FUERTES, FORTINES, GUARDIAS Y COMANDANCIAS (1736/1870)

Desde la llegada de los españoles a estas tierras de América, numerosos fuertes, fortines, guardias y comandancias  se alzaron a lo largo de las fronteras con los indígenas. Entre 1736 y 1870, ya sea para resguardar vidas y bienes de los españolesde la conquista de América, como sucedió en un principio, ya sea para defender los poblados y establecimientos ganaderos que se fueron instalando en los territorios habitados por los aborígenes, que rechazaron con violencia esta presencia que venía a despojarlos de las tierras que consideraban ancestralmente suyas, o ya sea para afianzar la posesión soberana de los extensos territorios que aún permanecían fuera de la integridad nacional como sucedió finalmente, los diversos gobiernos y autoridades que se sucedieron a través de estos 134 años, dispusieron la construcción de Fuertes, Fortines, Guardias y Comandancias que estaban guarnecidos en algunos casos por tropas regualares, por  “Blandengues”a partir del 18 de febrero de 1851(cuando este Cuerpo se creó para resguardar las fronteras), o por milicianos “a ración” (sin sueldo pero con provisión de lo neceario para su manutención). La mayoría de ellos eran construcciones muy precarias y debido a ello, muchos fueron los que no pudieron resistir la violencia de los ataques de los aborígenes y desaparecieron consumidos por las llamas o por el odio de quienes se resistían al avance de la civiliación, pero muchos otros lograron sobrevivir y fueron el origen fundacional de gran cantidad de pueblos y ciudades que hoy conforman el territorio de la República Argentina.

Es así que durante esa lucha que diezmó los pueblos aborígenes y extranjeros que se mimetizaron con éstos, se construían líneas de fortines ubicados a 10 km unos de los otros (aproximadamente dos leguas), para avanzar sobre territorios aún no controlados por los españoles o posteriormente por los los criollos. En determinados momentos, dichas líneas retrocedían por los ataques de los aborígenes y los pueblos abandonados y cuando se lograba reducir la peligrosidad de algún cacique, diezmando sus fuerzas, se avanzaba hacia el esierto, adelantando la línea de Fortines y con ellos, levantándose nuevos pueblos con lo que se afianzaba la posesión de esas tierras.

Porque la formación de pueblos como una posible solución para contener los avances de las sociedades indígenas no sometidas en la campaña, está íntimamente vinculada con la instalación de estos Fuertes y Fortines. Ellos fueron la columna vertebral y elementos fundamentales del sistema  operativo puesto en marcha para llevar la civilización a los confines más lejanos y desconocidos del territorio nacional y vale aquí reproducir las palabras que ESTANISLAO ZEBALLOS les dedica en su obra “Viaje al país de los Araucanos” (1881): “Éste es el monumento primitivo de la conquista de los territorios argentinos; es como el ager romano, como el puckará Kechua y como la estación de las naciones europeas en Levante: la base de las aldeas, pueblos y ciudades y ya que en el desierto no hay piedras y los hacemos de tierra vegetal, diré que son el adobe fundamental de la civilización de las comarcas en que se levantan por vez primera”.

Antes de la Revolución de Mayo.
El 26 de agosto de 1690, en la provincia de Salta, siendo DIEGO DIEZ GÓMEZ, en donde hoy se halla el Departamento General Güemes de dicha provincia,  se instala el “Fuerte de Cobos”, cuyo nombre original era “Nuestra Señora de Santa Ana”, y luego de él, seguirán el de “Miraflores”, “Pantanito”, “San José”, Balbuena”, Juan del Pongo”, “Lavallén y “Ledesma”, en un intento de contener los ataques de los aborígenes abipones y otras etnias nativas del “Gran Chaco”. Desde 1711 en la provincia de San Luis, se establece su primera línea de frontera que iba desde el el río Desaguadero hasta Achiras, coincidiendo de forma aproximada con el camino real que estaba uniendo Mendoza y Buenos Aires y el incremento de los ataques que los aborígenes llevaban contra sus poblados, determinó que se construyera un primer Fuerte que se llamó “Fuerte San José de Bebedero”, ubicado en proximidades de la Laguna del Bebedero y a él le siguieron los fortines que se instalaron en el Morro, Varela, Lince y Chalanta (también llamado Fortín Carlone), conformano una línea de defensa contra los indios que llegaban desde el sur. En 1745 el Gobierno de Buenos Aires dispone la instalación de fortines para defender sus fronteras, pero el plan fracasa debido a las numerosas deserciones que se producen por la hostilidad de los aborígenes y por la precariedad de medios de subsistencia para sus guarniciones. En 1747, JUAN ALONSO ESPINOSA de los MONTEROS, Gobernador del Tucumán, dispone una importante operación ofensiva para detener una gran invasión de indígenas “abipones” que comandados por el caudillo BENAVÍDEZ”, habían invadido la Provincia, asolando las campañas de Santiago del Estero y Córdoba y asaltando las tropas de carretas que viajaban entre Buenos Aires y Córdoba, camino del Alto Perú. En el marco de esa campaña, funda el “Fuerte San José” en Santiago del Estero. En 1749 JUAN VICTORINO MARTÍNEZ DE TINEO, Gobernador del Tucumán (1749-1754), realizó varias expediciones al “gran Chaco” contra los “abipones” y los “tobas”. Fundó doce Fuertes y reconstruyó otros ocho. El 6 de junio de 1750, el gobernador de la provincia del Tucumán, coronel JUAN VICTORINO MARTÍNEZ DE TINEO, se hizo una entrada general al interior del Chaco, logrando reducir varias tribus de indígenas. Durante la expedición se levantaron seis fuertes y se fundaron cinco “reducciones”. En 1751, con el fin de robustecer la frontera de Salta, se instala el Fortín “Pintos” y la reducción “San Juan Bautista de Valbuena”, que se puebla con indios  “lules”. En 1756 el Gobernador del Tucumán, JUAN FRANCISCO DE PESTAÑA CHUMACERO, fundó en Jujuy, junto al “Fuerte de Ledesma”. En 1760 se instala el “Fortín India Muerta” en el sur de Santa Fe. En noviembre de 1770, en el Valle de Uco, jurisdicción de Mendoza, se instala el “Fortín Real de San Carlos”, el primer fortín de la frontera Sur de esa provincia.Más de dos siglos habían transcurrido desde la fundación de Buenos Aires, y a partir de entonces los blancos, limitados en su acción por los indígenas, habían podido avanzar muy poco más allá del río Salado en los territorios de la actual provincia de Buenos Aires. Los indios se encontraban casi a las puertas de la ciudad de Buenos Aires y ya sea, justificando su acción en el derecho que los asistía a defender sus tierras, en la crueldad que hacia ellos mostraba el blanco o instigados a la violencia por renegdos y delincuentes que encontraron en ellos, los ejecutores ideales para llevar a cabo sus planes de enriquecimiento fácil, lo cierto es que en 1770 la situación ya se había tornado insostenible y la frontera se convirtió en un infierno. En 1778, con la llegada del virrey Vértiz, comenzaron los cambios que tal situación demandaba: Vértiz se propuso trasladar las fortificaciones al sur del río Salado y pero para conocer realmente las condiciones de la zona envió al teniente coronel FRANCISCO BETBEZÉ para que efectuase un reconocimiento por la región fronteriza. Este partió al mando de una pequeña fuerza y estudió las características del terreno; la existencia de aguadas, médanos, cañadas y pantanos. Estudió concienzudamente los posibles escenarios de encuentros con los indígenas y visitó también los fuertes establecidos en 1752. El 12 de abril de 1779 Betbezé presentó su informe al virrey, diciéndole que juzgaba más conveniente mantener los fuertes en el lugar donde se encontraban y reforzarlos, creando otros en las zonas intermedias para que sirvieran de enlace y pudieran acudir en ayuda de aquel que lo necesitase. De acuerdo con ellas el virrey resolvió establecer cinco guardias principales con sus correspondientes compañías de Blandengues (fueron los Fuertes “Juan Bautista de Chascomús”, “San Miguel del Monte”, “San Antonio del Salto”, “Luján” y San Francisco de Rojas, Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos”) y los fortines “Los Lobos”, “Navarro”, “Claudio de Areco” (hoy Carmen de Areco) y “Melincué”. A pesar de la escasez de recursos con que se contaba, estas obras comenzaron a realizarse inmediatamente. Sin embargo, al año siguiente los indios, aprovechando un punto débil en las fortificaciones, realizaron un terrible asalto, por lo que se decidió construir otro fuerte en la laguna de los Ranchos.

Y así se afianza esta estrategia para combatir a los indígenas. En 1778 se instala el “Fuerte de las Tunas” en Córdoba. El 3 de marzo de 1778 se funda el Fuerte San José en la Península de Valdéz.  El 30 de mayo de 1779, se instala  el Fuerte de “San Juan Bautista de Chascomús” en la actual localidad de ese nombre. El 15 de setiembre de 1779, FRANCISCO DE VIEDMA Y NARVÁEZ construyó el Fuerte de “Nuestra Señora del Carmen de Patagones”, origen de la actual ciudad de Carmen de Patagones. El 25 de octubre de 1779, el Capitán JUAN GONZÁLEZ terminó las obras del Fuerte de “Melincué” construido en la frontera del desierto para rechazar las incursiones de los indígenas. Posteriormente se levantó allí la población que lleva su nombre. El 4 de julio de 1794, durante su gobierno, el virrey RAFAEL DE SOBREMONTE hizo construir dos líneas de fuertes. La primera servía de vanguardia, adentrándose en territorio “bárbaro infiel” (Fuertes y Fortines de Loreto, Zapallar, Santa Catalina, Jagüueles y San Fernando) al sur de la provincia de Santa Fe y la segunda era la “retaguardia  y se apoyaba en el Río Cuarto (Córdoba) y continuaba con la línea fortificada que iba desde Cuyo a Buenos Aires (Fuertes y Fortines Concepción, San Bernardo, Reducción, San Carlos, Pilar, Punta del Sauce y San Rafael).

Después de la Revolución de Mayo.
En 1810 la frontera con los indígenas de la Pampa estaba custodiada por una línea de fuertes y fortines que corría a lo largo de la margen oeste del río Salado en la provincia de Buenos Aires y que se extendía desde el Océano Atlántico hasta la precordillera, pasando por los territorios ubicados al sur de las provincia de Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza. Esos vastos territorios, permanentemente amenazados por tribus de aborígenes hostiles, que desde la llegada de los españoles, defendieron las tierras que consideraban suyas desde tiempos remotos, debieron ser asegurados para posiblitar el afincamiento de colonos que criando ganado y laborando la tierra, los transformaran en territorios soberanos de la nueva nación que surgió en Mayo de 1810. La extensión de esta frontera y las escasas (casi nulas) comunicaciones existentes en aquella época, hizo necesaria la instalación de Fuertes, Fortines y Puestos de Vigilancia guarnecidos por efectivos, en algunos casos compuestos por “Blandengues” y en otros por milicias “a ración” (es decir sin pagarles sueldos, pero con provisión de lo necario para su manutención). A continuación un listado de estas instalaciones, que en muchos casos, se constituyeron en el origen fundacional de muchos de los actuales pueblos y ciudades que surgieron de ellos.

En la actual provincia de Buenos Aires:  “Fuerte San Juan Bautista de Chascomús” (Chascomús) , “Fuerte de Ranchos” (Ranchos), “Guardia del Monte” (San Miguel del Monte), “Fuerte Federación” (Junín), “Fortín de Lobos” o “San Pedro de Lobos” (Lobos), “Guardia de San Lorenzo” (Navarro), “Fuerte San José de Luján” (Mercedes), “Fortín San Claudio de Areco” (Carmen de Areco), “Fuerte de Salto” (Salto), ” Guardia de Rojas” (Rojas), “Fortín Esperanza” (General Alvear, “Comandancia Clalafquén (9 de julio), “Fuerte Independencia” (Tandil), “Fortaleza Protectora Argentina” (Bahía Blanca).

En la actual provincia de Santa Fe: “Fuerte Melincué” Melincué), “Fuerte San José de la Esquina” o “Fuerte de los Sunchales” (Sunchales),

En la ctual provincia de Córdoba: “Fortin San Rafael de Loboy” (cerca del Saladillo),, “Fuerte San Carlos, “Fortín Pilar”, “Fortín de la Reducción”, “Fortín Lomitas”, “Fortín San Fernando de Sampacho”, “Fortín San Bernardo”, “Fuerte Santa Catalina” (Concepción del Río Cuarto), “Fuerte Loreto” (Zapallar) y Totora, “Fuerte Punta del Sauce” (La Carlota), “Fuere Morteros” (Morteros) y “Fuerte Asunción de las Tunas”..

En la actual provincia de San Luis:  “Fuerte de San Lorenzo del Chañar” (Pedernera), “Fuerte San José del Bebedero”.

En la actual provincia de Mendoza:  “Fuerte San Carlos (San Carlos) y “Fuerte San Rafael del Diamante (San Rafael).

En la actual provincia de Neuquén:“Fortín IV División” (Chos-Malal)

A CONTINUACIÓN, UNA NÓMINA, ORDENADA CRONOLÓGICAMENTE DE ALGUNAS DE ESTAS FORTIFICACIONES Y SUS UBICACIONES. ADEMÁS DE ÉSTAS, SERÍA NECESARIO RECORDAR MUCHAS OTRAS QUE HAN PASADO AL OLVIDO POR SU ESCASA RELEVANCIA O PORQUE LAS CONSTANCIAS DE SU EXISTENCIA SE LAS HA LLEVADO EL FUEGO O LA FURIA DE LOS MALONES. VALGA ENTONCES COMO HOMENAJE AL CORAJE DE TODOS AQUELLOS QUE SIRVIERON EN ELLAS, LA PRESENTE LISTA QUE RECONOCEMOS MUY INCOMPLETA, POR LO QUE LA COMENZAMOS RECORDANDO A ALGUNOS DE LOS QUE AÚN SIN DISPONER DE MAYORES DATOS DE ELLAS, MERECEN SU INCLUSIÓN EN ESTA NÓMINA: Cantón del Morote, Fortín Algarrobos, Fortín Aliados, Fortín Baigorrita, Fortín Barrera, Fortín Campana Mahuída, Fortín Central, Fortín Comisario, Fortín Coronel Ibarrola, Fortín del Carpincho, Fortín El Mula Colorada, Fortín El Potroso o Teniente Coronel Maza, Fortín General Paz, Fortín La Larga, Fortín La Paz, Fortín Las Heras, Fortín Luna, Fortín Ñorquín, Fortín Rifles, Fortín Rivadavia, Fortín Séptimo, Fortín Urbero, FortínTres de línea entre otros.

Fuerte “Cobos” (26/08/1690)
Instalado en la provincia de Salta, como defensa de los ataques de los abipones y etnias del Gran Chaco. A éste, lo siguieron los fortines “Miraflores”, “Pantanito”, “San José”, Balbuena”, Juan del Pongo”, “Lavallén y “Ledesma”,

Fuerte San José del Bebedero (1711)
Desde 1711 en la provincia de San Luis, se establece su primera línea de frontera que iba desde el el río Desaguadero hasta Achiras, coincidiendo de forma aproximada con el camino real que estaba uniendo Mendoza y Buenos Aires y el incremento de los ataques que los aborígenes llevaban contra sus poblados, determinó que se construyera un primer fuerte que se llamó “Fuerte San José de Bebedero”, ubicado en proximidades de la Laguna del Bebedero y a él le siguieron los Cantones, Lince y Chalanta (1736), El Morro y Varela (1736), que conformaron una línea de defensa contra los indios que llegaban desde el sur. “El Fuerte de San José del Bebedero formó parte de la más antigua línea de frontera, siendo establecido a principios del siglo XVIII bajo la necesidad de defender los campos donde estaba prosperando el ganado cimarrón que constituyó de alguna manera, un elemento fundamental para la supervivencia tanto del aborigen, poblador autóctono de estos parajes, como de los nuevos pobladores que desde Mendoza y Chile comenzaron a ocupar esas tierras luego de la fundación de la ciudad de San Luis”.

Fortín Nuestra Señora del Rosario (1731).
Estaba ubicado en la localidad de “El Tío” (al norte de la provincia de Córdoba). En el año 1785 pasó a llamarse “Fuerte o Presidio de El Tío”.

Fuerte de Arrecifes (1736)
También llamado “Fuerte de Salto” o de San Antonio de Arrecifes”,  estaba ubicado en el actual Partido de Salto y dio origen a su cabecera, la ciudad de Salto.

Guardia del Zanjón (1745)
Fue un puesto fortificado que integró la primera línea de defensa de la frontera sur de Buenos Aires. Fue instalada por el maestre de campo JUAN DE SAN MARTÍN y estaba ubicada en el conocido como “Pago de Magdalena” (actual Partido de Brandsen en la provincia de Buenos Aires).,

Fuerte San José (1747)
En 1747, JUAN ALONSO ESPINOSA de los MONTEROS, siendo Gobernador del Tucumán, dispone una importante operación ofensiva para detener una gran invasión de indígenas “abipones” que comandados por el caudillo BENAVÍDEZ”, habían invadido la Provincia, asolando las campañas de Santiago del Estero y Córdoba y asaltando las tropas de carretas que viajaban entre Buenos Aires y Córdoba, camino del Alto Perú. En el marco de esa campaña, fuda el “Fuerte San José” en Santiago del Estero.

Fuerte Pergamino (1749)
Instalado en un paraje conocido como Fontezuelas y Pergamino, tenía la misión de proteger los “pagos de Pergamino

Fortín Pintos (1751)
En 1751, con el fin de robustecer la frontera de Salta, se instala el Fortín “Pintos” y la reducción “San Juan Bautista de Valbuena”, que se puebla con indios  “lules”.

Fuerte San José de Luján (1752)
Se instala como avanzada del Fuerte de Arrecifes, en proximidades de “Laguna Brava”. También fue conocido como “Guardia de Luján”.

Fortín Los Morteros (1752)
Los españoles instalaron este Fortín con el objeto de resguardar los arreos de ganados vacunos y mulares que partiendo desde Santa Fe, eran enviados al Alto Perú. Era un camino alternativo al “Camino Real” que se usaba para el contrabando no sólo de animales, pues por allí también se enviaban los esclavos que se destinaban a trabajar en las minas de Potosí y desde allí se traía la plata producida. Estaba ubicado en la jurisdicción de Córdoba del Tucumán, entre lo que era el límite con la Intendencia de Buenos Aires. Su nombre  se debe a que fue construido sobre un afloramiento rocoso donde existían lo que los españoles llamaban “morteros”: una especie de cuencos de piedra que los “sanavirones” fabricaban como contenedores de agua, para usos rituales, molienda, etc.

Guardia del Salto (1752):
También  conocida como “Fuerte de Salto” o de “San Antonio del Salto de los Arrecifes”. Con la llegada de “La invencible”, una de las compañías de Blandengues creadas con el objeto de defender las fronteras contra los ataques de los indígenas, quedó guarnecido este puesto fortificado que fue el origen de la ciudad de Salto, en la provincia de Buenos Aires.

Fuerte del Rey (1753)
Estaba ubicado en las orillas de Río Segundo, cerca de la actual localidad de  Mar Chiquita.

Fuerte San Francisco (1753)
Era un viejo fuerte que estaba  ubicado en el norte de la actual provincia de Córdoba y cuando comenzaron las operaciones en el Chaco Austral, fue abandonado, por tratarse de una vieja línea de defensa interior, ya superada por los acontecimientos que allí se vivieron.

Fuerte Ledesma (1756)
En 1756 el Gobernador del Tucumán, JUAN FRANCISCO DE PESTAÑA CHUMACERO, fundó en Jujuy, el “Fuerte de Ledesma”.

Fortín India Muerta (1760)
En 1760 se instala el “Fortín India Muerta” en el sur de Santa Fe.

Guardia del Samborombón (1760)
Estaba ubicada en cercanías del Arroyo Dulce, a orillas del río Samborombón.  Era parte de la estancia La Vigilancia y al principio era utilizada como invernada para la Guardia del Zanjón. Luego se la destinó a la vigilancia de los campos y defensa de los asentamientos vecinos, contra los ataques de los aborígenes.

Fortín Real de “San Carlos” (00/11/1770)
En noviembre de 1770, en el Valle de Uco, jurisdicción de Mendoza, se instala el “Fortín Real de San Carlos”, el primer fortín de la frontera sur de esa provincia (recordemos que la región de Cuyo pertenecía a Chile hasta que en 1776 se creó el virreinato del Río de la Plata y esa región pasó a depender de él.). .El Gobernador Córdoba del Tucumán, RAFAEL DE SOBREMONTE (el mismo que más tarde será Virrey del Río de la Plata), luego de pactar con las tribus de la zona, dispuso la creación de tres Fuertes para la protección de la frontera sur de los territorios que hoy ocupa la provincia de Mendoza, especialmente de su camino de acceso, que será conocido como “Camino Real de Sobremonte”. En 1770 se construye el primero: era el “Fortín Real de San Carlos” que estaba ubicado en tierras hoy ocupadas por la localidad de San Carlos, en dicha provincia. Es oportuno recordar que en este Fuerte, fue donde el general SAN MARTÍN, antes de efectuar su famoso cruce de la Cordillera para marchar hacia Chile, se reunió con los caciques de las tribus nativas de la zona, para pedirles permiso para realizar la travesía, por las que reconocía,  “eran sus tierras ancestrales”. El segundo de estos Fuertes, el  “Fuerte San Juan Nepomuceno”, será construido en 1771) y el tercero, el “Fuerte Aguanda” en 1789.

Guardia del Juncal (1771)
También llamada “Guardia de Cañuelas”, fue ubicada en el pago de La Matanza y al mando del sargento mayor BERNARDINO ANTONIO DE LALINDE, ocupó los campos de PAULA GIUSANDE en el pago de Carmen de las Cañuelas, actual localidad “Gobernador Udaondo”, en la provincia de Buenos Aires.

Fortín San Claudio de Areco (1771)
Por orden del virrey JUAN JOSÉ DE VÉRTIZ Y SALCEDO, en cercanías de la Laguna Ranchos, se instala el Fuerte de San Agustín. En 1774 se lo traslada a la Cañada del Arbolito y el 1º de enero de 1780,  JUAN JOSÉ SARDEN lo refunda, trasladándolo a la “Horqueta de la Biznaga”, siendo conocido a partir de entonces como “Fortín de San Claudio de Areco”

Fuerte “San Juan Nepomueno (1771)
Siendo Gobernador de Córdoba del Tucumán, RAFAEL DE SOBREMONTE (el mismo que más tarde será Virrey del Río de la Plata), luego de pactar con las tribus de la zona, dispuso la creación de tres Fuertes para la protección de la frontera sur de los territorios que hoy ocupa la provincia de Mendoza, especialmente de su camino de acceso, que será conocido como “Camino Real de Sobremonte”. En 1770 se construye el primero: era el “Fuerte San Carlos” que estaba ubicado en tierras hoy ocupadas por la localidad de San Carlos, en dicha provincia. El segundo, construido en 1771, fue el “Fuerte San Juan Nepomuceno” construído pocos kilómetros más al sur del primero, entre las localidades de San Rafael y San Carlos, unos kilómetros antes de llegar a Pareditas, viniendo de San Rafael.  Más  tarde, ya en 1789,  con Cuyo incorporado al Virreinato del Río de La Plata y Mendoza como capital Departamental, se instaló el llamado “Fuerte Aguanda” a orillas del Arroyo homónimo.

Guardia del Monte (1774)
Estaba ubicada a 60 kilómetros al suroeste de la Guardia del Zanjón, a 40 kilómetros al sureste del Fortín Lobos y a 28 kilómetros del Fortín Juncal y fue el origen de la actual ciudad de San Miguel del Monte, en la provincia de Buenos Aires.

Fortín San Pedro de Lobos (1777)
O “Fortín Lobos”. Estaba ubicado en el actual, Partido de Lobos y  dio origen a la ciudad de Lobos, en la provincia de Buenos Aires.

Fortín San Lorenzo de Navarro (18/08/1777)
El Fortín San Lorenzo de Navarro o Fortín Navarro, Guaria de Navarro o simplemente “Fortín San Lorenzo”, fue un puesto fortificado que se instaló en el pago de Navarro, en las márgenes de la laguna de igual nombre y dio origen al actual Partido de Navarro, en la provincia de Buenos Aires.

Guardia de San Francisco de Rojas (20/12/1777)
La “Guardia o Fortín Rojas” o de “San Francisco de Rojas”, fue un puesto fortificado que estaba ubicado en el actual Partido de Rojas y fue el origen a su cabecera, la ciudad de Rojas.

Fuerte San José (03/03/1778)
El “Fuerte San José”, “Fuerte de San José”, “Guardia de la bahía de San José” o más formalmente “Fuerte y Puerto de San José de la Candelaria”, fue uno de los Fuertes y poblados coloniales que la coron de España creó en la Patagonia atlántica, más precisamente en la Península de Valdés, durante la vigencia del virreinato del Río de la Plata. Estuvo activo y con su población estable hasta que el 7 de agosto de 1810, fue destruido por un malón de los tehuelches.

Fuerte “La Tunas” (1778)
Estaba instalado en proximidades de la Laguna “Lss Tunas”, en tierras que hoy ocupa el Departamento de Marcos Juárez, en la provincia Córdoba, cerca del límite con la provincia de Santa Fe. El lugar estaba ocupado también por una posta que integraba el sistema de postas del denominado “camino sur de la Pampa” entre Buenos Aires y Mendoza. Las Tunas era la estación intermedia entre las postas de Melincué y de Loboy.

Fuerte de Chascomús (30/06/1779)
La guarnición de la “Guardia del Zanjón” se traslada a orillas de la Laguna de Chascomús y allí se constituye una nueva avanzada de la frontera sur de la provincia de Buenos Aires, territorios que a partir de entonces quedan bajo la custodia de este nuevo Fuerte que será conocido como “Fuerte de Chascomús” o de “San Juan Bautista de Chascomús”, origen de la ciudad homónima. En 1779 el Teniente Coronel FRANCISCO BETBEZÉ inspecciona las fronteras de Buenos Aires y en consonancia con sus informes, se instalan seis nuevos fuertes que se ponen a cargo de los “blandengues” y cinco fortines que serán guarnecidos con milicianos de cada lugar, que no tendrán sueldo, pero sí alimentos. Son ellos los fuertes de “Juan Bautista de Chascomús”, Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos”, “San Miguel del Monte”, “San Antonio del Salto”, “Luján” y San Francisco de Rojas y los fortines “Los Lobos”, “Navarro”, “Claudio de Areco” (hoy Carmen de Areco), “Mercedes” y “Melincué”.

Fuerte de Carmen de Patagones (15/09/1779)
Respondiendo a la política de la corona española que consideraba de fundamental importancia mantener bajo su control sus vastas posesiones en América, especialmente a salvo de los merodeadores que enviaba la corona británica hacia estas costas, ansiosa por apoderarse de los recursos marinos que ofrecían estas ricas tierras, en abril de 1779, el Superintendente de los establecimientos de la costa patagónica, FRANCISCO DE VIEDMA Y NARVÁEZ, fondeó en la margen derecha del río Negro y después de tratar con los aborígenes, el 15 de setiembre de ese mismo año,  inició la instalación de una población a la que denominó “Nuestra Señora del Carmen de Patagones”, la colocó bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen y como primera medida comenzó la construcción del Fuerte con foso que la protegería, obra que con el tiempo, dará lugar a la actual ciudad de Carmen de Patagones.

Fuerte de Melincué (25/10/1779).
El Capitán JUAN GONZÁLEZ terminó las obras del Fuerte de “Melincué” construido en la frontera del desierto para rechazar las incursiones de los indígenas. Posteriormente se levantó allí la población que lleva su mismo nombre.

Fuerte Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos (15/01/1781)
Estaba ubicado en la actual localidad de Ranchos, Partido de General Paz, de la provincia de Buenos Aires y fue el origen de la actual ciudad de Ranchos. Surgió por la necesidad de construir un fuerte en la laguna del Taqueño por ser esta zona, la puerta de entrada de las invasiones que los aborígenes llevaban contra Monte y Chascomús y tomó su nombre del que se le había dado a la Laguna del Taqueño, por la cantidad de ranchos abandonados que existía en el lugar.

Fuerte Nuestra Señora de las Mercedes (13/04/1781)
En 1780 el Virrey VÉRTIZ Y SALCEDO, resolvió el desmantelamiento del Fortín de  la India Muerta y destinó parte de los materiales para la construcción del fortín “Nuestra Señora de la Merced”. Estaba ubicado lindando con la “Cañada de los cueros”, sobre el camino al arroyo el Pelado, lindante al norte con los campos de MANUEL CÉSPEDES, al sur con los de LAVALLOL e hijos, al este con los de MIGUEL CASAL E INDALECIO SARLO y al oeste con la estancia de RICARDO LESICA Y BENITO BLANCO.

Fortín “Punta del Sauce (1787)
En Córdoba se levanta el “Fortín Punta del Sauce”,  origen de la que hoy es la ciudad de  La Carlota, en la provincia de Córdoba.

Fuerte “San Rafael”(02/04/1805)
El sargento Mayor MIGUEL TELES MENEZES por orden del virrey RAFAEL DE SOBREMONTE, el 2 de abril de 1805 funda el “Fuerte San Rafael” en la margen izquierda del río Diamante, origen de la villa 25 de Mayo en San Rafael, provincia de Mendoza.

Guardia “Kakel Huincul (1815)
Ubicada en cercanías de la actual ciudad de Mipú, en la provincia de Buenos Aires, para controlar la frontera sur de la provincia de Buenos Aires de los ataques de los aborígenes..

Fuerte Independencia (04/04/1823)
El gobernador de Buenos Aires, coronel MARTÍN RODRÍGUEZ dispone la construcción del “Fuerte Independencia” para defender los poblados instalados en la frontera sur de la provincia de Buenos Aires y éste será el origen de la ciudad de Tandil.

Fuerte de la Horqueta del Sauce (1824)
Estaba ubicado entre los arroyos Pavón y Sauce y fue instalado para defender una gran cantidad de pobladores que se habían afincado en esas tierras, del sur de la actual provincia de San Fe, ricas y prometedoras de excelentes rindes en la explotación agripecuaria.

Fuerte Federación (27/12/1827)
Fue fundado por el comandante BERNARDINO ESCRIBANO y estaba ubicado 3 kilómetros al norte del “Cerrito Colorado”, el punto más alto de una línea de médanos que existía 4 kilómetros al oeste de la Laguna “El Carpincho” y ese fue el origen de la actual ciudad de Junin, en la provincia de Buenos Aires.

Fuerte de la Blanca Grande (1828)
Para defender de los ataques de los mapuches los territorios que hoy ocupa el Partido de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires,  75 kilómteros al noroeste dela actual ciudad de Olavarría, se instaló el “Fuerte de la Blanca Grande”, cerca de la Laguna Blanca Grande, de quien tomó su nombre. Nunca pudo ser suficientemente guarnecido, por lo que pronto, tras violentos ataques de los aborígenes, fue totalmente destruido por éstos.

Fuerte 25 de Mayo (14/01/1828)
El coronel GREGORIO PERDRIEL parte desde “Las Saladas” (hoy Partido de Suipacha) y en el lugar donde existía una laguna de agua dulce conocida como “Cruz de Guerra”, en el mismo lugar donde en 1826, por orden de BERNARDINO RIVADAVIA se había instalado un Fuerte que se llamó “Cruz de Guerra”, reinstala un nuevo fuerte que a partir de entonces se llamará “Fuerte 25 de Mayo” y que fue el origen de la localidad de 25 de Mayo en la provincia de Buenos Aires.

Fortaleza Protectora Argentina (11/04/1828)
El coronel RAMÓN BERNABÉ ESTOMBA instala esta fortaleza también conocida como “Fuerte Argentino” y que fue el origen de la actual ciudad de Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires. El gobernador coronel MANUEL DORREGO había dispuesto el cumplimiento de la ley del 12 de diciembre de 1827 que ordenaba establecer una nueva línea de fronteras en el sur y ordenó al comandante general de la frontera, JUAN MANUEL DE ROSAS que se dirigiera al “Fuerte Independencia” (actual ciudad de Tandil) y que desde allí, a la llamada “Bahía Blanca”, sobre la costa del Atlántico para fundar un Fuerte en esos territorios. Superadas algunas demoras, con la participación del ingeniero militar NARCISSO PARCHAPPE pudo establecerse el mejor lugar para hacer la fundación y así se hizo.

Fuerte del Arroyo Azul (16/12/1832)
El “Fuerte San Serapio Mártir del Azul” o “Fuerte del Arroyo Azul”, fue una fortificación establecida en las tierras que hoy ocupan el Partido de Azul, de la provincia de Buenos Aires. Fue el núcleo fundacional de la ciudad homónima de Azul. Fue en tiempo del gobernador JUAN MANUEL DE ROSAS, cuando el coronel PEDRO BURGOS Jefedel 5º Escuadròn de Caballerìa de los Blandengues comenzò la construcciòn del fuerte ayudado por el estanciero BLAS MANCEBO, destinado a la contención de los ataques que los aborígenes llevaban a cabo contra el pueblo de Azul.

Fortín Colorado (12/05/1833)
JUAN MANUEL DE ROSAS durante la campaña que realizara para batir a los indígenas más al sur de la frontera marcada por el río Salado, funda este Fuerte, en cercanías del pueblo de Pedro Luro (Partido de Villarino), que luego de ser arrasado por una inundación en 1858, fue trasladado de lugar y se instaló a 2 km de Pedro Luro, a 2 km del km 808 de la ruta 3 por un camino pavimentado y pasó a llamarse “Fortín Mercedes”.

Fortín Mulitas (08/11/1836)
Ante el permanente ataque de los malones, en los primeros días de noviembre de 1836, el Teniente Coronel JUAN ISIDRO QUESADAS, cumpliendo órdenes de JUAN MANUEL DE ROSAS, instala el “Cantón de las Mulitas”, núcleo fundacional de la actual ciudad de “25 de Mayo” en la provincia de Buenos Aires. Acotemos que el nombre del Fuerte Mulitas fue adoptado por la gran cantidad de esos roedores también llamados “quirquinchos”, “armadillos” o “peludos”, que había por esa zona, razón por la cual, en el escudo de la actual ciudad “25 de Mayo”, figura una mulita

Fortín El Chañar (00/01/1850)
El primer fuerte en la zona Norte de la provincia de Buenos Aires, fue el de Pergamino cuya existencia está comprobada desde 1749, sin poderse precisar con exactitud en la fecha que fue levantado. Con el tiempo fueron levantándose los fortines “Mercedes” (hoy pueblo de Colon); “Acha” (origen de la localidad de Leandro N. Alem); “El Pelado” al sur del arroyo del mismo nombre; el “Tiburcio”, el Cantón de “Loma Negra”, sobre el río Rojas y finalmente ““El Chañar” origen del Partido de General Arenales. Fue construido en tierras de la Estancia “El Chañar”, a menos de dos mil metros de la laguna homónima y muy próximo al límite con la provincia de Santa Fe. Fue el más importante de los fortines de aquella época y su construcción fue ordenada por el Comandante de la Frontera  Norte, coronel JOSÉ MARÍA CORTINA.

Fortín Esperanza (29/12/1853)
El Gobernador de Buenos Aires PASTOR OBLIGADO firma el decreto por medio del cual se dispone la instalación del “Fuerte Esperanza”. Estaba ubicado entre el Fortín Mulitas y el Cantón de Tapaqué en la actual provincia de Buenos Aires. Su construcción fue costeada por los vecinos de Las Flores y Saladillo, que veían así satisfecha su solicitud de ayuda para defenderse de los ataques de los aborígenes. Fue erigido en la margen derecha del arroyo Las Flores, pero a raíz de las crecientes y de los malones que debió soportar, el fuerte, finalmente  fue abandonado y trasladado 90 km más al Sur, pero los vecinos insistieron en que el pueblo se fundara en el mismo lugar donde se había asentado el primer fortín y el 28 de agosto de 1855 el gobierno de la provincia de Buenos Aires decreta que en el lugar ocupado por el primitivo fortín, se establezca un pueblo que se llamará Pueblo de la Esperanza y el 22 de julio de 1869 el gobernador Emilio Castro por Decreto 2251 promulga la ley que crea el Partido de General Alvear..

Fortín Charlone (1855)
O “Fortín Chalanta”. La localidad de Charlone ubicada a 55 kilómetros al sur de la ciudad de San Luis, antiguamente era conocida con el nombre de. Chalanta. Los campos de este paraje estuvieron poblados desde el siglo XVIII y fue allí donde se construyó el “Fortín Charlone”, que integraba la línea de defensa de la frontera sur de San Luis.

Fortín Urquiza (1855)
En un principio fue un puesto de vigilancia instalado en el Cerro Varela. Se llamaba “Cantón Varela” y estaba, ubicado 90 kilómetros al sur de la actual ciudad de San Juis, justo frente al corredor que hacia el oeste,  constituía el paso principal que usualmente utilizaban los aborígenes en sus incursiones hacia la ciudad de San Luis. De ahí su importancia estratégica como atalaya en esta alejada región, lo que justificó la instalación del Fuerte mejor guarnevido en 1855.

Fortín Barrancosa, o Coronel Otamendi (1858)
Se hallaba  situado en el Sur de la provincia de Buenos Aires, en el actual Partido de Benito Juárez y cerca de la Laguna de la Barrancosa. Estuvo activo durante 11 años, desde 1858 hasta 1869, periodo durante el cual, fue el escenario de diversos acontecimientos de la conflictiva historia de la provincia, que comenzando con su confrontación con las demás provincias que integraban la Confederación, y terminando con los levantamientos de los gauchos norteños, fueron todos  hechos que influyeron decisivamente en el desarrollo histórica de la República Argentina.

Fortín El Tostado (23/09/1858)
Luego de que el gobierno de Santa Fe, dispusiera la instalación de fortines protegidos, sobre la costa del río Salado, para obligar al indio a replegarse hacia tierras chaqueñas, en un paraje conocido como “El Tostado”, ubicado dentro de la región denominada “Chaco Gualamba” o simplemente “Chaco”, fue fundado el fortín “El Tostado”, a unos 5 km., al norte del río Salado, origen de la actual ciudad de Tostado, en el N.O. de la Provincia de Santa Fe, actual Departamento 9 de Julio,.

Fortín 11 de Setiembre (1858)
Fue fundado como “Fortín Pescado”. Al principio estuvo ubicado próximo a la Laguna de los Perros en el actual partido de Benito Juárez, de la provincia de  y luego fue trasladado hasta unos 12 kilómetros al noroeste del arroyo Pescado Castigado, sobre su margen izquierda. Funcionó por lo menos hasta fines de 1863, cuando pasó a ser usado como posta militar hasta el fin de la década. La denominación “Once de Septiembre” hace referencia a la fecha del derrocamiento del general JOSÉ MARÍA GALÁN, delegado gobernador de la provincia de Buenos Aires y hombre del general JUSTO J. URQUIZA, por el movimiento encabezado por el general JOSÉ MARÍA PIRÁN, el 11 de septiembre de 1852. El nombre “Pescado” se debe a su ubicación en las orillas del arroyo homónimo 

Fortín Machado (1858)
El Fortín Machado se encontraba ubicado sobre la margen izquierda del tercer brazo del arroyo Claromecó (partido de Tres Arroyos de la provincia de Buenos Aires). Fue establecida en el año 1858 y funcionó hasta fines de la década de 1870. En las cercanías se estableció la pulpería de Carlos Bataglia (Thill y Puigdomenech,  2003).

Fortín Médano del Acha (1858)
A principios de 1858, el comandante MARIANO ACHA estableció un pequeño puesto de vigilancia en un médano ubicado 5 kilómtros al este de los parajes, donde hoy se encuentra la población de “Fortín Acha” en la provincia de Buenos Aires. Atraídos por la seguridad que esta avanzada en el desierto les garantizaba, numerosos pobladores comenzaron a instalarse en el lugar y el puesto debió ser reforzado y se transformó en el “Fortín del Médano de Acha”, una fortificación que subsistió  durante muchos años, hasta que la frontera fue adentrándose hacia el oeste del desierto y con ella marcharon los pobladores. El Fortín ya no fue necesario y el tiempo y los aborígenes terminaron destruyéndolo, pero para guardar su recuerdo, el campo donde se hallaba, a partir de entonces se llama “Estancia Fortín Acha”.

Fortín La Parva (1858)
También conocido como “Fortín  Coronel Arévalo” o “Fortín Oficial Arévalo” estaba  ubicado a 10 km del arroyo de Las Flores, en el actual Municipio de General Alvear, provincia de Buenos Aires. No se posee una fecha precisa de fundación y el primer registro oficial de su existencia, data de 1858, cuando el coronel IGNACIO RIVAS notificó al general ZAPIOLA que dicho fortín quedaría resguardado por un oficial y 25 soldados (Thill y Puigdomenech 2003).

Fuerte General Belgrano (1862)
Estaba ubicado en donde hoy existe la ciudad de Pringles en el sur de la provincia de Buenos Aires, cerca de las sierras de Pillahuincó

Fortín Pavón (07/01/1863)
Nacido como La Posta El Sauce, estaba ubicado a unos 100 kilómetros de Bahía Blanca, en Saldungaray, un típico pueblo bonaerense.  Su emplazamiento original estaba en la banda occidental del río Sauce Grande, donde actualmente se encuentra el pueblo homónimo. Según el archivo histórico, el Fortín Pavón nació como posta en abril de 1833 durante la Campaña al Desierto emprendida por JUAN MANUEL DE ROSAS. A esta Posta, se la llamó El Sauce y con el tiempo, debido a su precaria construcción y a la erosión de las aguas del río, fue necesario alterar su forma varias veces y emplazar una nueva distribución para cobijar a las tropas. Luego de 30 años, el 7 de enero de 1863, pasó a llamarse Fortín Pavón cuando el entonces destacamento del Ejército se encontraba a 16 leguas en línea recta de Bahía Blanca.

Fortín Tres Horquetas (19/11/1863)
Otro de los eslabones que componían la línea defensiva de la Frotera Costa Sur hacia la zona de Tres Arroyos, en la provincia de Buenos Aires.

Comandancia Clalafquén (00/10/1863)
Fue construida por el coronel JULIO DE VEDIA, para adelantar la frontera oeste y su nombre derivaba del de un  médano que dominaba esa zona. Estaba ubicada a 1.500 metros al este de una extensa laguna, a 28 kilómetros al oeste de la comandancia “Tres lagunas”, a 7 kilómetros del Fortín “Loncagüé” y a 6 leguas de la “Tapera de Díaz” en el Cuartel 5 de 9 de Julio, en la propiedad de Joaquín Cazón en 1864 y de A. Domínguez, en 1986. También se lo conoció con el nombre de “Tres Lagunas” y de “Nueve de Julio”, nombre este último con el que pasó a ser el núcleo fundacional de la ciudad del mismo nombre en el Partido de 9 de Julio de la provincia de Buenos Aires

Fortín Hombres sin miedo (1864)
A instancias del coronel JUAN FERNANDO CZETZ, se extendió la línea de fronteras, construyéndose tres fortines en el actual partido de Bolivar, el primero de los cuales fue “Hombres sin miedo”, ubicado en las cercanías del actual acceso a la localidad de Del Valle, Partido de 25 de Mayo, en la provincia de Buenos Aires.

Fortín Chiquiló (1864)
Estaba ubicado en tierras que hoy se corresponden con el oeste del Partido de Lincoln, en la provincia de Buenos Aires, entre las actuales localidades de Triunvirato y Bermúdez. En 1869, al adelantarse la frontera hacia el desierto, quedó como enlace entre los Fuertes “General Lavalle” y “Fuerte Junín” (antes llamado “Fuerte Federación”)

Fuerte General Paz (00/11/1869)
Fue instalado por la comandancia de la Frontera Oeste de Buenos Aires a raíz del avance de la línea de frontera que en cumplimiento de la orden del Ministerio de Guerra, en setiembre de 1869 iniciara el coronel LÓPEZ OSORNIO y permaneció activo hasta 1877. Estaba ubicado en el paraje “Médano de la Estaca”, donde hoy se encuentra el Partido de Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires, unos 24 kilómteros al sureste de la localidad de Carlos Casares.

Comandancia Lavalle Sur (23/10/1869)
Estaba ubicada en un paraje cercano a la laguna Epecuén en cercanías de la actual ciudad de Carhué, Partido general Lamadrid y fue el núcleo fundacional de la actual ciudad de Salquilcó.

Fortín Belgrano (1869)
Formaba parte de la línea defensiva de la frontera sur de la provincia de Buenos Aires, a la altura del actual Partido de Lincoln, que se completaba además con el Fuerte El Triunfo, el Fortín Vigilancia (que luego se llamó La Guardia, el Fortín Rivadavia, el Fortín Comisario (luego La Guardia) y el Fortín Conesa, todos los cuales, en 1876 cuando la frontera se adelantó hacia el desierto, fueron abandonados o transformados en simples puestos de vigilancia.

Fuerte Lavalle Norte (23/10/1869)

O “Fuerte General Lavalle”. El coronel MARTINIANO CHARRAS ocupa el médano “Ancaló”, actual ciudad de “General Pinto” en la provincia de Buenos Aires y funda el Fuerte “Lavalle Norte” o “Fuerte Ancaló”, que fue sede de la Comandancia de la Frontera Norte y el más avanzado en la línea de defensa contra los aborígenes.

Fortín“Quenehuin” (00/11/1869)
Éste fue otro de los Fortines construídos a instancias del coronel JUAN FERNANDO CZETZ  en el actual Partido de Bolívar. Estaba ubicado en las cercanías del actual acceso a la localidad de Villa Sanz,

Fortín San Carlos (00/11/1869)
El tercer y último Fortín que fue construido a instancias del coronel JUAN FERNANDO CZETZ en el actual Partido de Bolívar fue el “San Carlos” (11/1869), que estaba ubicado en las cercanías del paraje denominado “Los cuatro vientos”. Estos tres fortines (“Hombres sin miedo”, “Quenehuin” y “San Carlos”se encontraban ubicados justo en la línea de salida de los malones hacia las salinas Grandes y Carhué. Y su función  era actuar de “tapón ” y dificultar la vuelta de los malones hacia sus tolderías, con prisioneros y arreos de ganado, para darles tiempo a los demás fortines de la línea para reunir tropas, detener al indio y recuperr ganados y cautivos.

Fuerte y Comandancia Coronel Gainza (14/10/1869)
Debido a las continuas incursiones de los aborígenes que asolaba la parte sur de la línea de frontera de Santa Fe con Buenos Aires, el Ejército envió tropas a cargo del Coronel Antonio Benavides, quien llegado a la zona llamada Tres Monjes o Jagueles del Busto, 75 kilómteros al noroeste de la actual ciudad de General Villegas en la provincia de Buenos Aires, dispuso la construcción de este Fuerte que rápidamente atrajo a gran número de pobldores que se instalaron a su resguardo. Se estima que este Fuerte fue el origen de la actual ciudad de Santa Regina en esta provincia.

Fortín El Salto (1869)
El fortín El Salto fue construido como parte del proyecto de adelantamiento de las fronteras de la provincia elaborado en 1864 por el Coronel MARTÍN GAINZA, y que fue concretado probablemente por orden del general Arredondo hacia 1869-1870. Estaba ubicado a orillas del río Salto en tierras de la actual provincia de San Luis, que eran custodiadas por las guarniciones del Fuerte San José del Bebedero, del cantón del Cerro Varela, e incluso del Fortín Chalanta.

Fortín El Tala (1869)
Estaba ubicado en tierras de la Estancia El Tala”, al pie de los Cerros del Tala, 30 kilómetros al sur de la actual ciudad de San Luis.

Fortín Libertad (03/01/1870)
Ubicado en la llamada Frontera Costa Sud durante la Campaña al Desierto contra los aborígenes, al lado de una laguna de agua dulce, en el camino de Pillahuincó a Olavarría, al oeste del pueblo Líbano, en tierras donde hoy e encuentra el Partido de General Lamadrid, en la provincia de Buenos Aires.

06/05/1870

Fortín Necochea (06/05/1870)
Fue instalado por el coronel de ingenieros JUAN FERNANDO CZETZ. Estaba ubicado al Sud Este de una laguna, muy cerca del derrame del arroyo Salado, en la provincia de Buenos Aires.

Fortín Coronel Suárez o Manantiales (06/05/1870)
Estaba instalado en un paraje conocido como Manantiales, al oeste de la actual localidad de Pontaut, en el Cuartel 10 del actual Partido de General Lamadrid, en la provincia de Buenos Aires. Fue uno de los fortines que más tempranamente sufrió los ataques de los aborígenes. Solamente un poco después  de cumplido un mes de su instalación, el 14 de junio de 1870, fue atacado por un malón al mando del cacique CALFUCURÁ, en su paso hacia Tandil y fueron asesinados el comandante y los 15 soldados de su guarnición.

Fortín Defensa (01/07/1870)
Estaba ubicado a dos leguas y media del Fortín Necochea, a la misma distancia del FortínCoronel Aldecoa y a 100 metros al noreste de una pequeña laguna de agua dulce, en el actual Partido de General Lamadrid y su misión era vigilar y patrullar el campo a su frente y sus flancos, mantener las comunicaciones y dar o transmitir la señal de alarma en caso de producirse alguna novedad o ataque de los indígenas.

Fuerte El Triunfo (28/03/1870)
Fue uno de los Fuertes cuya instalación sugirió y concretó luego el coronel de ingenieros CZETZ para instalar una nueva frontera que abarcara el sur de las provincias de Buenos Aires, San Luis y Mendoza, durante la presidencia de DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO. Según CZETZ, la nueva frontera necesitaba un aumento proporcional de sus fuerzas en dichas provincias; regularidad en el suministro de armas, municiones y vestuarios; severidad con los proveedores en cuanto a la entrega de alimentos para la tropa, y la pronta concreción de la idea de dar a cada individuo, al cumplir tres años en la frontera y según su graduación, un terreno en propiedad, bajo la única condición de cultivarlo, preparando así la única barrera invencible contra la barbarie: una frontera de colonias militares agricultoras. El Fuerte El Triunfo, estaba situado doce leguas a la izquierda del centro de la mencionada línea de defensa y era el Fuerte principal de la misma. Se le dio ese nombre para recordar el triunfo logrado por el Coronel MARTINIANO CHARRAS en el combate librado con los indígenas el el 20 de octubre de 1869, en la Cañada de Arín, donde rescató un gran número de cautivos y hacienda.

Fuerte La media Luna (1871)
También conocido como “Las Medias Lunas”, (las lagunas con forma de dos medias lunas, en cuyas cercanías se instaló,  dieron origen a ese nombre). Formó parte de la denominada “Línea de Frontera Norte” que estaba ubicada a 10 km del actual Partido de Ameghino, en la zona de la denominada  “Colonia Ancaló” y se apoyaba en las cercanías de sus similares “La Paz” cerca de Eduardo Costa y “Las Heras” en el camino a Blaquier.

Fuerte General San Martín (24/03/1871)
Trasladado desde su emplazamiento original en Pillahuinco Grande, fue ubicado en un paraje conocido como Sauce Corto, en cercanías del paraje “El Campamento”, donde hoy se encuentra la ciudad de Coronel Suárez, en el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires. Integraba la línea de Fortines que iban siendo construidos a una distancia de 15 km entre ellos y que, a medida que las tropas del ejército avanzaban sobre los aborígenes, se cambiaban de posición. Tenía jerarquía de Comandancia y estaba a cargo del Coronel ENRIQUE SPICKA, quien dependía del Comandante General de las Fronteras Costa Sur y Bahía Blanca, General IGNACIO RIVAS.

Fortín Coronel Aldecoa (06/03/1872)
El coronel NICOLÁS OCAMPO, comandante de la Frontera  Sud de Buenos Aires, termina la instalación del Fortín Coronel Aldecoa”, que cerraba el extremo izquierdo de la línea de defensa de los territorios hoy ocupdos por Partido de General Lamadrid. Su nombre rinde homenaje al teniente coronel Felipe Aldecoa, nacido en Uruguay en 1831, heroico protagonista de diversos hechos susedidos durante las luchas internas en su país, en la campaña de URQUIZA contra ROSAS y la lucha contra los aborígenes.

Fortín “Lamadrid” o “Quemado” (23/02/1875)
Su instalación estuvo a cargo del teniente coronel ENRIQUE SPIKS, jefe de la Frontera Costa Sud  y estaba ubicado 15 kilómetros al oeste del Fortín Libertad y a 22 kilómetros al noroeste del Fortín Manantiales.

Fortín Iniciativa o Salado (06/10/1876)
Su instalación estuvo a cargo del sargento mayor JORDÁN WYSOCKI, Estaba ubicado en proximidades del arroyo Salado y su misión era, además de la vigilancia y la defensa de esos territorios, servir de enlace telegráfico militar entre las comandancias “Lavalle Sur” o “San Quilco” y “Carhué”.

Fortín La Fe (15/12/1876)
Fue conocido como “El sauce” o “Sauce Corto”, por hallarse a 200 metros del arroyo Sauce Corto. Estaba a 36 km al oeste del Fortín “Iniciativa”, en el Cuarte 5ª del actual Partido de  General Lamadrid.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.