GOBIERNO DE JUSTO JOSÉ DE URQUIZA (07/03/1854)

En marzo de 1854, se instala el gobierno de JUSTO JOSÉ DE URQUIZA como Presidente de la Confederación y pronto se vio obligado a encarar el ya antigüo problema de la organización definitiva de la Nación, para lo cual decidió consultar distintas opiniones, que reflejaran las tendencias políticas de la época. Los federales sostenían que sus principios se habían impuesto por voluntad mayoritaria y respondían a la realidad del momento. Por su parte, los unitarios, representados por quienes habían vuelto desde su exilio en el Uruguay y Chile, defendían la política centralista y porteñista del año 1826, sobre la que deseaban reconstruír el país. Urquiza se manifestó a favor del federalismo (en verdad nunca había sido un verdadero unitario) y dispuso no innovar, tomando como base, los contenidos del Pacto Federal  de 1831, por lo que, en consecuencia, las provincias continuarían siendo dirigidas por los mismos gobernadores en ejercicio hasta ese momento, pues derribarlo y reemplazarlos por otros, hubiera significado desatar una nueva guerra civil. Designó al doctor Bernardo de Irigoyen, de tendencia federal, para que se trasladara al interior del país con el objeto de lograr la adhesión de esos mandatarios, quienes debían comprometerse a colaborar en la futura organización de la Nación. Cumplida con todo éxito esta misión, Urquiza contó con el apoyo de todos los gobernadores para llevar a cabo su proyecto. Para considerar las tareas previas a la organización nacional, Urquiza se reunió con Vicente López (gobernador provisional de Buenos Aires), el general Virasoro (gobernador de Corrientes) y Manuel Leiva (delegado del gobierno de Santa Fe) y el 6 de abril de 1852 suscribieron el llamado “Protocolo de Palermo” por el cual, las provincias signatarias delegaron en Urquiza el manejo de las Relaciones Exteriores (que hasta ese momento estaban a cargo del gobierno de Buenos Aires) y de los asuntos generales de la República,  hasta que “reunido el Congreso Nacional se establezca definitivamente el Poder a quien competa el ejercicio de ese cargo”. También se dispuso restablecer la “Comisión Representativa” de las provincias del litoral, que había sido creada por el Pacto Federal de 1831.

Durante el período de su gobierno, fue propicio a dar a conocer en el exterior, cuantas noticias históricas, geográficas y estadísticas, datos sobre la riqueza, comercio e industria del país fuera posible reunir o compilar y fecundo en felices iniciativas, el general Urquiza demostró marcada predilección por la instrucción pública y por el fomento de la inmigración y la colonización. La obra de gobierno cumplida por el general Urquiza como Director provisional, primero, y como Presidente constitu­cional, después, comprende iniciativas institucionales y de civilización y progreso de valor fundamental. Tal gestión abarca cuestiones vitales de la economía, la administración pública, el transporte, la ciencia, la educación y la cultura.

Transporte: En 1854 manda contratar un ingeniero en los Estados Unidos “que sea práctico en caminos de hierro”, a fin de estudiar el trazado del ferrocarril de Rosario a Córdoba, y con fecha 4 de setiembre de ese año encarga tales tareas al ingeniero Allan Campbell, quien viene a la Confedera­ción con ese objeto. Mientras Campbell estudia la posibilidad del ferrocarril, el Congreso, por ley del 27 de junio de 1855, autoriza a Urquiza para que conceda la construcción, suscriba acciones, fe­deralice el proyecto, y lo pro­longue hasta Cuyo y Chile. Al mismo tiempo, el Poder Ejecutivo encarga a José de Buschental la gestión en Europa de obtener fondos para el ferrocarríl. Mientras tanto, se implantan mejoras en el sistema de postas y mensajerías.existente para el envío de correspondencia y pequeñas encomiendas.

Educación: En 1855 fueron nacionalizados la Universidad de Córdoba y el Colegio Monserrat. Se crearon numerosas escuelas primarias y la Junta Directora de Enseñanza. En setiembre de 1856, se dispuso establecer los colegios nacionales de Mendoza, Salta. Catamarca y Tucumán. Con la designación del doctor ALBERTO LARROQUE como Rector del Colegio de Concepción del Uruguay, Urquiza dio a este establecimiento un impulso y una jerarquía realmente excepcionales. Con su dirección personal, dicho colegio alcanzó su “época de oro”. Durante su administración y con su decidido apoyo, JUAN BAUTISTA ALBERDI publicó sus principales obras, entre ellas, sus célebres “Bases y puntos de partida para la organización de la República Argentina”, “Descripción geográfico-estadística de la Confederación Argentina” y “Las provincias de la Confederación Argentina”, obras que hicieron conocer a los europeos, bajo una forma muy ventajosa, nuestro país y sus inmensos recursos.

Colonización: En las dos oportunidades en las que ejerció la máxima autoridad nacional, tanto en el tiempo en que fue Director provisional como en su período presidencial, Urquiza demostró también particular preocupación por la colonización de la Confederación, mediante la radicación de familias europeas. En los días inmediatos a Caseros, encomendó al doctor LUIS JOSÉ DE LA PEÑA gestiones relacionadas con la implantación de colonias en la provincia de Corrientes, mediante contratos con el doctor AUGUSTO BROUGNES y el señor JOHN LELONG, quienes, en 1856, prepararon el primer proyecto de colonización sistemática. Uno de sus primeros frutos fue la implantación de la Colonia Esperanza, en Santa Fe. En julio de 1857, Urquiza instaló en campos de su propiedad, la Colonia Agrícola de San José, formada por colonos llegados de Suiza, Saboya y Alemania. Invirtió en este proyecto un capital aproximado de 230.000 patacones, designó administrador de la Colonia al sabio francés ALEJO PEYRET y como organizador de los envíos desde Europa al abate LORENZO COT. En 1854 había designado administrador general de colonias a CHARLES QUENTIN, ex administrador de la Asistencia Pública de París.

Exploraciones: En enero de 1855, Urquiza contrató al médico y sabio francés Jean Antoine Victor Martin de Moussy para redactar una descripción física y estadística de la Confederación, producto de viajes por su territorio y apoyó los estudios del ingeniero en minas Auguste Bravard. Este mismo año, también encomendó al coronel Alfred M. du Graty la creación del Museo Nacional de Paraná, encargado de remitir productos argentinos a los Estados Unidos y a Europa.

Administración: Entre Las medidas de carácter administrativo e instituciona­l tomadas durante la gestión presidencial de Urquiza, se cuentan el establecimiento de la Administración General de Correos Nacionales, la organización de la Justicia Federal y la creación de los Tribunales de distritos y el estudio de las Constituciones dictadas por las provincias. Sin olvidar que Urquiza, como Director provisional, decretó el 24 de agosto de 1852 la redacción de los Códigos civil, penal, de comercio y de procedimientos, que encomienda, respectivamente, a los doctores LORENZO TORRES. BALDOMERO GARCÍA, JOSÉ B. GOROSTIAGA y JOSÉ R. PÉREZ.

Durante la permanencia del Congreso en la ciudad de Paraná fueron sancionadas 292 Leyes,  la primera de las cuales, sancionada el 5 de noviembre de 1854,  fue la que disponía la desmonetización de billetes del crédito público. En 1859 dispuso la Creación de la Biblioteca del Congreso en Paraná, sobre la base de una colección de obras adquiridas al mariscal ANDRÉS DE SANTA CRUZ, ex presidente de’ Bolivia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.