PELLEGRINI, CARLOS ENRIQUE (1800-1875)

.Ingeniero y artista plástico. Nació  en Chambery, capital del Departamento de Saboya, Francia, el 28 de julio de 1800. S e educó en Italia y en 1826, mientras trabajaba allí, conoció a JUAN LARREA, que había sido enviado por Bernardino RIVADAVIA con el fin de contratar para la Argentina un ingeniero especializado en hidráulica, para concretar su proyecto de contruír un nuevo Puerto para la ciudad de Buenos Aires,. PELLEGRINI aceptó el ofrecimiento que se le hiciera y viajó a Buenos Aires. En 1828 llegó al Río de la Plata y se encontró con que la ciudad de Buenos Aires estaba sitiada por la marina brasileña, por lo que decidió desembarcar en Montevideo. Allí comenzó a pintar y luego de que se firmara la paz con Brasil se trasladó a Buenos Aires.

Aquí, estudió con gran detenimiento los problemas agrícolas de Argentina y frecuentó a BERNARDINO RIVADAVIA para el tratamiento de los diversos proyectos que éste deseaba poner en marcha. Pero la renuncia de RIVADAVIA y  el fusilamiento del Coronel MANUEL DORREGO producido el 13 de diciembre de 1828, frustró los planes que lo habían traído a estas tierras, y se dedicó a reproducir a la acuarela, con notable fidelidad y buen gusto, determinados aspectos de la ciudad.

Vinculado a lo más escogido de la sociedad porteña, ejecutó algunos retratos de matronas distinguidas, pero no hacía profesión de su arte y era apenas conocido. Hasta que en 1830, el Gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, se fijó en él y le encomendó algunos trabajos, entre otros, el retrato del General santafecino Estanislao López y el del Coronel Pascual Echagüe, dos fieles servidores del “Restaurador de las Leyes” y por los que Rosas ordenó que se le abonara la suma de tres mil ochocientos pesos (1). Estos retratos, marcaron el comienzo de una serie de pedidos que incluyeron los de las esposas de estos dos personajes y los de muchos otros que deseaban ver su imagen en la tela, soñando con pasar así a la posteridad. El óleo que representa a doña Josefa Rodríguez del Fresno de López aún se conserva.

Llegado el éxito, Pellegrini continuó dedicándose a su labor artística produciendo acuarelas, una magníficas aguadas y litografías, óleos y particularmente una serie de retratos, que le valieron gran nombradía y que hoy resultan verdaderos documentos históricos. Se lo conoció también como un exquisito costumbrista de la época, desarrollando en sus cuadros el tema gauchesco, con vigorosos e iluminados trazos. En 1841 publicó el álbum “Recuerdos del Río de la Plata”.

El 22 de diciembre de 1830 escribió a su hermano, residente en Europa: “Tengo que comunicaros cosas extraordinarias. En primer lugar que dentro de dos años, a más tardar, volveré junto a mi familia. En segundo lugar que en tres meses he ganado ocho mil pesos, de los cuales conservo seis mil a titulo de economía. En tercer lugar que hago retratos, y por último, que gano de cien a doscientos pesos diarios. No creáis que mis trabajos de retratista hayan disminuido la estima que los habitantes de Buenos Aires me profesan. La verdad es que, entre los seis mil franceses aquí residentes, yo soy, tal vez, el más apreciado y el que frecuenta más asiduamente las clases elevadas de la sociedad.” En otra carta dirigida también a la misma persona, fechada en septiembre de 1831, le cuenta:

“Desde el 19 de octubre del año 1830, día en que comencé a cobrar mis retratos, he ganado cerca de diez y siete mil pesos. Mi primer año de trabajo se cumplirá el 19 de octubre próximo y cuento ya con doscientos retratos realizados, de ninguno de los cuales, en conciencia, me arrepiento, no porque estén bien ejecutados, sino por el buen parecido que registran.” Fue uno de los fundadores del Instituto Histórico y Geográfico del Río de la Plata. En 1853 fundó la “Revista del Plata”, y tres años más tarde, como arquitecto, construyó el viejo Teatro Colón, de Buenos Aires.

En 1841 se casó con doña María Bevans Bright, hija de un ingeniero inglés establecido en esa ciudad, y de cuyo matrimonio nació el doctor CARLOS PELLEGNINI, que fue Presidente de la República Argentina (1890-1892). Fue estanciero y autor de muy serios escritos de carácter económico. Falleció en Buenos Aires el 12 de octubre de 1875. (1) En el “Boletín de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos Históricos”, se ha publicado la copia de la orden manuscrita, fechada el 3 de diciembre de 1830, para que se le pagasen tres mil ochocientos pesos por esos retratos. Al pie, el recibo firmado por el pintor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.