GENERACIÓN DEL 37 (1837)

La Generación del 37, también llamada  Generación de Mayo,  fue el nombre con el que se identifica a un grupo de jóvenes intelectuales argentinos que reunidos en torno a ESTEBAN ECHEVERRÍA (imagen) y asiduos concurrentes al «Salón Literario» de MARCOS SASTRE, alentaron sueños e ideales de libertad y de organización democrática para su Patria, según los postulados de la Revolución de Mayo, adaptados a la realidad vivía el país. Comparados  a veces, por su idealismo románticoy su interés en el escenario de su propio Nuevo Mundo,  con los trascendentalistas de Nueva Inglaterra del mismo período, fueron sus principales figuras JUAN BAUTISTA ALBERDI, MIGUEL CANÉ, ESTEBAN ECHEVERRÍA, JUAN MARÍA GUTIÉRREZ, VICENTE FIDEL LÓPEZ, BARTOLOMÉ MITRE y DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO.

Resultado de imagen para esteban echeverría"

Estos argentinos, capturados por el fervor y la fuerza de las obras europeas sobre el romanticismo, que leían ampliamente, frecuentemente traducidas del francés  y que discutían vigorosamente, buscaron una relación de las nuevas ideas con su propio conflictuado país, que recién emergía de guerras civiles y que aún no contaba  con una organización que lo identificara como un auténtico Estado Nacional.

En 1837,  comenzaron a reunirse regularmente alrrededor de ESTEBAN ECHEVERRÍA, quien recién había regresado al pais, luego de vivir durante cinco años en París, en el centro mismo de la nueva literatura y de las corrientes intelectuales en boga en esos años. Pasando de la literatura a la política, esos jóvenes escritores decidieron completar la Revolución de Mayo, brindando una nueva guía filosófica e ideológica a los líderes políticos que en ese entonces estaban abocados a la tarea de dar forma al gobierno y a la sociedad.

La Generación de 1837 era radical en el sentido de que rechazaba tanto a los unitarios, por tratarse de reformadores sin un genuino sentido social, como a los federales, que hablaban de  la democracia,  pero que tendían hacia el despotismo. Organizaron la “Asociación de Mayo” , con el “Dogma Socialista” de ESTEBAN ECHEVERRÍA como su credo y desilusionados al no obtener el apoyo de ROSAS para sus planes, varios de sus miembros se volcaron hacia una decidida acción contra el gobierno, desafortunadamente cuando todos los amigos de Francia eran objeto de sospecha por parte de éste, sumido, en esa época, en una desesperada búsqueda de apoyos  contra el bloqueo francés del Río de la Plata.

Fueron entonces tachados de «conspiradores» y casi todos enviados al exilio. Quince años lejos del país (entre 1838 y 1852), viviendo en Chile, Uruguay, Brasil, Europa y otros lugares;  algunas veces juntos, otras en viajes individuales, les confirió a todos madurez individual, tanto en plano personal , como en el intelectual, al igual que un menor optimismo  y una consecuente mayor  disposición para examinar más críticamente, tanto el pasado criollo,  como las antiguas y nuevas ideologías europeas (tales como el positivismo y la función de la ciencia).

Aclaradas sus ideas y renovados sus entusiasmos, habiendo adquirido la firme determinación de buscar instituciones sobre las cuales construir el pais que soñaban, muchos de ellos retornaron a Argentina luego de la caída de ROSAS en 1852 a fin de hacer que sus sueños se aproximaran a la realidad en la reorganización constitucional de la Nación, su desarrollo económico y su progreso social y cultural. La vida pública de estos líderes se vio acompañada  por una inmensa cantidad de obras publicadas. Pesía, ensayos filosóficos, novelas, estudios  eruditos en las ciencias políticas y sociales (nuevas entonces), memorias y todas las formas de periodismo, fueron utilizadas, logrando así que su prédica se transformara en el motor que impulsó el nacimiento de la Patria que soñaron y que sus ideas sirvieran para estructurar las bases de una Nación justa, libre y soberana.

Fuentes “El salón literario de 1837”. Félix Weinberg, Buenos Aires, 1958; “Diccionario Histórico Argentino”. Ione S. Wright y Lisa M. Nekhom,  Emecé Editores, Brasil 1994; “Buenos Aires, historia de cuatro siglos”. José Luis Romero; Luis Alberto Romero, Editorial Abril, Buenos Aires, 1983..

2 Comentarios

  1. LPrego

    Es una página genial, no sé si siga actualizándose, pero de verdad sirve mucho de ayuda y para el conocimiento del país en general. Además de eso, es visualmente cómoda y linda para ver. Una enciclopedia de la historia argentina virtual hecha y derecha sin dudas.

    Responder
    1. Horacio

      L.Prego: Gracias.Es una gran alegría saber que lo que hacemos le sirve a alguien y lo que es más importante, que se cumplan los objetivos que nos impusimos cuando decidimos subir nuestra página para que no se pierdan en el olvido los sucesos y personajes que conforman la Historia de la República Argentina, mi amada Patria.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.