ALUMBRADO A GAS EN BUENOS AIRES (25/05/1823)

En noviembre de 1822, durante el gobierno de MARTÍN RODRÍGUEZ, llegó a Buenos Aires el ingeniero en hidráulica inglés JAMES BEVANS (1777-1832) y fue designado ingeniero en jefe del Departamento de Hidráulica que se había creado recientemente. Por iniciativa de BERNARDINO RIVADAVIA, el 25 de mayo de 1823, Bevans realizó en Buenos Aires el primer ensayo de iluminación de gas. En una carta a sus hijos John y Thomas, que habían quedado estudiando en Londres, les describe este ensayo con gas hidrógeno bicarbonatado diciendo: “El mes de mayo, que es el de la independencia de este país, me encargaron de la iluminación de la plaza principal. Aunque el término era de diez días, iluminé con gas la casa de la Policía, trabajo que se realizó con elementos improvisados pues aquí no hay fundiciones’ y se carece de todo. Hice hacer letras con caños de fusil para formar la frase ¡Viva la Patria!. Proyecté e hice dos fuentes de agua cuyos chorros iluminé, espectáculo que gustó mucho al pueblo y al gobierno. Tengo encargo de alumbrar con gas las principales calles de la ciudad. Algunos se han resentido por mi éxito en la iluminación y he visto estropeadas, por tres veces, mis máquinas, lo que desmejoró algo el alumbrado que constó de 350 luces”. Los farolillos de Bevans, alimentados con gas, fueron colocados también en el Cabildo, en la Pirámide de Mayo y en otros edificios que rodeaban la plaza. Luego de este ensayo, MANUEL MORENO, hermano de Mariano, que era químico, además de diplomático y había estudiado en la Universidad de Maryland (Baltimore) y que el 17 de abril de 1822 había sido designado por Rivadavia profesor de química en la flamante Universidad de Buenos Aires en 1827, logró encender cuatro lámparas de gas en su laboratorio y promovió así, sobre tales ensayos, una reforma que propuso al gobierno con miras a iluminar toda la ciudad con ese fluido (ver “Iluminación de la ciudad de Buenos Aires” en Crónicas).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.