SANTAMARINA, RAMÓN JOAQUÍN MANUEL CESÁREO (1827-1904)

Nació en Orense, Galicia (España) el 25 de febrero de 1827. Poco después del suicidio de su padre, desde un asilo de huérfanos donde había sido llevado luego de ese trágico suceso, se embarcó sin que lo vieran en una navío de contrabandistas que se dirigía a Buenos Aires y aquí llegó en 1843. Se empleó en la cocina de un Hotel. Desde sus grandes ventanales, no se cansaba de mirar hacia el lejano horizonte, maravillado con la extensión de esos campos que parecían estar guardando su destino y esas carretas  que lo surcaban, llevando la vida hacia pueblos distantes. Pronto vio en ellas su futuro y embarcándose en una que se dirigía a Tandil, para allá se fue.

 

 

Comenzó a trabajar como peón de campo y con lo que pudo ahorrar, se compró una carreta y empezó a hacer sus primeros viajes como “carretero”. Esa carreta está hoy en una de las magníficas estancias que actualmente poseen sus descendientes en Tandil. La primera carreta se convirtió en una “tropa de carretas”. Un acopio de cueros exportado para la guerra de Crimea, le permitió comprar su primera estancia a AARON CASTELLANOS. Se llamaba “El cristiano”. Después vinieron 25 estancias más ubicadas en cien leguas de las mejores tierras del Sur, donde llegó a tener 120.000 vacas y setecientas mil ovejas y donde él y sus hijos, plantaron más de un millón de árboles, entre robles, frescos, olmos y eucaliptus. Finalmente, fundó una firma dedicada a negocios agropecuarios que se llama “Santamarina e hijos”, todavía vigente.

Sus hijos, ampliamente  vinculados con la sociedad porteña, no ocultaban sin embargo, los orígenes humildes de su padre, que amasó una inmensa fortuna, efectuando viajes en carreta entre las dilatadas regiones sureñas de Buenos Aires y esta ciudad capital,  continuaron trabajando en esta empresa familiar y cuatro de ellos se dedicaron a la función pública: RAMÓN II (el primogénito), fue Presidente del Banco de la Nación y de la Sociedad Rural Argentina; ENRIQUE, fue vicepresidente de la Nación durante el gobierno de facto de JOSÉ FÉLIX URIBURU; ANTONIO fue diputado provincial y nacional por Buenos Aires e Intendente de la ciudad de Tandil, y JORGE ALEJANDRO, que fue Presidente del Banco Nación y Ministro de Hacienda durante el gobierno de facto surgido tras la  revolución del 4 de junio de 1943, que derrocó al Presidente RAMÓN CASTILLO.

 Respetando su voluntad- póstuma sus descendientes levantaron en la ciudad de Tandil un amplio hospital, un colegio, una capilla católica y un Club deportivo, obras que son orgullo de esa progresista ciudad, las cuales mantendrán latente el nombre de su benefactor. Falleció en esa ciudad de la provincia de Buenos Aires el 1º de febrero de 1904.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.