Hacer boca

Mientras chirriaba en el asador, esparciendo un vaho tibio y oloroso, la comida  principal de la gente de campo en la Argentina (un costillar entero de vaca, un cordero, o un grueso y amarillento matambre de potro), era costumbre corriente en tiempos pasados, ir acomodando en la parrilla o directamente sobre las piedras calientes del fogón, algunas “achuras” (tripa gorda, chinchulines, mollejas, riñones, etc.), todas ellas de cocción más rápida que las carnes. Tales “achuras”, acompañadas por el infaltable “cimarrón (mate amargo), servían para “hacer la boca”, o sea como anticipo, como aperitivo, ya que esos bocados estimulaban el apetito y al mismo tiempo, hacían más llevadera la espera para el asado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.