UNA RENUNCIA PROFÉTICA (02/09/1930)

Muchos autores han convenido en que la renuncia presentada el 2 de setiembre de 1930 por el entonces Ministro de Guerra, teniente general LUIS J. DELLEPIANE (1865- 1941), fue uno de los hechos que profetizaron la caída del gobierno de HIPÓLITO YRIGOYEN. Ingeniero civil en 1891, Profesor titular de geodesia en la Facultad de Ciencias Exactas, vicedecano y consejero de esta casa de estudios, miembro de número de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Resultado de imagen para luis j. dellepiane

Dellepiane asoció a su formación militar, la del hombre de ciencia dedicado a la enseñanza. Por su larga actuación en la cátedra, investigaciones y obras publicadas, se lo considera el “padre de la geodesia argentina”. Dentro del Ejército ocupó la dirección del Instituto Geográfico Militar y dictó la cátedra de topogra­fía en la Escuela Superior de Guerra. Fue agregado militar en Berlín, Director de Ingenieros y Comandante de la 2ª. División de Ejército. Algunos párrafos de su renuncia resultaron proféticos: «No soy político y me repugnan las intrigas que he visto a mi alrededor, obra fundamental de incapaces y ambiciosos. He visto y veo alrededor de V. E. pocos leales y muchos interesados. Habría que nombrar un tribunal que analizara la vida y los recursos de algunos de los hombres que hacen oposición a V. E. y de otros que gozando de su confianza, hacen que V. E., de cuyos ideales yo tengo la mejor opinión, sea presentado al juicio de sus conciudadanos en la forma despectiva que es marea que nada detendrá, si V. E. no recapacita un instante y analiza la parte de verdad, que para mi es mucha, que puede hallarse en la airada protesta que está en todos los labios y palpita en muchos corazones. Al final he deseado, lo mismo que en la llamada semana trágica,  en que espontáneamente y por mi propia decisión contribuí a salvar el primer gobierno de V. E., proceder a salvar otra vez al país y al ejército del caos que lo amenaza.  Sólo lamento no haber podido realizar obra constructiva” (ver La revolución de 1930).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.