BERNARDO 0’HIGGINS OPINA SOBRE COCHRANE (12/12/1821)

BERNARDO DE O’HIGGINS COINCIDE CON EL GENERAL SAN MARTÍN EN SUS CRÍTICAS HACIA EL ALMIRANTE COCHRANE. El general BERNARDO O’HIGGINS dirigió al general SAN MARTÍN un oficio muy reservado, en cuyo primer párrafo le dice: «No me sorprende cosa alguna lo que me indican sus apreciables del 29 y 6 de noviembre acerca del almirante TOMÁS ALEJANDRO COCHRANE.

        EL NATALICIO DEL GENERAL SAN MARTÍN Y SU TIEMPO     Resultado de imagen para O'HIGGINS     Resultado de imagen para cochrane ingles

Usted debe acordarse muy bien que repetidas veces conferenciamos y fundadamente recelábamos se verificasen alguna vez, los desgraciados acontecimientos sucedidos con tanto dolor nuestro y descrédito de la revolución, aunque esta parte no quepa a nosotros. ¡ Pero no nos quejemos de falta de previsión y sí de resolución!. Todos tenemos la culpa y la Logia en la mayor parte. Lo más temible, por último resul­tado, está que ese mismo dinero y escuadra nos pongan alguna vez en trabajos, así es que, de ningún modo conviene sacarlo fuera de la ley, porque entonces, asomándose a cualquier provincia independiente, enarbolaría nueva insignia, nos bloquearía los puertos, destruiría el comercio, esta­bleciendo aduanas en las islas y situaciones más análogas y finalmente, uniendo sus intereses a los comerciantes extranjeros convendrían en ideas, no debiéndose esperar ventaja alguna de las circunstancias aparentes en la disposición de sir Tomás Hardy, que hoy corre muy bien con él, mostrándome hasta la evidencia que trabaja por ganar­lo enteramente para afianzar la utilidad del comercio británico y darnos la ley en punto a derechos y tal vez a política».

Para comprender los resquemores que el marino inglés había suscitado tanto en O’HIGGINS como en SAN MARTÍN, sin olvidar las actitudes poco claras que COCHRANE tuvo en situaciones vinculadas con el manejo de dinero y emolumentos, recordemos a este respecto que en enero de 1819, actuando bajo las órdenes del gobierno de Chile, con el objeto de afianzar el poder de los patriotas en el Pacífico, el Vicealmirante COCHRANE inició acciones navales para destruir la escuadra española que estaba apostada en el fondeadero del Puerto de El Callao.

La tarea de COCHRANE al frente de la escuadra (cuyo núcleo primitivo formó y llevó a la victoria el Capitán BLANCO ENCALADA), consistía en confinar a la armada española en su reducto de El Callao que estaba bajo la protección de la Fortaleza, sin librar una verdadera batalla. Pero luego de haber impuesto dos sitios a El Callao, de haber logrado arrebatar varias naves a los realistas y de haber incursionado exitosamente por tierra, llegando a tomar algunos poblados del interior, los resultados del crucero marítimo del lord, no fueron los esperados por el Gobierno de Chile.

La noticia del fracasado ataque a las baterías del Callao y el abandono del bloqueo impuesto al Puerto del Callao, por parte del vicealmirante COCHRANE, decepcionó a los patriotas chilenos, que confiaban en el marino británico para afianzar su poder en el Pacífico y facilitar luego la toma del Perú y numerosas voces se alzaron contra el marino inglés, cuyas actividades, según algunos de sus críticos, fueron más propias de un corsario que de un vicealmirante a cargo de una operación destinada a liberar a un pueblo hermano.

El 19 de julio de 1819, todo está dispuesto en Santiago de Chile para la próxima jugada. O’HIGGINS le comunica a COCHRANE que la jefatura suprema de las fuerzas que marcharán hacia el Perú para intentar su liberación, será detentada por el General SAN MARTÍN, y que se subordinará a éste, como Comandante de la flota que transportará los efectivos patriotas. Paralelamente autoriza a SAN MARTÍN  a proceder sin miramientos contra el Vicealmirante en caso de desobediencia, hasta el extremos de exonerarlo del mando de la escuadra y reemplazarlo por MARTÍN JORGE GUISE (el Ejército argentino-chileno se apresta para liberar al Perú)

Fuentes: «Gaceta de la Historia», Ed. Fundación del Hombre, Buenos Aires, 1976; “Crónica Argentina”, Ed. Codex S.A., Buenos Aires, 1979; “Página Histórica de hoy”, José Salinas Claveras, Ed. Esquiú S.A., Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.