RESISTENCIA DEL INTERIOR A LA JUNTA DE BUENOS AIRES (1810)

La Revolución había triunfado en Buenos Aires, pero, de acuerdo con el Reglamento del día 25, debía legitimarse con aprobación del resto del virreinato. El 26 de mayo el ex virrey comunicó su renuncia a los pueblos del interior y al día siguiente, la Junta envió notas informando sobre su instalación y la próxima convocatoria de diputados provinciales a una Asamblea a realizarse en Buenos Aires. Si bien el cambio de gobierno se había producido en la Capital, el resto del virreinato, mantenía intacta su organización y estaba controlado por los gobernadores intendentes del sistema virreinal.

La adhesión a la causa revolucionaria no fue inmediata, pues la Junta no pudo revelar sus verdaderas intenciones —ocultas bajo el sometimiento de Fernando VII— y tampoco impedir que los funcionarios españoles depuestos (oidores, regidores y el propio Cisneros) instaran a las autoridades del interior a desconocer la Junta recién establecida. A estas dificultades, se sumaron la gran extensión territorial, la ineficacia de las comunicaciones, el aislamiento de los pueblos y el espíritu localista de los mismos, receloso de las innovaciones. Como la Revolución no hizo una clara y pública manifestación de su programa de gobierno, y por razones políticas imperiosas debió invocar sometimiento a Fernando VII, los pueblos del interior permanecieron durante un tiempo adictos al sistema político imperante con Cisneros y como los gobernadores, intendentes y Cabildo provinciales no habían sido previamente informados por los revolucionarios, en su mayoría siguieron respondiendo al régimen depuesto el 25 de Mayo de 1810. Era evidente que los enemigos de la Junta confiaban en los representantes del interior, para volver al poder, pues ellos eran los que debían expedirse sobre la legalidad del nuevo gobierno.

En el transcurso de toda la Semana de Mayo, es evidente el interés del virrey por convocar a esos diputados y así lo resolvieron los cabildantes el día 23, cuando en realidad, la mayoría de los sufragios emitidos en en Cabildo abierto del día anterior, no disponían esa convocatoria. A través  de la circular del 27 de mayo, la Junta decidió continuar con el pacífico desarrollo de los acontecimientos y optó por convocar a esos diputados, los cuales debían incorporarse al nuevo gobierno, para abrazar su causa e interiorizarse de los problemas a resolver. Los principales focos de resistencia a la Junta, se establecieron entonces en:

Córdoba. Ubicada en el centro geográfico del territorio, con buenos recursos económicos, esta ciudad se constituyó en un foco reaccionario bajo el indudable prestigio de Liniers, secundado por las autoridades españolas. Fue el principal centro de la reacción española contra el movimiento libertario del 25 de Mayo. Su resistencia fue finalmente aplastada en julio-agosto de 1810 con la marcha del Ejército Auxiliador y el fusilamiento de Liniers y demás cabecillas del movimiento opositor. Juan Martín de Pueyrredón se hace cargo del gobierno, y el deán GREGORIO FUNES es designado diputado ante el Congreso que convoca Buenos Aires..

Montevideo. Bajo las órdenes de EIío —que llegó con el título de virrey en 1811, la Banda Oriental se mostró desde un principio como enemiga de la Revolución. Se niega a reconocer la Junta de Buenos Aires y despide al delegado porteño JUAN JOSÉ PASO. El 13 de agosto Buenos Aires declara la apertura de hostilidades contra esa plaza dominada por los realistas.

Asunción. Su gobernador intendente, Bernardo Velazco —al frente de la provincia del Paraguay— si bien no hostilizó a los porteños dispuso no reconocer a la Junta de Buenos Aires. El 24 de julio de 1810 se reúne en Asunción un Congreso General que decide no prestar subordinación a la Junta de Buenos Aires. El 19 de agosto el gobierno porteño corta toda Comunicación con el Paraguay y el 22 de setiembre de 1810, envía una expedición al mando del general MANUEL BELGRANO para tratar de sumar esa provincia al movimiento de Mayo.

El Alto Perú. Aunque comprendido dentro de los límites del virreinato del Río de la Plata, fue siempre un organismo aparte, debido principalmente a su situación geográfica, distante de Buenos Aires y a sus intereses comerciales. Y fue allí, donde el mariscal Nieto y el Intendente de Potosí, don Francisco de Paula Sanz, decidieron no obedecer a la Junta patriota.

Era evidente que el sentimiento de resistencia hacia Buenos Aires, manifestado en esos cuatro focos, obedecía, no sólo a causas de orden político, sino también económicas, pues era notorio el disconformismo de esos territorios, con las ventajas que se le habían otorgado a la capital del virreinato, que había sido beneficiada con el libre comercio y otras ventajas derivadas de su situación geográfica. Así y todo, a pesar de estas importantes resistencias hacia Buenos Aires, y de todos los obstáculos que debió vencer la Junta, a mediados de setiembre de 1810, ya había sido reconocida por Santa Fe, Concepción, Gualeguay, Corrientes, Pueblo Misioneros (Santa Ana, Loreto, San Ignacio, Miní, Corpus. Jesús, Trinidad e Itapuá), Córdoba, Mendoza, San Luis, San Juan, La Rioja, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca y Cochabamba, mientras permanecían aún hostiles el Alto Perú (menos Cochabamba)

Así responden las provincias que integraban el caducado virreinato del Río de la Plata (colocadas en el orden cronológico que se sucedieron sus respuestas)

Entre Ríos. El 5 de junio de 1810, proclama su apoyo a la Junta de Buenos Aires y el 30 de julio un Cabildo abierto eligió al párroco JOSÉ BONIFACIO REDRUELLO como Diputado.

Santa Fe. El 5 de Junio de 1810 se pronuncia en favor de la Revolución y el 9 de julio de ese mismo año, elige diputado a JUAN FRANCISCO TARRAGONA.

San Luis. El 14 de junio de 1810 el Cabildo reconoce al gobierno porteño, y el 28 de junio designa diputado a MARCELINO POBLET

Salta. Se adhiere a la Junta el 19 de junio de 1810 y nombra diputado a FRANCISCO DE GURRUCHAGA.

Catamarca. El 22 de junio de 1810 reconoce a la Junta y 31 de agosto designa diputado a JOSÉ ANTONIO OLMOS DE AGUILERA.

Corrientes. Apoya a la Junta y el 22 de junio elige como diputado a JOSÉ SIMÓN GARCÍA DE COSSIO.

Mendoza. Después de vencer la resistencia del comandante de Armas, FAUSTINO ANZAY, el 23 de junio de 1810 se celebra un Cabildo abierto que adhiere a la Junta de Buenos Aires y designa diputado a BERNARDO ORTIZ.

Tucumán. Reconoce a la Junta el 25 de junio de 1810 y el 27 del mismo mes nombra diputado al doctor MANUEL FELIPE MOLINA.

Santiago del Estero: El 29 de junio de 1810 reconoce a la Junta y el 2 de julio elige diputado al bachiller JUAN JOSÉ LAMI.

Misiones. El 8 de julio de 1810 se pronuncia por la Junta de Buenos Aires.

San Juan. Presta adhesión a la Junta de Buenos Aires y el 9 de julio de 1810, designa diputado a JOSÉ IGNACIO FERNÁNDEZ MARADONA.

Perú. El 13 de julio de 1810, el virrey JOSÉ FERNANDO DE ABASCAL dispone «agregar, por ahora» al Virreinato del Perú las provincias altoperuanas del Virreinato del Río de la Plata, para sustraerlas a la autoridad de la Junta de Buenos Aires. En acuerdo con el mariscal VICENTE NIETO, presidente de Charcas, organiza un ejército para oponerse a los revolucionarios porteños.

La Rioja. Apoya a la Junta y el 29 de agosto de 1810, designa diputado a FRANCISCO ANTONIO ORTIZ DE OCAMPO.

Jujuy. Reconoce a la Junta el 4 de setiembre de 1810 y designa diputado al doctor JUAN IGNACIO GORRITI.

Cochabamba. El gobernador-intendente JOSÉ GONZÁLEZ PRADA se opuso a la Junta de Buenos Aires. El 14 de setiembre una rebelión popular derroca al mandatario y asume el gobierno el co­ronel Francisco Rivero, que se pliega a la causa revo­lucionaria. El 28 de setiem­bre es elegido diputado José F. Javier de Orihuela.

Potosí: Se opuso a la Revolución. El 10 de noviem­bre, después de Suipacha, se produce una rebellón popular y se forma una Junta adicta al gobierno de Buenos Aires.

Charcas. Se opuso a la Revolución, pero el 12 de noviembre de 1810, después de Suipacha, reconoce a la Junta de Buenos Aires.

La Paz. Junto con las restantes ciudades del Alto Perú, en un principio, quedó bajo el dominio del partido peninsular. El 16 de noviembre de 1810, después de la victoria de Suipacha, reconoce a la Junta de Buenos Aires y el 12 de diciembre designa diputado a RAMÓN MARIACA.

Chile. El envío del delegado porteño Gregorio Gómez consigue.movilizar los ánimos a favor de la Junta, a pesar de la oposición de la Audiencia de Santiago. Se prepara así el clima para la revolución chilena, que estallará en setiembre

19 Comentarios

  1. Anónimo

    muy bueno me ayuda se los recomiendo

    Responder
  2. Anónimo

    Por que algunas ciudades mostraron resistencia a la primera junta

    Responder
    1. Horacio

      Recuerde que en 1810, en el virreinato del Río de la Plata vivían muchos españoles y muchos de ellos ejercían cargos en la función pública dominando las políticas lugareñas. Recuerde que el criollo ya había adquirido algunas de las costumbres y apetencias que llegaron de Europa: la habilidad para hacer negocios, la búsqueda de riquezas, el contrabando, etc. Junte ambos datos y comprenderá que en todas partes había grupos de ciudadanos que no querían que las cosas cambiaran. Los españoles por lealtad a su rey y a su estirpe; los criollos para poder seguir haciendo negocios algunos o para alentar ideas políticas propias otros. Uniendo sus fuerzas, creyeron poder detener el avance de los nuevos aires que soplaban en esta tierras, pero felizmente fracasaron en sus intentos, unos y otros.

      Responder
      1. Anónimo

        pdl

        Responder
  3. Floricienta

    Agan como un resumen de todo esto porfa!!

    Responder
  4. Ana

    ¿Porque algunos pueblos del interior opusieron resistencia ala junta?

    Responder
    1. Horacio

      Ana: Porque no estaban de acuerdo con que Buenos Aires y la Primera Junta de Gobierno, que era precisamente la que representaba la preponderancia hegemónica de ésta, manejara discrecionalmente sus destinos.

      Responder
  5. Alex

    Cuál fue la situación de Córdoba? Alguien me puede decir porfavor???

    Responder
    1. Anónimo

      No

      Responder
  6. Alex

    Cuál fue la situación de en el alto Perú?

    Responder
  7. Alex

    Que ocurrió con la expedición del Paraguay?

    Responder
  8. Alex

    Que ocurrió en la banda Oriental?

    Responder
  9. Guille

    Hola

    Responder
  10. Anónimo

    Agan un resumen de esto

    Responder
  11. Luciana

    Tengo una pregunta q es para mi hija como reaccionaron los españoles frente a esta formación?

    Responder
    1. Horacio

      Señora Luciana: No hay registros de algo que permita saber específicamente la respuesta a su pregunta. Lo que si consta es que en el Alto Perú, en Asunción y en Córdoba, territorios claramente definidos como enclaves de la monarquía, se registraron los hechos más graves y violentos en contra de la Revolución de Mayo y de sus medidas posteriores.

      Responder
  12. Anónimo

    Jaja hola

    Responder
  13. Vale

    Hola no me dice nada

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.