LOS ARBITRIOS

Los arbitrios eran las tasas que se pagaban por la prestación de un servicio público como ser alumbrado, barrido y limpieza y su costo dependía de la ubicación, destino y jerarquía de los bienes asistidos.

«En la muy noble y muy leal ciudad de la Santísima Trinidad, puerto de Santa María de Buenos Ayres, a 11 días de abril de 1752 años, el muy ilustre Cabildo, Justicia y Regimiento de ella…… “Dijeron que mediante la imposición de arbitrios, fue precisada de la urgentísima necesidad de defender el país y que para regular la contribución, así con las carretas que llevan fardos y petacas con mercaderías, se hizo el cómputo de que correspondiese a diez pesos a cada carreta. Guárdese lo proveído, especialmente cuando el arbitrio impuesto sobre los cueros es por ahora inútil por la prohibición de las matanzas de reses y los arbitrios restantes, no alcanzan para pagar los gastos ni de una compañía. Es preciso entonces, establecer prontamente dos, a lo menos, pues se debe estar atentos debido a la invasión que han hecho en estos días los indios, ejecutando robos, muertes y cautiverios y esto a distancia de 10 leguas de esta ciudad. Y hay noticia que se está aprontando una gran porción de indios para hacer una gran invasión, según declara un cautivo que se ha huído de entre ellos, que formaban un cuerpo en el monte de las Salinas (Memorias del antiguo Cabildo de Buenos Aires”. Archivo General de la Nación).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *