LA BASÍLICA, CONVENTO Y MUSEO SAN FRANCISCO DE SALTA (17/09/1759)

Es uno de los más destacados exponentes del patrimonio arquitectónico e histórico de la ciudad de Salta, reconocido como el centro de las actividades misionales de los hermanos franciscanos en los territorios del antiguo virreinato del Rio de la Plata (ver «Turismo religioso en Salta»).

Toda la informacion de Iglesia de San Francisco | Viajeros

La historia de este templo se remonta al año 1582. El 16 de abril de ese año, en el acto de fundación de la “Ciudad de Lerma del Valle de Salta” (actual provincia de Salta), FRANCISCO DE LERMA dispuso la cesión a fray BARTOLOMÉ DE LA CRUZ de un solar para erigir allí la Iglesia y Convento de San Francisco

Pronto, pero luego de superadas sucesivas y devastadoras circunstancias, la primera estructura construida con barro y cañas quedó terminada. Pero al poco tiempo ésta fue destruída por un sismo que azotó a la provincia. Reconstruída nuevamente, a mediados del siglo XVII, pero esta vez de madera, fue otra vez presa de un incendio y fue necesario levantarla por tercera vez, que es la que actualmente está en pie.

Construída en estilos neoclásico colonial y barroco, según planos del arquitecto VICENTE MUÑOZ, con sólidas paredes de un metro y medio de espesor empleando ladrillos y piedras traídas a lomo de mula desde el Cerro San Bernardo, fue inaugurada el 17 de septiembre de 1759, siendo guardián del convento fray DOMINGO DE ARÁNZAZU.

En el año 1772 la Iglesia y parte del convento quedaron totalmente dañados por un gran incendio y la escasez de medios, hizo que fuera muy lenta y difícil su reconstrucción. En 1857, la llegada del misionero y también eximio arquitecto y escultor italiano fray LUIS GIORGI, fue determinante para que la obra cobrara nuevos impulsos. Bajo su dirección la Iglesia y el Convento se levantaron desde sus cenizas, ocupando un espacio de 50 metros por unos 10 metros de ancho y el 8 de mayo de 1870 se inauguraron sus nuevas instalaciones.

Posee un campanil de 54 metros de altura (por lo que es el más alto de Sudamérica), donde se halla, en su tercer cuerpo, la “campana de la patria”, llamada así porque fue fundida con el bronce de los cañones utilizados en la batalla de Salta y tañeron por primera vez durante la misa fúnebre que MANUEL BELGRANO hizo celebrar en ese Templo, en honor de vencedores y vencidos el 13 de marzo de 1813.

Su frontis de estilo barroco tardío y su interior, donde se destaca el altar mayor, con una arquitectura de orden Corinto, rico en mármoles de distintos colores, renovado con nuevos decorados, esculturas y ornamentaciones; hermosos frisos y las imágenes de San Buenaventura, San Severo y La Purísima que el mismo GIORGI realizara, se conjugan para conformar este imponente templo que es hoy, uno de los más destacados exponentes del patrimonio arquitectónico e histórico de la ciudad de Salta (ver «Basílica. Convento de San Francisco).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.