LLEGAN LOS RESTOS MORTALES DEL GENERAL JOSÉ DE SAN MARTÍN (28/05/1880)

El  5 de abril de 1877, veintisiete años después de la muerte del General San Martín, ocurrida en Francia el 17 de agosto de 1850, con motivo del aniversario de la Batalla de Maipú, el Presidente de la Nación NICOLÁS AVELLANEDA pronunció un célebre discurso y refiriéndose a la postergada repatriación de los restos del Padre de la Patria, dijo»…  los pueblos que olvidan sus tradiciones pierden la conciencia de sus destinos, y los que se apoyan sobre tumbas gloriosas son los que mejor preparan su porvenir».

En ese acto, convocó al pueblo a reunirse en asociaciones patrióticas y recolectar fondos para el ansiado regreso y dispuso que la Comisión Central que se había constituído el 19 de mayo de ese año, para celebrar el centenario del nacimiento del prócer, se abocara a concretar las gestiones necesarias para la repatriación de los restos y la organización de los actos y homenajes que se debían celebrar en esa oportunidad. Avellaneda, consecuente con sus palabras, alentó todos los homenajes programados y decidió que los restos de San Martín fueran trasladados desde El Havre, en Francia,  hasta Buenos Aires,  a bordo del trasporte de guerra Villarino, que recien se terminaba de construir en astilleros ingleses

El 20 de mayo, una Comisión integrada por los generales JUAN ESTEBAN PEDERNERA, JOSÉ MARÍA BUSTILLO y LUIS MARÍA CAMPOS, los coroneles JOSÉ MURATURE, JOAQUÍN VIEJOBUENO, EUARDO ESCOLA y MARTÍN GUERRICO, acompañados por cadetes y aspirantes de los Colegios Militar y Naval, se trasladaran hacia Montevideo para recibir los restos que provenientes de Europàs, llegarían a ese Puerto, como una escala previa a su arribo a Buenos Aires.

El 22 el Villarino llegó al Río de la Plata y a las 18 horas de ese día, el féretro con los restos mortales de SAN MARTÍN fue desembarcado en Montevideo, Las salvas de honor sonaron en toda la capital oriental tanto  desde los barcos de escolta como desde el Fuerte del cerro de Montevideo y una vez amarrado el Villarino, autoridades uruguayas junto con orientales y argentinos le rindieron solemnes homenajes. El féretro fue trasladado a la  Iglesia Metropolitana de Montevideo, donde se realizó un  solemne funeral, estando a cargo del Oficio Religioso, Monseñor JACINTO VERA.  Terminado éste, fue trasladado y reembarcado en el Villarino, siendo despedido en el puerto por el Ministro argentino,  Doctor BERNARDO DE IRIGOYEN.

Finalmente, luego de permanecer en el Puerto de Montevideo durante una semana, a la espera de que se definiera la situación planteada por el gobernador de Buenos Aires, el doctor CARLOS TEJEDOR, que se había insurreccionado contra el gobierno de AVELLANEDA, entre salvas y sirenas, el 28 de mayo, la cañonera cruzó el río de la Plata y en la mañana de ese mismo día, habiendo anclado el Villarino frente a Buenos Aires, el féretro fue transbordado a bordo del “Talita” y desembarcado en el muelle de Las Catalinas.

Ese día había sido declarado “Feriando Nacional” y toda la ciudad se aprestó a recibir los restos y homenajear el recuerdo del más grande prócer argentino. Naves de la escuadra naval y los barcos surtos en el puerto izaron sus banderas y comenzaron a sonar las sirenas, mientras el féretro era bajado a tierra. Una vez en el muelle, fue colocado sobre una parihuela cubierta por la Bandera de los Andes bordada con hilos de oro donde se leen las siguientes inscripciones: San Lorenzo – Maipú – Paso de los Andes – Lima – Unión – Libertad y recibido por una multitud que sólo calló sus voces, cuando pronuncio uno de sus más emotivos y emocionados discursos DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, que fue el encargado de recibir esos amados restos, junto con : BARTOLOMÉ MITRE, NICOLÁS AVELLANEDA, BERNARDO DE IRIGOYEN, los hijos del General TOMÁS GUIDO y delegaciones de los regimientos dee Granaderos y Patricios.

Un minuto de silencio, observado por la multitud siguió a las palabras de SARMIENTO y terminado el mismo, nuevamente brotó un unánime ¡Viva la Patria!, ¡ Viva San Martín !. “Relatan los historiadores que DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO se había puesto su uniforme de General de Brigada para esa ocasión y que aquel día de invierno, una constante llovizna empapó a la enorme muchedumbre que se había hecho presente, junto a las autoridades del gobierno”.

Después, el féretro, cubierto con la Bandera del Ejército de los Andes, marchó en un carruaje tirado por ocho caballos negros conducidos por ocho sargentos del Regimiento de Granaderos a Caballo hacia la Plaza San Martín, lugar que fuera campo de entrenamiento de ese Regimiento creado por SAN  MARTÍN en 1812, donde esperaba acompañado por sus ministros, el Presidente de la Nación, Doctor NICOLÁS AVELLANEDA. Pronunciaron unas palabras el Ministro del Perú, EVARISTO GÓMEZ SÁNCHEZ y luego AVELLANEDA, quien, mirando fijamente al féretro que guardaba los restos del Gran Capitán, inició su discurso diciendo “Pocas palabras ante tan magno hecho”

Finalizadas las palabras de AVELLANEDA, el cortejo prosiguió su marcha. y el féretro, escoltado por efectivos militares y acompañado por las autoridades y gran cantidad de público, bajo un implacable aguacero, fue llevado hacia la Catedral Metropolitana, realizando un trayecto a lo largo la calle Florida, mientras sobre el cortejo caía desde los balcones una lluvia de flores y los toques de los tambores  hacían oir su triste redoble. Llegados a las cuatro de la tarde, fueron recibidos al pie de la escalinata de entrada por el Obispo Metropolitano Monseñor LEÓN FEDERICO ANEIROS e inmediatamente introducidos y provisoriamente depositados en la Cripta de los Canónigos”, a la espera de que se terminaran las obras de construcción del Mausoleo que los contendrá en forma definitiva.

Esa noche, custodiado por efectivos del Regimiento de Granaderos, fueron velados por una Comisión integrada por los generales JOSÉ MARÍA BUSTILLO, JUAN ESTEBAN PEDERNERA Y JOSÉ MARÍA FRANCIA, mientras durante toda la noche desfilaban severos y tristes bajo el pálido resplandor de los cirios, los guerreros y los descendientes de los fundadores de la Patria, para rendir el postrer homenaje a su antiguo jefe y largas columnas de personas que se acercaron para dejar sus honras,  a quien medio continente le debe su libertad.

Permaneció allí hasta que el 27 de agosto de 1880, luego de que se hubiera terminado el Mausoleo destinado a contener sus restos, ya que el lugar previsto para ello, era una urna con un tamaño solamente apto para contener sus cenizas o aún sus huesos  y  no lo era,  para recibir el cuerpo de SAN MARTÍN que estaba embalsamado y que fue colocado en posición casi de pie en el lugar que hoy ocupa.

Y ahí está. Custodiado por los sucesores de los siete granaderos sobrevivientes de su heroica gesta, para recordarle a los argentinos que a la Patria se la honra, dándole y no exigiéndole.

RESUMEN
El 5 de abril de 1877 el presidente NICOLÁS AVELLANEDA dirigió al pueblo de la República un manifiesto destinado a promover un gran movimiento nacional para repatriar los restos del general JOSÉ DE SAN MARTÍN, fallecido en Francia hacía veintisiete años. El presidente cerró su mensaje con la siguiente frase: “Los pueblos que olvidan sus tradiciones, pierden la conciencia de sus destinos y los que se apoyan en tumbas gloriosas, son los que mejor preparan el porvenir”. La comisión que se había constituido para celebrar el centenario del nacimiento del prócer, continuó sus trabajos para repatriar sus restos y consecuente con las palabras de su mensaje, Avellaneda alentó todos los homenajes programados. A principios de 1880 se decidió trasladar los restos de SAN MARTÍN a bordo del trasporte de guerra «Villarino», que llegó al río de la Plata en el mes de mayo de ese año.

Fueron desembarcados especialmente en Montevideo, donde se rindieron solemnes homenajes. Luego, entre pendones y salvas, la cañonera cruzó el río de la Plata, hasta arribar el 28 de mayo por la mañana. Un temporal había azotado la ciudad la noche anterior. Ese día, declarado feriado nacional, la población, la escuadra y los barcos surtos en el puerto izaron las banderas. Al bajar el féretro, SARMIENTO pronunció en elmuelle uno de sus más emocionados discursos en nombre del gobierno y el pueblo argentinos.

El cortejo se desplegó hacia la plaza San Martín, donde lo esperaban el Presidente AVELLANEDA y sus ministros. Al pie del monumento, hablaron AVELLANEDA y el ministro del Perú, EVARISTO GÓMEZ ÁNCHEZ. Luego el cortejo, soportando el rigor de un fuerte aguacero, avanzó por la calle de la Florida hasta desembocar a las cuatro de la tarde en la plaza de la Victoria,. Los restos fueron recibidos en la Catedral metropolitana por el arzobispo ANEIROS y velados por una Comisión integrada por los generales JOSÉ MARÍA BUSTILLO, JUAN ESTEBAN PEDERNERA Y JOSÉ MARÍA FRANCIA, mientras durante toda la noche desfilaban severos y tristes bajo el pálido resplandor de los cirios, los guerreros y los descendientes de los fundadores de la Patria, para rendir el postrer homenaje a su antiguo jefe.

9 Comentarios

  1. Raul

    Y los 7 granaderos q diariamente custodian a San Martín?

    Responder
  2. Walter

    Que impresionante lo de San Martín toda la gloria al mejor de todos los próceres y héroe que fue recibido por todo un pueblo y que fue recibido por el traidor más grande que tuvo la Argentina al derrocar como a Juan Manuel de rosas a quien San martin entregó su sable he sido honor y quien entregó a los chilenos el norte argentino del otro lado de las cordilleras que todo hera argentino.y mandó a matar a facundo quiroga mano derecha del general rosas .después del derrocamiento de sarmiento se produjo en tierras argentinas las cuales dio a los chilenos y vivió ahí escondido .traidor como el no tuvo jamás vendio la patria para su beneficio. A costa de grandes hombres como los que fueron San Martín y rosas

    Responder
  3. Anónimo

    Quien es rl traidor

    Responder
  4. [email protected]

    Para la Ex Presidenta Dra.Cristina Fernandez de Kirschner el Che Guevara y Envar El Kadri, ambos jefes guerrilleros marxistasm tienen casi el mismo valor que el Gral José de San Martín.El cuadro del primero figuraba en la Sala de Próceres Americanos, junto San Martín,O’Higgins, Artigas, Sucre… y el segundo por orden de ella el año 2008 fue homenajeado imponiendo su nombre a la Plaza de la localidad de Taco Ralo lugar donde hace 40 años intentó instalar un campamento guerrillero y fue detenido por la policía de Tucumán y liberado por el indulto de Cámpora en 1973.También se «descubrió» un monumento al «miliciano social» falso eufemismo de «guerrillero marxista» El nombre anterior de la Plaza era Gral Jo+se de San Martín.

    Responder
  5. Gisela andrea

    Lo copie todo i se lo mostré ami maestra i me puso 7 porque no trae mucha información confiaba

    Responder
    1. Horacio

      Gisela Andrea. Siento mucho no haber podido serte más útil. Tengo mi correo plagado de reclamos por la extensión de mis artículos y en el caso de la llegada de los restos de San Martín, quizás me dejé llevar por estas protestas y fuí muy parco con la información. Aunque se que es tarde para revertir el «7», trataré de ampliar mi texto, para que sirva, por lo menos, para que no te quedes sin una información que sea importante.

      Responder
    2. Horacio

      Gisela Andrea: Siento no haber podido ayudarte mejor. Quizás el repetido reclamo de mis usuarios para que no ponga textos muy largos, ha influído para que yo retaceara información que podría haberte sido más útil. Para compensarte, aunque quizás sea tarde para revertir tu «7», he subido un nuevo texto, más completo y espero que te sirva. Suerte.

      Responder
  6. Anónimo

    Se que mi abuelo fue uno de los granaderos que viajaron a francia, nunca vi su nombre, Se llamaba, Miguel Lorenzo Ilarraz, Te dejo mi correo. [email protected]. por favor si pides encontrar donde lo nombran te agradesco. Soy olga mirta ilarraz, 65 años.

    Responder
    1. Horacio

      Señora Ilarraz: Yo, el único Miguel Ilarraz del que tengo conocimiento es el que figura como integrante de la conscripción Cura Malal, pero no se si lo fue revistando en el Regimiento de Granaderos. Le sugiero que se dirija al Archivo General del Ejército en el Edificio Libertad, al Regimiento de Granaderos a Caballo que está en la calle Luis María Campos de la ciudad de Buenos Aires, a la «Asociación Amigos del Regimiento de Granaderos a Caballo», ambos con páginas instaladas en la web o a la Biblioteca del Centro Educativo de las Fuerzas Armadas, Luis María Campos 480 – CABA – Repùblica Argentina, Teléfono 4346-8600 Int. 3446/7/8. En alguno de esos cuatro lugares, seguramente que Usted encontrará la respuesta a su pregunta, ya que tengo entendido que todos ellos atesoran listas e informaciones referidas a ese glorioso cuerpo. Suerte.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.