PRIMERA PLAZA DE TOROS EN BUENOS AIRES (14/10/1791)

El cuestionable espectáculo de las corridas de toros, pasión exportada por los españoles a América, tuvo como primer escenario una pequeña plaza en Monserrat, inaugurada el 14 de octubre de 1791. Fue la primera Plaza de Toros que tuvo Buenos Aires y fue construida en 1791 por el carpintero RAIMUNDO MARINO, en el llamado «hueco de Monserrat, actual manzana comprendida entre las calles Belgrano, Lima, Moreno y Bernardo de Irigoyen (Barrio de Monserrat).

Tenía capacidad para dos mil personas y las autoridades se instalaban en los balcones de la casa de la familia AZCUÉNAGA, sobre la llamada «Calle del Pecado». Alrededor de este circo se fueron estableciendo pulperías, casas de juego y posadas frecuentadas por carreteros, changarines, negros esclavos y libertos. A esta humilde franja de población se sumaban marginales de todo tipo, y durante la noche el lugar pasaba de pintoresco a muy peligroso.

No por nada el pasaje que conducía a la plaza, era conocido como la calle del pecado. Los toros, bestias bravas que eran traídas desde Chascomús, muchas veces se espantaban y provocaban corridas entre los vecinos del lugar. Estas molestias, en 1799, decidieron al virrey Avilés la demolición de esta primera plaza de toros. Las obras se realizaron entre el 22 de octubre y el 29 de julio de ese mismo año y ya en 1801, el Cabildo resolvió hacer edificar una nueva y definitiva plaza en el Retiro y se le encargó el trazado de los planos correspondientes al arquitecto y marino español MARTIN BONEO (1745-1806). Esta nueva plaza de toros, se construyó en los terrenos que actualmente ocupa la Plaza San Martín, en Retiro (ver Las Plazas de toros en Buenos Aires).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.