerra Franco prusiana de 1870-71, como consecuencia de las graves fallas de conducción y coordinación del ejército galo. Conforme a la influencia general de la época, la Escuela Superior de Guerra fue organizada en base al modelo alemán y así su primer Director fue un oficial de esa nacionalidad, contratado al efecto: el coronel ALFREDO ARENT. También eran alemanes algunos de sus primeros profesores –ROLF KORNATZKI, JORGE FELGENHANER y BELTRÁN SCHUNCK. En los considerandos del Decreto se fijaban los objetivos de su creación: “Siendo necesario dotar al ejército de un instituto de instrucción superior que facilite a los señores oficiales la adquisición de los conocimientos indispensables para el desempeño de los servicios de estado mayor y de ayudante de los señores oficiales generales…” La Escuela estaba destinada a la formación de oficiales del Ejército – tenientes primeros y capitanes – que eran admitidos mediante concurso y dependía directamente del Ministro de Guerra. Los cursos iniciales eran originalmente de dos años pero más tarde fueron elevados a tres. Las actividades académicas del instituto se iniciaron oficialmente el 25 de abril de 1900. Su primera sede estuvo ubicada en Corrientes 439, posteriormente en Santa Fe 2639 y en 1904, pasó a Dorrego 2640. En 1930 se inició la construcción de su actual sede, ubicada en Luis María Campos 480, siendo transladado allí en 1939. La creación de esta Escuela significó un avance en la formación y profesionalización de los oficiales de nuestro Ejército y su prestigio se extendió a otros païses que han enviado alumnos a completar sus estudios en el mismo. En los últimos años, y como consecuencia de la formación del IESE ( Instituto de Enseñanza Superior del Ejército) con rango de Universidad, la Escuela Superior de Guerra ha adquirido el carácter de Unidad Académica del mismo, abriendo sus puertas a los profesionales provenientes de la comunidad, mediante la creación de carreras de grado y postgrado que se agregan a las específicamente militares, las que continúan siendo la esencia del instituto en cuanto a la capacitación y perfeccionamiento de los oficiales de la fuerza (Abogado UBA Alejandro J.E:Vidal).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.