VAYA FORMA DE HACER MANTECA (1810)

La manteca no era común en Buenos Aires y sus habitantes se limitaban a utilizar en su lugar, para la cocina, la gordura de la carne derretida. La única manteca que se podía hallar en la ciudad era fabricada por residentes ingleses, los cuales comerciaban el excedente de su consumo familiar. Un viajero, de paso por Buenos Aires, relata: «no era raro encontrar, en la leche que vendían los lecheritos, pequeñas partículas de manteca, producida por las agitaciones del galope de los caballos que la transportaban” y este “extraño fenómeno”, era aprovechado por algunos paisanos que la fabricaban atando vejigas llenas de nata a la cola de sus caballos, mientras realizaban un viaje…», logrando así que el batido de esa nata, la transformara en manteca.

Resultado de imagen para lecheros a caballo

Alrededor de 1802 en el “Semanario de Agricultura, Industria y Comercio” se pudo leer un artículo escrito por HIPÓLITO VIEYTES referido al modo científico de preparar manteca y alrededor de 1804, una empresa norteamericana, interesada en difundir en el Río de la Plata, el gusto por ella, comisionó a TOMÁS O’GORMAN para que presentara ante el Cabildo de Buenos Aires, unas máquinas de esa procedencia, que garantizaban la fabricación de un producto de “primera calidad y líbre de gérmenes e impurezas”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.