EL MOVIMIENTO SCOUT EN LA ARGENTINA (04/07/1912)

¡Siempre listo! El movimiento juvenil que hizo de esta contundente dispo­nibilidad al servicio un estilo de vida, es conocido en el mundo entero como el “movimiento scout”, creado el 1º de agosto de 1907 por BADEN POWELL, un militar que luchaba contra el fascismo y que escribió un libro “Escultismo para muchachos” (léase escultismo como sinónimo de “scoutismo”), una suerte de manual fundacional que todavía se lee y se practica su ideario, empeñados sus integrantes en levantar las banderas del respeto a la palabra y la exaltación del trabajo en equipo,

Reconocibles por sus pantalones cortos, pañuelos al cuello e insignias varias, incluyendo en sus cinturones, una flor de lis, forma heráldica del lirio como símbolo de pureza, cuyos tres pétalos recuerdan cada uno un principio fundamental del “scoutismo”: los deberes para con Dios (sin importar la religión que se profesa), para con los demás y para con uno mismo, los scouts” o niños exploradores, es la organización juvenil más numerosa del mundo: está en 265 países y sus adherentes son más de 29 millones, mientras que en la Argentina suman 40.000.

El Perito Moreno los instaló en la Argentina
Los scouts” en la Argentina están organizados formalmente desde sólo cinco años después de su creación en Inglaterra y fue el perito FRANCISCO PANCRACIO MORENO quien los instaló en la Argentina el 4 de julio de 1912, como medio de estimular en la vida de niños y jóvenes de la República, el gusto por las excursiones al aire libre, la observación de la naturaleza, el culto del honor, la lealtad y la honradez, el dominio y respeto de sí mismo y de los demás, el amor al prójimo, a la familia a la patria y a la humanidad.

A estos efectos se formó una “Comisión Organizadora del Movimiento Scout” en el país integrada por el propio perito MORENO como presidente; vicepresidente, general Rosendo Fraga; Tesorero, señor Montheit Dreysdale; Secretario, doctor Modesto Quiroga; , vocales: general Ángel P. Allaria, señor José Juan Biedma, señor Juan Canter, doctor Manuel J. Corvalán, general Luis Dellepiane, señor Ricardo Dowdall, señor Clemente Onelli, general Pablo Richieri, señor Tomás Santa Coloma, señor Carlos Ripamonti, coronel Martín Rodríguez, doctor Frank Soler, arquitecto Carlos Thays, ingeniero Arturo Young y señor Cristian Russel, en carácter de Comisionado Nacional.

Esta Comisión crea la “Asociación de Boy Scouts Argentinos”, redacta su Estatuto y solicita su inscripció legal y en Noviembre de 1917 el Presidente de la Nación, el doctor Hipólito Yrigoyen, firmó el Decreto que declara a la “Asociación de Boy Scouts Argentinos”, como  “Institución Nacional”. En dicha norma se instruye a las fuerzas vivas de la comunidad, profesorado, la marina y el ejército a colaborar con dicha institución en la difusión del Movimiento Scout. En 1918, se establece contacto con todas las organizaciones que con distintos nombres practicaban actividades afines al Scoutismo, invitándolas a incorporarse a la Asociación de “Boy Scouts”, a vestir el uniforme reglamentario y ajustarse a su plan de trabajo.

En 1922 la Asociación Argentina ingresa a la “Oficina Internacional”, fundada en 1920 con sede en Londres, lo que tiene un valor significativo porque comienza a participar de las Conferencias Scouts Mundiales. El 20 de mayo del mismo año, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, se realiza el “Primer Congreso Nacional Scout”. En esa década se comienza a generar en Parroquias y Colegios Católicos, con el auspicio de las autoridades eclesiásticas nacionales, una nueva vertiente del movimiento “los grupos scouts católicos”. En 1929, en Gerli, en la capilla de la Compañía de San Pablo – hoy parroquia San José de los Obreros – el ingeniero Armando Fisher, abre un Grupo Scout, que se cierra un año después, pero no cede al desaliento y en 1923, funda el “Grupo Scout Cardenal Ferrari” en la calle Belgrano 2600 de la ciudad de Buenos Aires, junto a Julia Hechart, José María Supino, Alfonso Rafaelli y al Padre José Guerini.

En 1937 el obispo mendocino JULIO MENIVIELLE creó la “Unión de Scouts Católicos Argentinos” (INSA) y en 1997 ambas instituciones se fusionaron en la “Asociación Scouts de Argentina”, cuyos integrantes se hallan distribuidos en grupos organizados según sea su fe católica, evangélica o pluriconfesional.

Su organización y actividades
“Las actividades que realizan los “scouts”, los ayudan a descubrir sus dones y habilidades personales, dijo en cierta oportunidad LUIS SILVESTRI, un oficial bombero que fue presidente de la entidad y dan prueba de ello, muchos de los peronajes de nuestra sociedad que vistieron su característico atuendo en un tramo de sus vidas: Luis Landricina, el periodista Raúl Otero, Raúl Lavié, Soledad Pastorutti, Facundo Saravia, Luciano Pereyra, León Gieco, Pipo Pescador, Piñón Fijo, Sergio Denis y Víctor Heredia quienes, con muchos otros más, se forjaron en entrañables jornadas e inolvidables “jamboreés (reunión anuela), donde la camaradería, la habilidad creativa y la voluntad para servir, forjó su carácter y definió su destino de vida.

Su pertenencia al movimiento, los habilita para participar en las reuniones que se realizan una vez por semana para “afilar el espítirtu del buen scout”, dispuesto a brindar ayuda y a desarrollar proyectos solidarios. Además, todos los sábados a la tarde, el grupo se ejercita en diferentes técnicas de supervivencia al aire libre y en la elección de lugares aptos para acampar. Aprenden a orientarse de día o de noche, práctican para confeccionar diferentes tipos de nudo, contsrucciones con troncos, primeros auxilios y técnicas de salvamento, observación de señales, lectura de signos, acecho y rastreo, pero seguramente la actividad más emocionante que realizan son los campamentos, donde la drenalina fluye viviendo al aire libre, valiéndos de sus propios medios y donde durante la noche, frente al clásico “fogón” se cuentan historias, se canta y se goza con  la compañía de los demás..

Están agrupados según por edades y así, los niños y niñas de 7 a 8 y de 10 a 11 años integran la Rama “Lobatos” los niños y “Lobeznas” las niñas, constituyendo las Manadas de Lobatos y de Lobeznas. Quienes están en la pubertad o en la primera adolescencia (10/11 a 14/15 años) integran la Rama “Scouts” del Grupo Scout;  Los adolescentes intermedios (14/15 a 17/18 años), forman parte de la Rama de los “Caminantes”, integrando la Comunidad de los Caminantes y los jóvenes (17/18 a 20/21) conforman la Rama “Rovers” integrando la Comunidad Rovers, sin olvidar otras denominaciones que les son comunes a las niñas como ser “las Leonas” (consideradas rápidas e inteligentes), “las Gacelas (sagaces y trabajadoras), y las aplicadas a los niños que son “Las águilas (rápidos y observadores), “los Pumas“ (ágiles y astutos), y “los Lobos (ágiles y feroces, siempre listos)

(Este material ha sido compuesto extrayendo textos contenidos en notas de Silvina Hremai y de Alejandro Rapetti, de la Redacción del Diario La Nación, del  Archivo Diario Clarín y de diversos recortes periodísticos antigüos).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.