LOS SARGENTOS DE TAMBO NUEVO (24/10/1813)

Tres soldados de las fuerzas comandadas por MANUEL BELGRANO, protagonizaron en la Posta de Tambo Nuevo, una acción que los eternizó como Los sargentos de Tambo Nuevo.

Después de la derrota infligida a las tropas de MANUEL BELGRANO en la batalla de Vilcapugio, el 24 de octubre de 1813, a pesar de la victoria obtenida, las fuerzas realistas, carentes de abastecimientos y una caballada en condiciones, no pudieron marchar en persecución de sus derrotados y eso fue aprovechado por el general patriota para sacar partido de la situación, hostilizando permanentemente a sus enemigos, empleando pequeñas partidas que los atacaban por sorpresa, en los lugares más inesperados.

En tales circunstancias, algunos días después de la batalla de Vilcapujio, el teniente de dragones GREGORIO ARÁOZ DE LAMADRID, que al frente de doce hombres, venía desarrollando esa actividad en la Quebrada de Inguipaya, en el Alto Perú, llegó hasta las cercanías de la Posta de Tambo Nuevo, donde avistó la presencia de una pequeña fuerza realista que se había instalado en el lugar, seguramente para vigilar desde ese puesto, el camino que por allí pasaba.

Deseando evaluar la medida de esa fuerza, destacó a tres soldados como exploradores, quienes, llevando sus caballos de la brida, subieron en silencio la cuesta, a través de la oscuridad de la noche y así lograron llegar sin ser descubiertos, hasta el rancho que ocupaban doce soldados del ejército realista, pertenecientes a la Compañía de Dragones Montados en operaciones en esa zona y sin medir los riesgos que tal acción significaba, decidieron atacarlos, aprovechando que los tomarían por sorpresa.

Los hombres dormían despreocupadamente, incluso el centinela, que lo hacía apoyado sobre su fusil. A corta distancia, a retaguardia, descansaba el resto de la compañía, unos doce hombres en total de las fuerzas de OLAÑETA. Los tres soldados del ejército patriota, JOSÉ MARIANO GÓMEZ, tucumano; SANTIAGO ALBARRACÍN y JUAN BENITO SALAZAR, cordobeses, repuestos de la sorpresa, lejos de retirarse en silencio de la noche, urdieron un plan para apoderarse de ese destacamento y actuaron sigilosamente. Uno se dirigió rápidamente hacia el centinela que, sorprendido, fue desarmado y se rindió en silencio. El otro se apoderó de las armas que estaban recostadas contra una pared y el tercero, con su carabina preparada y apuntada, intimó rendición a los demás, que yacían dormidos o medio dormidos dentro del rancho.

Así, estos tres Dragones, en pocos minutos y sin disparar un solo tiro, habían logrado reducir y maniatar a estos 11 soldados del ejército realista (uno había logrado darse a la fuga). Logrado su objetivo, los tres soldados presentaron al teniente LAMADRID los once prisioneros y los doce fusiles que habían tomado. De inmediato LAMADRID, al frente de doce de sus dragones, salió en persecución del resto de la compañía realista, que alertada, ya empezaba a descender la cuesta. Al amanecer del día siguiente, se hizo comparecer a los tres héroes de la jornada ante el general MANUEL BELGRANO, quien en premio los ascendió a Sargentos y la Historia los conoce como Los sargentos de Tambo Nuevo. Estos tres soldados murieron trágicamente. JOSÉ MARIANO GÓMEZ fue tomado prisionero en Humahuaca mientras servía a la Patria, y murió fusilado por los realistas en 1814. En ese mismo año, JUAN BAUTISTA SALAZAR perdió un brazo en un combate y en cuanto a SANTIAGO ALBARRACÍN, murió en combate en 1840, siendo ya comandante de milicias (extraído de las “Memorias Póstumas del General José María Paz”)

4 Comentarios

  1. Jorge Lorenzo Ramón Lecca

    Hace muchos años y a través del Anecdotario Histórico Militar, leí este fantástico acto heroico y lo mencioné en un aniversario de la creación del Ejército Argentino, que me tocó participar en la Base de Apoyo Logístico Corrientes. Al leerlo nuevamente no puedo menos que resaltar lo realizado por estos y otros tantos guerreros de nuestra Independencia. Honra sin par.

    Responder
    1. Horacio

      Señor Lecca: Eso es precisamente lo que intentamos lograr con nuestra página: que los hechos y personajes que conforman nuestra Historia no queden en el olvido, sepultados por una modernidad que parece sentir vergüenza de ellos, preocupada por mostrarse moderna, liberada de prejuicios y responsabilidades y sin comprender que nuestro país y nuestra realidad de hoy, es el fruto de lo que fué y de lo que no supimos corregir o afianzar. Gracias por compartir nuestra pasión.

      Responder
  2. Enridesalta

    Según la tradición familiar, mi abuela paterna(María Elena Gómez) era tucumana y descendiente (creemos que bisnieta) de José Mariano Gómez…

    Responder
  3. Marce

    En la ciudad de humahuaca, en la plaza central, hay un monumento que recuerda a j.m. Gómez. Honor y gratitud a nuestros héroes!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.