BATALLA DE LOMAS VALENTINAS o de Itá-Ybaté (21/12/1868)

Las fuerzas aliadas al mando del duque de CAIXAS, someten a un demoledor bombardeo a las posiciones paraguayas instaladas en Lomas Valentinas, localidad ubicada en las afueras de la ciudad de Villeta, a 40 kilómetros al sur de Asunción (República de Paraguay), notablemente debilitadas y con solamente 2.500 hombres para su defensa.

Finalmente, luego de seis días de intenso fuego, el 27 de diciembre llevan un nuevo ataque a las posiciones paraguayas y sufriendo grandes pérdidas por la tenaz resistencia que se les opuso, logran tomar el que fue el último reducto de la resistencia paraguaya e inexplicablemente, en vez de afianzar la victoria, los jefes aliados se dirigen hacia Asunción

Poco antes del asalto final, el presidente del Paraguay, mariscal López, al ver que los aliados avanzaban al ataque, huyó en dirección a Cerro León con -sólo cien hombres que se habían salvado de la masacre y así, en Itá-Ibaté, se desmoronó completamente el poder del dictador paraguayo.

Hasta ese día, las  tropas argentinas comandados por el general JUAN ANDRÉS GELLY Y OBES, no habían tomado parte en los combates que se dieron en este punto, sin embargo ellas, estaban destinadas a dar al mariscal López el golpe de gracia, pues fueron las primeras en marchar al asalto y a la División del general IGNACIO RIVAS le cupo la gloria de ser los primeros en entrar en esa plaza. La resistencia de los paraguayos en esta acción fue, como siempre, tenaz y heroica y la Historia la conoce como “el suicidio de un pueblo”,  dadas las características sangrientas de esa acción  y la participación que tuvieron en ella hasta los niños y los ancianos paraguayos.

3 Comentarios

  1. Juan Barrios

    Excelente relato, despojado de fervores y honesto por reconocer la bravura del oponente. Me deja un sabor agridulce por tanta muerte quizás innecesaria.

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Me atrevo a repetir sus palabras, pero sacándole la palabra «quizás», porque fue absolutamente innecesaria, inmoral y carente de toda explicación racional.

      Responder
  2. Anónimo

    Qué gloria puede haber en un GENOCIDIO, perpetrado por tres naciones contra una. Dos potencias del momento como Argentina y Brasil y un satélite esbirro como Uruguay. Contra un Paraguay, totalmente «bloqueado» por los invasores, que supo defenderse con heroísmo sin par durante cinco años. Mientras Inglaterra, el otro SOCIO de la Alianza, seguía proveyendo de armas a los aliados, violando todas las leyes de la guerra. Y ni hablar de la cantidad de «mercenarios» que lucharon en las filas de los aliados, solo por la paga y el botín. VERGÜENZA, es lo único que causa como Argentino, saber de esta guerra. Por eso es que fue ocultada prácticamente de los libros de historia del país.

    Responder

Responder a Juan Barrios Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.