13/07/1862

DESTRUYEN LA ESTATUA DE ROSAS. Gobernando la provincia de Tucumán el presbítero JOSÉ MARÍA DEL CAMPO, en un arranque de odio y resentimiento, un grupo de vecinos derribó con estrépito en medio de las aclamaciones de la muchedumbre, el monumento que perpetuaba la memoria de JUAN MANUEL DE ROSAS y de su aliado MANUEL ORIBE, que se levantaba en la plaza de la ciudad capital de dicha provincia. Esa obra se había construido en enero de 1842 obedeciendo a un decreto expedido por el gobernador general CELEDONIO GUTIÉRREZ.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.