LOS ANIMALES QUE TRAJO COLÓN (1493)

Cristóbal Colón tuvo un problema inesperado con parte del bagaje que trajo al Nuevo Mundo: caballos, cerdos, vacas y ovejas, para ser más precisos, que obedeciendo al mandato divino, se reprodujeron de tal modo, que terminaron provocando un verdadero impacto ecológico en el nuevo mundo, que a partir de entonces, no volvió a ser el mismo. Cuando el navegante desembarcó en el Caribe, en su segundo viaje, en 1493, algunos de esos animales se escaparon (ver Viajes y desventuras de Colón)..

Resultado de imagen para los animales que colon trajo a américa

A partir de ese momento, América nunca volvió a ser la misma. “Aun antes de que los primeros colonos llegaran a regiones como las grandes llanuras de América del Norte, el medio ambiente había sido alterado considerablemente por los animales que Colón trajo desde el Viejo Mundo -dice Hermán Viola, un historiador del Instituto Smithsoniano-. Plantas, animales y enfermedades introducidas por Colón y por quienes lo siguieron, alteraron la flora y la fauna del mundo, reordenaron la composición étnica de países enteros y cambiaron la dieta y la salud de la gente en todas partes», continúa Viola. Los trópicos del Nuevo Mundo ofrecieron una cornucopia de delicias a los animales traídos por Colón, tales como los cerdos.

Esos animales omnívoros comieron lagartijas, nueces, bayas, mandioca, piñas y pájaros, lo que sirvió para en­grosar increíblemente las piaras. Diseminados gradualmente a través de ambos continentes de América, esos cerdos salvajes despojaron el paisaje de su fauna y su flora nativas. Los trópicos resultaron igualmente fértiles para los caballos cerriles. Y cuando las tropillas llegaron a las ricas pasturas de América del Sur y del Norte, su número aumentó astronómicamente. También vacas y ovejas encontraron un nicho ecológico en el Nuevo Mundo y florecieron. Sometidas al vapuleo de millones de nuevas pezuñas y dientes, muchas especies nativas de pasto y otras plantas murieron y fueron reemplazadas por otras asiáticas y europeas, más resistentes. Las plantas del Viejo Mundo también transformaron a América. La deforestación tropical, una de las cuestiones más candentes del siglo veinte, tiene sus raíces en la caña de azúcar que Colón plantó en la isla La Española, en 1493, sostiene Viola. «La caña de azúcar demandaba enormes recursos humanos para ser lucrativa -recuerda-. Con el sistema de las plantaciones llegó el asalto inicial contra los bosques tropicales del Nuevo Mundo, acompañado de una considerable oleada de esclavos africanos.»

6 Comentarios

  1. Anónimo

    lol

    Responder
    1. Anónimo

      Tú sabes que lugares visitó Cristóbal Colón en América con sus fechas y todo

      Responder
  2. Anónimo

    p***

    Responder
  3. Manuela González

    Qué sandeces más grandes tiene este artículo, en el nuevo mundo no había caballos, cómo se hubiese colonizado un país tan grande sin ese animal? ni bacas para la leche como alimento, ni trigo para el consumo humano, y todo por el estilo, no tiene credibilidad nada de lo que dice, como se puede ser tan desagradecido con todo lo que hizo España en el nuevo continente, si hubiesen llegado antes los ingleses, este señor o lo que sea, de seguro que no estaría vivo para decir tantas sandeces.

    Responder
    1. ELEAZAR LÓPEZ-CONTRERAS

      El aporte de alimentos traídos por Colón, que también incluye gallinas, es grande y favoreció la dieta en el nuevo mundo. El punto del artículo es como muchos de esos animales desequilibraron la flora y fauna por estos lares.
      Se nota que no tienes una mente con capacidad analítica y científica. Ahora bien, sé que no puedes aislar el problema causado con los beneficios recibidos, que son otra cosa y que el autor sabe perfectamente. Añado que fue el caballo, junto al hierro (espadas) y las armas superiorides, lo que permitió la conquista; y el caballo, por sí solo, el brote de los caudillos en las llanuras, como es el caso de Artigas en Chile y Páez en Vzla. Todo está relacionado con la traída de esos alimentos, los cuales, de otros géneros, recibió el mundo de nosotros, como es el caso, entre otros del tomate y la papa, que salvó a Europa de la hambruna (caso de Irlanda, por ejemlo). Trata de ver las cosas desde la perspectiva en que se plantean y no mezcles la gimnasia con la magnesia (JA JA JA).

      Responder
    2. Horacio

      Señora Manuela González: Esta será la primera vez que respondemos a una crítica de nuestros usuarios y lo hacemos porque su comentario es totalmente injusto. Si Usted lee todos los artículos que hemos instalado en nuestra página, referidos a la epopeya llevada a cabo por CRISTÓBAL COLÓN, comprobará en cuanto la valoramos y cómo ponderamos su visión, su coraje, sus habilidades como navegante y su importante aporte a la gesta civilizadora de España. No podrá dudar de la objetividad con que hemos manejado la información que es parte de la Historia del (quizás) más grande y trascendental descubrimiento de la Historia de la navegación. Lo que hemos subido referido a «Los animales que trajo Colón», consta exactamente así en numerosos textos con irrefutables bases científicas. Nada de lo que opinemos los panegirístas o los detractores del Gran Almirante, podrá cambiar esos hechos.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.