BENOIT, PEDRO (1836-1897)

Arquitecto, agrimensor y paisajista nacido en Buenos Aires el 18 de febrero de 1836. Su nombre completo era PEDRO SIMÓN DEL CORAZÓN DE JESÚS BENOIT y era hijo de MARÍA JOSEFA DE LAS MERCEDES LEYES y de PIERRE BENOIT, un oficial de los ejércitos de Napoleón, que luego de Waterloo emigró a Buenos Aires y aquí desarrolló una intensa actividad, primero en las filas de nuestras fuerzas armadas y luego como arquitecto y pintor.

Misterios de la Ciudad de La Plata: La verdadera historia del trazado platense

En 1850, PEDRO BENOIT (imagen), a los catorce años de edad, ingresa en la Sección Geodesia del Departamento Topográfico en calidad de meritorio en la misma oficina donde trabajaba su padre. Durante el sitio de la ciudad de Buenos Aires en 1852, impuesto por las fuerzas del coronel HILARIO LAGOS secundó al agrimensor Manuel EGUÍA en la construcción de obras de fortificación para la defensa y emplazamiento de baterías.

A partir de entonces, su actividad como agrimensor, arquitecto e ingeniero no sabrá de descansos y la nómina de los trabajos que proyectó, dirigió y realizó será inmensa y es especialmente recordado por su intervención en la fundación de la ciudad de La Plata.

En 1857 realizó la nivelación y estudio de los desagües de los Bañados de la Ensenada y de los desagües de la Cuenca del Salado, responsables de los permanente inundaciones que se producían en esas zonas y en 1858, realizó estudios para consolidar el Camino Blanco a la Ensenada

En 1860, bajo la dirección del Agrimensor PEDRO PICO se ocupó de la confección del plano altimétrico de la ciudad de Buenos Aires y diseñó el edificio de la primera escuela de Merlo, el actual Colegio Domingo Faustino Sarmiento .

En 1861 obtuvo el título de Agrimensor Nacional en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

En 1862, designado director del Departamento de Topografía de la provincia de Buenos Aires, elaboró el Primer Registro gráfico del municipio de La Plata y participó en la confección del plano de Buenos Aires.

En 1863 se le encargó la rectificación y canalización del Riachuelo. También ejecutó obras de carácter militar, entre ellas un cuartel militar para 400 hombres de infantería y 200 de caballería y proyectó y construyó varios puentes de campaña.

En 1867, durante la epidemia de cólera que azotó la ciudad de Buenos Aires, Benoit participó como integrante del comité de salud pública organizado en el pueblo de Merlo, atendiendo a los enfermos que huían hacia la campaña bonaerense, ocupando unas tiendas que fueron instaladas en las afueras del pueblo y en el andén de la estación de trenes.

Diseñó el trazado urbano de una docena de ciudades bonaerenses. En 1859, el hacendado y político JUAN DILLON le encarga el diseño de la planta urbana del pueblo de Merlo la que, según algunos historiadores y al igual que la ciudad de Washington, fue diseñado en torno a un gran compás áureo, símbolo de la Francmasonería; en 1859 diseñó la traza del pueblo de Morón y del ejido de Magdalena en 1867 de Azul, Bahía Blanca y San Fernando. En el año 1872 diseñó la planta urbana del vecino pueblo de Santa Rosa de Ituzaingó —la presente ciudad de Ituzaingó— fundado en ese mismo año por el vecino de Merlo y hacendado, el inmigrante gallego Manuel Rodríguez Fragio.

Como arquitecto realizó más de 1.800 planos de obras y entre los edificios públicos que construyó se encuentra el de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, hoy sede del Museo Etnográfico y del Hospital General de Hombres de Buenos Aires.

Tuvo a su cargo, la construcción de diez iglesias: la Iglesia San Ponciano (1883) y Catedral de La Plata (1885), la Iglesia Santa Catalina en la ciudad de Buenos Aires y los templos católicos de Merlo, San Justo, Moreno, Ensenada, San Vicente, Juárez y Azul.

En 1879 se le expidió el título de Arquitecto, luego de que presentara su tesis sobre “Techo de fierro de un salón de 20 x 40 metros. Sistema Polon Ceu” y desde 1880, comprometido con Dardo Rocha en la fundación de la nueva capital de la provincia de Buenos Aires, dirigió el equipo técnico que trazó los planos de la ciudad, fundados en concepciones higienistas y racionales y tuvo a su cargo el proyecto y dirección de obra de numerosos edificios públicos: la primitiva Facultad de Derecho (hoy museo Etnográfico); el Ministerio de Hacienda (1883); el Mercado Central (demolido); los cuarteles de la Policía, Bomberos y Cárcel (1883); del Cementerio (1887); el Observatorio Astronómico; el Asilo “Marín”; la Escuela de Artes y Oficios; el Edificio del Departamento de Ingenieros (1883) y del Ministerio de Gobierno; de la Escuela de Artes y Oficios y del Matadero Municipal.

Presidió la Comisión Científica encargada de dictaminar sobre los trabajos de desagüe practicados por el Ing. Francisco Lavalle. Realizó estudios para la instalación del Tranway entre Tolosa y Ensenada y San Justo y Ramos Mejía.

En 1880, durante la revolución de CARLOS TEJEDOR, le fue conferido el grado de teniente coronel de ingenieros, luego de haber dirigido la construcción de las defensas de la ciudad de Buenos Aires.

El 14 de marzo de 1882 se le extiende el título de Ingeniero Civil en el Departamento de Ingenieros y en 1883, junto al Agrimensor PEDRO PICO. Intervino en la determinación de la longitud y la latitud de la ciudad de La Plata.

Se le recomendó la dirección de la construcción del artístico arco de entrada al bosque en la ciudad de La Plata (1884) y dibujó el primer escudo de la ciudad en base a un esbozo de Luis Monteverde.

Su desempeño como responsable del proyecto que llevó a la fundación de la ciudad de la Plata y las obras que allí realizó, se verá gratificado en la Exposición Mundial de París en 1889, evento en el cual a la nueva urbe fue premiada con dos medallas doradas en las categorías “Ciudad del Futuro” y “Mejor realización construida”.

El 8 de julio de 1885, por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, se le otorgó un premio de 20 mil pesos, por su laboriosidad, dedicación y honradez en el desempeño de sus funciones.

En 1890 es elegido Concejal de la Primer Municipalidad de La Plata –posición desde la cual introduce el escudo de la ciudad- y en 1893, asume como Intendente de esa ciudad. Sirvió también como director del Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires y Profesor y Vice-decano de la Facultad de Ingeniería de La Plata.

Ya jubilado, eligió la ciudad de Mar del Plata para vivir sus últimos años y allí murió el 4 de abril de 1897, mientras se hallaba dedicado a la construcción de la Catedral de esa ciudad.

Sus restos fueron sepultados en la Recoleta hablando en el acto de sepelio el doctor DARDO ROCHA, quien dijo: “no se podrá olvidarse el nombre del Ingeniero Pedro Benoit mientras subsista la Ciudad de La Plata a cuyas obras públicas las concurrió en tan gran parte, con inteligencia práctica, con esfuerzo superior a la resistencia ordinaria en el organismo humano, con desinterés ejemplar y con una honradez tan acrisolada que la calumnia, que nada respeta, jamás se atrevió a mancillarlo por el manejo de cuantiosas sumas que estuvieron a su cargo”.

1 Comentario

  1. Ediciones paraclitus

    Se recomienda la lectura del libro PEDRO BENOIT EL PRÓCER OLVIDADO, la biografía novelada escrita por uno de sus descendiente y con reconocimiento de interés cultural por varias ciudades de Bs.As.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.