CONFRONTACIÓN CON LOS ABORÍGENES EN LA ARGENTINA (1493/1887)

La confrontación con los pueblos originarios de América, comenzó en el mismo momento en el que CRISTÓBAL COLÓN desembarcó en estas tierras en 1492, como pasó en absolutamente todos los escenarios del mundo y en todas las épocas, cuando llegan extraños a un lugar, causando miedo a lo desconocido y provocando cambios en lo que es rutina de vida de quien los ve llegar. (ver El aborigen y su problemática).

El 12 de octubre de 1492, la llegada de esas extrañas embarcaciones a las costas de Santo Domingo y la presencia de esos no menos extraños personajes que bajaban de ellas,  debió haber causado sin duda, primero sorpresa ante lo inesperado, luego temor hacia lo desconocido y finalmente preocupación por no saber qué hacer. Pero superados esos primeros momentos de incertidumbre, esa gente sencilla, supersticiosa y que vivía de lo que la madre tierra le proporcionaba, que criaba a sus hijos como lo habían hecho sus antepasados y que guerreaba solamente con gente parecida a ellos mismos, que hablaba su mismo idioma y que tenía sus mismas armas, comenzaron a acercarse y quizás por señas, cambiaron los primeros y tímidos saludos.

Pero las cosas no siguieron bien y comenzaron los enfrentamientos. En un principio, éstos fueron el resultado de la lógica y comprensible actitud de los “dueños de la tierra” ante quienes violaban sus derechos de posesión y atentaban contra sus modos de vida, costumbres y tradiciones, pero más pronto, el temor a lo desconocido, la subestimación de los nativos, la ignorancia, la soberbia y la codicia ensombrecieron esta relación y así comenzó una confrontación, que como decimos en otra parte de esta página, provocó la desaparición de unos y el repudio y la vergüenza para otros.

Según algunos historiadores, esta confrontación comenzó en diciembre de 1493, con la destrucción del “Fuerte Natividad, otros opinan que fue la muerte de Solís en 1515, lo que inició la violencia. A continuación un listado ordenado cronológicamente de algunos de los principales hechos que la identifican, permitirá al lector entrar en ese mundo de terror, hoy incomprensible y vergonzoso, que tuvo como contrapartida el hecho de que  a pesar de este permanente enfrentamiento entre los españoles y los indios, algunos indígenas solían trabajar en las estancias españolas, mezclándose con europeos, negros y otros indígenas, dando, con este proceso de mezcla de razas, al arquetipo del criollo argentino, conocido en el mundo entero como «el gaucho».

02/12/1493
CRISTÓBAL COLÓN LLEGA POR SEGUNDA VEZ A AMÉRICA. Desembarca nuevamente en “La Española” (hoy República de Haití) y descubre que el “Fuerte Natividad” que había fundado en su primer viaje, estaba totalmente destruído y su población desaparecida. Decide entonces fundar un nuevo asentamiento y se desplaza unas pocas leguas más al sur del fuerte destruido.

20/06/1498
El rey de España ordena devolver a América los aborígenes llevados por Colón y ponerlo preso a éste. Fernando VII ordenó que se regresara a su tierra y se pongan allí  en libertad a los indígenas americanos que se habían traído a España como esclavos. La mayoría se había vendido en Sevilla y Andalucía y debían ser devueltos a América en el viaje del comendador FRANCISCO DE BOBADILLA que, además tenía la misión de apresar a Colón y regresarlo a España

27/12/1512
Primer Estatuto jurídico destinado a legislar a los pueblos sometidos. En esta fecha se publican las “Leyes de Burgos”, un Estatuto que constaba de 35 Leyes por las que se determinaba que los indígenas sólo podían ser obligados a trabajar en condiciones humanas, asegurando su descanso y la posibilidad de que explotaran sus propias parcelas (ver ampliado en Crónicas)

02/02/1516
MUERTE DE SOLÍS. JUAN DÍAZ DE SOLÍS, luego de descubrir el Río de la Plata, recorre la costa oriental (hoy República Oriental del Uruguay), penetra en el río Yruguay, llega hasta el Paraná Guazú y toca una Isla que llama Martín GARCÍA (en homenaje a un marinero español de ese nombre muerto y enterrado en ella). Quiso entonces reconocer el país cuyas costas bañaban estas aguas y tomar posesión de estas tierras. Junto con seis hombres desembarcó en la costa uruguaya en el lugar que hoy ocupa el Departamento Maldonado, al que dio el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria y allí fue atacado por los indígenas. Ante el horror de la tripulación que observaba los hechos desde las naves, Solís y sus hombres fueron asesinados, descuartizados y devorados en una práctica ritual.

RESISTENCIA DE LOS ABORÍGENES (1516/1806) – El arcón de la historia Argentina

23/12/1527
SEBASTIÁN GABOTO mientras recorre el río Paraná, es acosado por los “timbúes”, que temerosos de estos extraños, les negaban todo auxilio y los hostigaban permanentemente. Para impedirles que continuaran río arriba, instalaron 300 canoas que bloquearon su paso y GABOTO debió apelar al uso de la fuerza para continuar su marcha. Extrañamente, luego de ser vencidos, los “timbúes”, ofrecieron su amistad a los expedicionarios y les regalaron varios, trozos de plata, asegurándoles que ese metal abundaba en los países situados al Noroeste.

18/031528
GABOTO y DIEGO GARCIA DE MOGUER, deciden remontar el río Paraná en busca de los tesoros que creen encontrar en el norte de esos territorios, y son hostigados por las tribus ribereñas en todo su recorrido.

31/031528
Desde Santa Ana, en el Alto Paraná, la flotilla de GABOTO volvió hasta el río Paraguay y lo exploró hasta los 25º y cuando un grupo enviado para explorar fue asesinado por los guaraníes, Gaboto decidió regresar al fuerte Santi Spíritus.

01/09/1529
El “FUERTE SANCTI SPÍRITUS” es atacado y totalmente destruido por los aborígenes “timbúes”. En el amanecer de ese día y todavía ausente del lugar SEBASTIÁN GABOTO, el “Fuerte Sancti Spíritus” fue sorpresivamente asaltado, tomado e incendiado por los nativos , sin que pudiera evitarlo la escasa guarnición de 77 soldados que habían sido dejados para custodiarlo al mando del capitán GREGORIO CARO. Los indígenas, se vengaban así de los malos tratos a los que los sometía Gaboto y sus hombres. Solamente 50 hombres de la guarnición del Fuerte lograron escapar de la matanza que siguió a la toma del Fuerte.

1531
El navegante portugués PEDRO LÓPEZ DE SOUZA, mientras explora el río Uruguay, es hostigado por los charrúas y obligado a retirarse.

10/02/1536
Los “querandíes” y los “guaraníes”, aborígenes de la región, durante dos semanas proporcionan víveres frescos y agua a los hombres de Mendoza, pero ante el mal trato que sufrían por parte de éstos, suspendieron las entregas y una comisión que fue a reclamárselos, volvió apaleada y con las manos vacías.

03/03/1536
Ante la escasez de alimentos que agobiaba a la población de Buenos Aires, el adelantado PEDRO DE MENDOZA envía al galeón “Santa Catalina” al mando de GONZALO DE MENDOZA y al piloto GONZALO DE ACOSTA al Brasil en busca de provisiones, pero regresan sin haber podido traer nada, debido al acoso de los indígenas “timbúes”.

15/06/1536
Combate de Corpus Christi. Una fuerza de 300 soldados, algunos de ellos montados a caballo, al mando de DIEGO DE MENDOZA, enviada al Delta del Paraná por el Adelantado PEDRO DE MENDOZA para conseguir provisiones para los pobladores de Buenos Aires, se enfrenta con la resistencia de tribus locales y hace estragos en las fuerzas nativas y en la refriega mueren 38 soldados españoles, incluyendo a su jefe DIEGO DE MENDOZA.

24/06/1536
Ataque a Buenos Aires. Descontentos con el trato que recibían de los españoles, los indígenas se muestran hostiles y comienzan el trágico asedio de Buenos Aires y este será el fin de la ciudad fundada por PEDRO DE MENDOZA. Durante 15 días los “Querandíes” sometieron  a un feroz ataque con flechas, con las que logran quemar la mayoría de sus construcciones y algunas de sus naves

15/07/1536
Un grupo de 400 españoles es exterminado por los “querandíes” en la acción de “Luján” y el 21 de diciembre del mismo año, Buenos Aires es incendiada y sus pobladores obligados a abandonarla, por los mismos indígenas.

02/01/1538
Muerte de JUAN DE AYOLAS. Ayolas desiste de continuar en la búsqueda de la “Sierra del Plata” y decide regresar a Asunción. En enero de 1538 llega  a la “Candelaria” con las escasas muestras “del tesoro” obtenidas en su expedición y en esas circunstancias es emboscado por una partida de aborígenes “payaguás” (pueblo aborigen que habitaba en las costas del río Paraguay), y muerto a garrotazos, junto con 80 de sus hombres.

03/02/1539
Un ejército de dos mil “timbúes” y otras parcialidades, después de un sitio de varios días asaltaron el Fuerte de “Corpus Christi”, fundado por el capitán JUAN DE AYOLAS en 1536, en un paraje próximo al actual pueblo de Coronda, provincia de Santa Fe. Los nativos fueron rechazados con grandes pérdidas, pero luego de matar a 50 españoles entre los que se hallaban varios de sus jefes.

15/10/1542
ÁLVAR NÚÑEZ CABEZA DE VACA, Como Teniente Gobernador de Asunción,  debió reprimir insurrecciones de  los indígenas de las tribus de los “agaces” y los “guaycurúes”.

18/10/1542
Lo inhóspito del lugar, la agresividad de los pobladores de esos territorios y la escasa posibilidad de conseguir alimentos, fuerzan que sea abandonado el recientemente fundado pueblo de “San Juan”.

1553
PEDRO DE VALDIVIA es muerto por los “mapuches” en Neuquén.

1557
RUY DÍAZ DE MELGAREJO funda la “Ciudad Real”, en la costa del Río Paraná, tres leguas al norte de la Villa de Ontiveros, luego de despoblar a esta última, impotente para resistir los ataques indígenas y para contar con alimentos suficientes

1558
Nueva expedición de NUFRIO DE CHAVES. Esta vez, acompañado por HERNANDO DE SALAZAR y llevando 160 colonos, con la intención de fundar un nuevo pueblo en el territorio de los “xarayes” al norte de Asunción, pero debe regresar ante la hostilidad de los indígenas y la deserción de 90 de sus expedicionarios.

24/06/1558
JUAN PÉREZ DE ZURITA, Teniente Gobernador del Tucumán, Juries y Diaguitas por orden del gobernador de Chile, GARCÍA HURTADO DE MENDOZA, funda la ciudad de “Londres de la Nueva Inglaterra”, en el valle de “Quinmivil” en la actual provincia de Catamarca, población que luego fue varias veces destruida por los aborígenes y refundada

24/07/1558
El gobernador de Asunción, FRANCISCO ORTIZ DE VERGARA debe combatir con los aborígenes que someten a un duro asedio a la ciudad y recién en mayo de 1560, éstos, luego de ser vencidos en una última batalla librada el 3 de mayo de este año, se sometieron a la autoridad real.

00/06/1564
El Gobernador del Tucumán, FRANCISCO DE AGUIRRE parte desde Copiapó y se dirige hacia el Valle Calchaquí para doblegar a los indígenas hostiles, pero se le dificulta mucho la tarea, por la belicosidad de sus oponentes. Somete a medias a estas tribus insurrectas y decide edificar una nueva ciudad sobre las ruinas de “Cañete de Ibatín”, fundada en 1560 por PÉREZ DE ZURITA y destruída por los indígenas.

1565
El Capitán MARTÍN DE ALMENDRAS, enviado por el Presidente de la Audiencia de Charcas, enemigo declarado de FRANCISCO DE AGUIRRE, con la misión de reemplazarlo, se ve envuelto en una lucha con los “omaguacas” y perece en combate, por lo que su tropa siguió viaje desde Esteco hasta Santiago del Estero, donde su puso bajo las órdenes de Francisco de Aguirre.

00/12/1568
Llegan a Asunción el nuevo Teniente Gobernador, FELIPE DE CÁCERES  y un importante grupo de colonos. Venían desde el Alto Perú, trayendo ganado vacuno y ovino y eran escoltados por JUAN DE GARAY al mando de un destacamento de 60 hombres. Informan que durante el trayecto, debieron combatir con los aborígenes y que en uno de esos encuentros, fue muerto el Teniente de Gobernador de Asunción, NUFRIO DE CHAVES.

19/11/1573
Primeras “encomiendas”. El Gobernador del Tucumán, Juries y Diaguitas y fundador de la ciudad de “Lea”, en el Perú, y de “Córdoba de la Nueva Andalucía”, en lo que es hoy nuestro territorio, GERÓNIMO LUIS DE CABRERA, distribuyó numerosas “cédulas de encomienda” y se asignó a ellas, a gran cantidad de caciques e indígenas radicados en los valles de Quilino y de la Punilla.

05/05/1577
En virtud de los acontecimientos a que dieron lugar los excesos cometidos en Santa Fe por el gobernador interino del Río de la Plata, DIEGO ORTIZ DE ZÁRATE Y MENDIETA, durante la revuelta de los indígenas que comandados por el cacique “OBERÁ”, exigían “liberar a su raza de la dominación española”, presentó su renuncia de Teniente de Gobernador de esa ciudad, el capitán FRANCISCO DE SIERRA, pero el Cabildo la rechazó.

28/10/1578
Asalto a la ciudad de Tucumán. Estando ausente en campaña, el Gobernador de Tucumán, GONZALO DE ABREU Y FIGUEROA, la ciudad de Tucumán, donde solo habían quedado dieciocho soldados y las mujeres y niños que la habitaban, los indígenas de la región, sabiendo esta circunstancia, al amanecer de ese día, un gran número de guerreros, capitaneados por el gigantesco y temible cacique GAHUAN, atacó por sorpresa a la población y logró incendiarla, antes de que el Teniente de Gobernador GASPAR DE MEDINA, apercibido del ataque, saliera a enfrentarlo con la guarnición. Muerto en combate singular el cacique GAHUAN, los indígenas se retiraron.

1580
Primera reducción de indígenas en el Paraguay. Se establecen los primeros poblados (“Reducciones”) de indígenas en “Los Altos”,  territorio que hoy es el Paraguay.

1581
JUAN DE GARAY incursiona 70 leguas al sur después de refundar Buenos Aires y llega a los territorios donde hoy se encuentra la ciudad de Mar del Plata y es permanentemente hostilizado por los “querandíes” (pampas), con quienes libra varios enfrentamientos. En 1583 el sargento mayor JUAN RUÍZ DE OCAÑA, perteneciente a la expedición de GARAY se bate con el cacique guaraní TELEMONIÁN CONDIÉ, que se resiste a la presencia de los españoles “en su tierra” y marchando hacia Santa Fe, el mismo GARAY es lanceado durante un entrevero con los indígenas del lugar.

21/03/1583
Muerte de JUAN DE GARAY. Estando acampado con sus hombres, a unas 40 leguas de Buenos Aires, mientras dormían, los aborígenes se les echaron encima y dieron muerte con golpes de “macana” a  GARAY y a 12 de sus hombres, mientras otros 12 fueron cautivos y los demás, todos heridos

00/03/1589
Los “guaraníes” atacan Corrientes y matan y hieren a numerosos  colonos.

00/05/1590
La ciudad de Concepción, fundada el 15 de abril de 1585 por ALONSO DE VERA Y ARAGÓN, es atacada por los “abipones” que matan algunos pobladores y le ponen sitio para doblegar por hambre a la ciudad hasta que HERNANDARIAS acude en auxilio de los sitiados y logra poner en fuga a los atacantes..

1594
PEDRO DE MERCADO Y PEÑALOZA, como Gobernador del Tucumán, debe enfrentar graves alzamientos de los “diaguitas” y “calchaquíes”.

00/03/1598
El Gobernador del Río de la Plata HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA al mando de 80 hombres acude en auxilio de la población de Corrientes que a principios de ese mes había sido atacada por los “guaraníes” y luego de escarmentar a los belicosos indígenas, dispone la fortificación de la ciudad.

29/11/1603
HERNANDARIAS convoca a un Sínodo en Asunción y allí promulga las Ordenanzas que protegerán a los indígenas del abuso al que los somete “la mita”. Dicta disposiciones en defensa de los aborígenes y establece que a los aborígenes se les enseñe en lengua guaraní la Doctrina y el Catecismo Cristiano. Fundó las primeras “reducciones” (poblamientos) de la Compañía de Jesús y estableció las primeras escuelas en el territorio.

29/12/1603
HERNANDARIAS DISPONE UN MEJOR TRATO PARA LOS INDÍGENAS. Se leyeron públicamente en la ciudad de Santa Fe y se juró acatamiento a las ordenanzas dictadas en Asunción por el Gobernador HERNANDO ARIAS DE SAAVEDA destinadas a mejorar las condiciones y el tratamiento de los indígenas, cruelmente expoliados y maltratados por los “encomenderos”.

00/10/1605
HERNANDO ARIAS DE SAAVEDRA, realiza una expedición hacia la Banda Oriental y pudo llegar hasta el sur del Brasil. Combatió contra los “charrúas”

1606
Los siete caballos y las cinco yeguas que quedaron vivos luego de que DOMINGO MARTÍNEZ DE IRALA ordenara el despoblamiento de Buenos Aires, se dispersaron. Y ya en libertad, con buenos pastos y sin predadores a la vista, se multiplicaron enormemente y esas grandes manadas, atrajeron la codicia de los habitantes originarios y hasta de los araucanos y mapuches, que se decidieron a atravesar la cordillera, donde además de caballos, tenían a la mano, fabulosas praderas e ingentes manadas de vacunos cimarrones, dando comienzo a las primeras correrías que se registran al sur de Cuyo

1609
Comienza la caza salvaje del ganado cimarrón y en busca de ellos, los indios “pampa” saquean la zona sur de la provincia de Córdoba, hasta que son echados por una partida al mando del teniente LUIS DEL PESO  En 1627, como represalia  por los malones que efectuaban los “pehuenches” al sur de Chile, el capitán español JUAN FERNÁNDEZ los batió al norte del río Neuquén.

11/06/1627
FELIPE DE ALBORNOZ, asume como nuevo Gobernador del Tucumán (1627-1637) y desde ese mismo momento, sus actitudes, desatan  la rebelión de los indígenas. Era costumbre que los aborígenes que tenían buenas relaciones con los españoles, representados por sus caciques,  le dieran la bienvenida a los gobernantes que llegaban. Cuando asumió Albornoz, sin comprender aún, los miedos o sospechas que le provocara al recién llegado, la presencia de estos personajes, los mandó azotar y cortar los cabellos. Esta afrenta indignó a los indígenas y el cacique CHELEMÍN, cuyo hijo había sido una de las víctimas, sublevó a los “calchaquíes” que sitiaron las poblaciones españolas, devastaron sus sembrados, se llevaron sus ganados, incendiaron los campos y tomaron cautivos a sus mujeres y niños (primera sublevación “calchaquí”), terrible contienda que, con distintas alternativas se prolongó hasta 1666.

1630
Primer alzamiento de los Calchaquíes. En el Tucumán se inicia una serie de revueltas indígenas calchaquíes y diaguitas que recién finalizarán el 1666.

1632
La ciudad de Concepción del Bermejo, fundada en abril de 1585 por ALONSO DE VERA Y ARAGÓN, apodado “Cara de Perro”, es asaltada y totalmente destruída por los indígenas.

1632
Los indígenas “andalgalás” comandados por el cacique CHELEMÍN desvían el río Quinmivil y asedian a la ciudad de Londres (II), obligando a sus pobladores a abandonarla para dirigirse a La Rioja.

1632
Debido a la hostilidad de los aborígenes, son despoblados los asentamientos de Guadalcázar y Guadalupe, establecidos en 1627 y 1631 respectivamente.

1635
Se estima que para esta fecha, luego de las incursiones llevadas a cabo por el Teniente de Gobernador de Salta, PEDRO DE MERCADO, los “calchaquíes” fueron finalmente dominados.

1638
El Gobernador del Río de la Plata, MENDO de la CUEVA Y BENAVIDES, con una tropa de 100 españoles y 900 indígenas “amigos” realizó una campaña contra los “caracás”, indígenas de la raza “guaraní” que vivían a orillas de la laguna Caracá (hoy esteros del Iberá) al noeste de Corrientes, que dio por resultado el alejamiento transitorio de las tribus hostiles.

1649
El capitán español LUIS PONCE DE LEÓN bate a una partida de aborígenes belicosos en cercanías del lago Huechulafquen y cuando el jesuita español DIEGO ROSALES, rescatando al cacique vencido, junto con 40 de sus hombres que habían quedado cautivos de ROSALES, los lleva devuelta a su toldería, es obligado a retirarse en medio de la hostilidad de toda la tribu.

20/02/1653
TRASLADO DE SANTA FE. A fin de poder defenderse mejor de los ataques de los indígenas del Norte y autorizados oficialmente por el gobernador JACINTO DE LARÍZ con fecha diciembre de 1652, los vecinos de Santa Fe iniciaron el traslado de la ciudad, desde las orillas del arroyo Cayastá, donde la había fundado JUAN DE GARAY el 15 de noviembre de 1573, al sitio que ocupa actualmente, levantándose nueva acta de fundación y mensura de las tierras a repartirse entre los pobladores. La operación terminó siete años después, en 1660.

1657
El corregidor de Cuyo, maestre de campo MELCHOR DE CARVAJAL Y SARAVIA rechaza un ataque de los pehuenches  y los persigue luego hasta el río Atuel.

23/09/1658
El gobernador de Tucumán, ALONSO DE MERCADO Y VILLACORTA, con muy poca gente, fue rodeado por la indiada calchaquí mandada por PEDRO BOHORQUEZ, en el fuerte de San Bernardo, a pocas leguas de Salta, y después de combatir varias horas consiguió un triunfo total, por lo cual los indígenas tuvieron que retirarse con muchas pérdidas, siendo erradicados luego todos miembros de esa comunidad, fuera del territorio del Tucumán.

1659
Después de vence a los indígenas en el Fuerte de San Bernardo (Salta),  y de dominar a los “Quilmes” y a los “Hualfines”, el Teniente Gobernador del Tucumán ALONSO DE MERCADO Y VILLACORTA somete finalmente a los “calchaquíes”.

27/05/1659
Un fuerte contingente de indígenas “Chaguahazaques” sorprendieron un campamento de españoles en las proximidades del río Paraná Mini y lo destruyeron completamente, matando a su jefe, el capitán SEBASTIÁN DE AGUILAR y a varios de sus soldados, llevándose luego algunos cautivos y todos los caballos, armas y pertrechos de la expedición.

1659
Puelches y pehuenches, pertenecientes a la tribu del cacique TANAQUEUPÚ, de reconocida crueldad, asuelan la región sur de las provincias de Córdoba y San Luis y unidos luego con los “boroganos”, venidos desde Chile, incursionan por los llanos de la provincia de Buenos Aires.

21/09/1662
Los indígenas “charrúas” invaden las estancias de Santa Fe y se apoderan de muchos elementos destinados a una expedición contra los aborígenes del norte, pero son luego vencidos y despojados del botín que habían arrebatado.

01/12/1862
Cuatrocientos aborígenes arrasan los aledaños de Santa Fe

1664
Durante el gobierno del Corregidor de Cuyo JUAN CARRETERO DE LA VEGA, los “puelches”, aliados con los “araucanos”  llevan un gran ataque que llega hasta las inmediaciones de donde hoy está la provincia de Mendoza

1665
Un ofensa inferida a algunos de los caciques, provocó un tercer alzamiento de los indígenas, que fue rápida y violentamente reprimido por el Gobernador MERCADO Y VILLACORTA, que luego de vencerlos, a unos 11.000 de ellos los desalojó de sus valles y los distribuyó por distintos lugares lejanos del país, entregando  sus tierras a los españoles. Después de nueve meses de esta campaña contra los “calchaquíes”, se dedicó a someter a los temibles indígenas del Chaco, estableciendo numerosos fortines en la frontera, hasta que finalizado su mandato, en 1670 regresó a España.

1666
GASPAR DE VILLARROEL, regidor de la provincia de Valdivia (Chile), cruza la cordillera y sale en persecución de indios que cometían desmanes al sur de Neuquén.

1672
Comienzan los malones de indios en el sur bonaerense : los “pampas”  atacan establecimientos ganaderos cercanos al arroyo de Tandil  y la sierra de Volcán. En 1700 los padres jesuitas VAN DER MEEN, JUAN JOSÉ GUGLIELMI y FRANCISCO ELGUEA son muertos por los aborígenes mientras éstos predicaban en los faldeos de la cordillera neuquina.

1673
El Gobernador de Tucumán ÁNGEL DE PEREDO, emprende una expedición al Chaco para someter a los “mocovíes” y funda el “Fuerte Santiago de Peredo”, cerca del río Bermejo.

1700
Los padres jesuitas VAN DER MEEN, JUAN JOSÉ GUGLIELMI y FRANCISCO ELGUEA son muertos por los aborígenes mientras éstos predicaban en los faldeos de la cordillera neuquina.

1704
Durante el gobierno del corregidor PABLO GIRALDEZ DE ROCAMORA, los “pehuenches”, del centrosur de Chile, someten a los pacíficos huarpes”, cruzan la cordillera y se unen a las tribus de esa etnia que habitaban en Mendoza.

1711
“Vaqueadores” españoles  fueron atacados y asesinados por “aucas” chilenos.

1712
“Pehuenches” y “huiliches” saquearon la ciudad de San Luis.

1713
En un nuevo ataque de los «pehuenches»,  incendian San Luis.

1714
El Cabildo de Buenos Aires pidió al gobernador  ALONSO DE ARCE Y SORIA que:(…) se contengan los Yndios Aucas (…) que lastimosamente han ocasionado y ocasionan, y anualmente están excutando los Yndios de la jurisdicción del Reino de Chile, en las tierras realengas de esta ciudad.

1715
EL Cabildo de Buenos Aires reiteró el pedido de repeler: (…) a los Yndios Aucas que han invadido la jurisdicción de la provincia y asolado los campos. Por esa misma época, preocupadas por la violencia extrema que se vivía en esos territorios ubicados en la llamada “Frontera Sur” con lo indígenas y las dificultades que esa peligrosa presencia, ocasionaba a sus partidas de caza, las autoridades españolas construyeron una línea de fortines  cercana a Buenos Aires y Córdoba, para avanzar con la ocupación de las tierras dominadas por los aborígenes e incrementar así las zonas aptas para las “vaquerías”..

1716
Se firmó un Tratado de Paz entre los caciques YAHATTI y MAYUPULQUIYÁ y el gobernador de Buenos Aires, por lo que pudo realizarse la primera expedición a las Salinas Grandes, en busca de sal, mineral sumamente necesario para el salado y la conservación de la carne.

03/01/1718
Cincuenta y ocho pobladores de la provincia de Santa Fe, decididos a terminar con las tropelías de los indígenas salen en persecución de una partida de “mocovíes” y “abipones” que unidos, habían asaltado sus posesiones, matando a toda la guarnición y pasando a degüello a sus jefes, los capitanes AMBROSIO DE ALZOGARAY y JOSÉ DEL PESO MONTIEL. Los alcanzan al llegar al arroyo Cululú, en proximidades de la ciudad Santa Fe y luego de derrotarlos, recuperan el ganado que se les había robado.

1720
En Cuyo, durante el gobierno del corregidor TOMÁS DE LA LIANA, llegan los ranqueles procedentes de Chile hasta las fronteras de Mendoza y San Luis y extienden sus malones hasta Córdoba y Buenos Aires

1720
A mediados de ese año, aborígenes “aucas”, llegados desde Chile,  atacaron las poblaciones de Las Pulgas, Morros y Santa Bárbara en San Luis.

13/06/1721
El Maestre de Campo ANTONIO MÁRQUEZ MONTIEL al frente de un escuadrón de caballería sus fuerzas, que se unió a otros dos que mandaron las provincias de Corrientes y Santiago del Estero, salieron a escarmentar a una indiada que permanentemente hostigaba a los pobladores de Santa Fe.

1725
Se intensifican las incursiones de los “tobas”, “mocovíes” y “abipones”, principales ejecutores de una acción violenta contra la ocupación de “sus territorios” por parte de los españoles.

1730
Los enfrentamientos se renovaron, intensificándose los ataques a los poblados en la frontera sur.

1735
Aparecen los primeros “malones” en lo que era el “centro” de la Provincia del Río de la Plata, realizando atrevidas “entradas” en diversos poblados y estancias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

05/01/1735
Los indígenas “abipones” invadieron el valle de Salta, incendiaron los precarios asentamientos de los españoles y cometiendo toda clase de atrocidades, se llevaron numerosas “cautivas”, alimentos y armas.

29/09/ 1737
Los “pampas”, ya araucanizados, atacaron a las poblaciones de la zona del Salado y Arrecifes y robaron gran cantidad de animales. El Gobernador de Buenos Aires, MIGUEL DE SALCEDO envió una expedición “punitiva” que habiendo encontrado un poblado indígena, mató a su cacique “TOLMICHIYÁ” y a todos los hombres de su toldería. En represalia, el cacique “CACAPOL” con unos 2.000 indígenas entró al territorio que hoy ocupa “Magdalena”, arrasando con todo lo que encontraba, llegando hasta unas seis leguas de Buenos Aires. Simultáneamente, su hijo “CANGAPOL”, con 4.000 indígenas destruyó todo lo que encontró en la zona de Luján, arreó el ganado, mató a los hombres y se llevó cautivas a todas las mujeres.

1738
El gobernador  de Buenos Aires, MIGUEL DE SALCEDO, expulsó a las tribus de los caciques MAYULPILQUI y TALHUET del territorio al sur del río Salado, lo que provocó que como reacción de los aborígenes pampas, éstos convocaran a los aucas, quienes lanzaron un malón compuesto por 2.000 guerreros contra los pagos de Areco y Arrecifes. Los españoles reaccionaron y llevaron un ataque contra los toldos del cacique CALELIÁN, dándole muerte a este junto a numerosos de sus guerreros. Más tarde, en 1739, el hijo de CALELIÁN vengará su muerte, atacando las estancias del pago de Luján, matando a muchos blancos, tomando cautivos y arreando miles de cabezas de ganado y fueron vanos los esfuerzos que realizara una milicia que compuesta por 600 hombres, se lanzó en su búsqueda para castigarlo.

1739
Comienzan a instalarse en la Pampa (y lo harán hasta 1753) los misioneros jesuitas (de la Compañía de Jesús).

1740
JUAN DE SANTISO y MOSCOSO, Gobernador del Tucumán, convocó a las milicias de la Provincia y realizó una “entrada” en el Chaco contra los “matacos”, rescatando numerosas cautivas que estaban en poder de los indígenas.

1740
El cacique pampa CANGAPOL organizó una confederación de “pampas”, “huilliches”, “pehuenches”, “aucas” y “tehuelches” integrada por  unos 4.000 guerreros y  atacó en noviembre de ese año,  los poblados de Fontezuelas, del río Luján y el pago de La Matanza, llegando hasta siete leguas de Buenos Aires  y el 26 de noviembre del mismo año, cayó un malón sobre Magdalena, llegando esta vez, hasta la  Ensenada del Barragán dando muerte a más de 100 de sus pobladores, tomando muchos cautivos y provocando grandes daños materiales.

1740
En el sur de Buenos Aires, los “malones” devastan “Fontezuelas”, Luján y Matanza, llegando hasta siete leguas de Buenos Aires y el pago de Magdalena sufre un feroz ataque que causa más de 100 muertos entre sus pobladores, muchos cautivos y grandes daños materiales.

1740
Es martirizado el misionero domínico JOSÉ MANSILLA por aborígenes de la provincia de Buenos Aires.

1741
El Gobernador del Tucumán JUAN DE SANTISO Y MOSCOSO acuerda la paz con el cacique “Bravo”, líder de los “pampas”, quien se compromete a detener las incursiones de los “aucas”

19/07/1741
El cacique CANGAPOL, desconociendo el Tratado de Paz que firmara con el gobernador del Tucumán, JUAN DE SANTISO Y MOSCOSO, atacó nuevamente el pago de Luján.

25/07/1741
Un aviso enviado desde  Mendoza, alertó a Buenos Aires,  que el cacique BELGAMAIN había invadido el sur de Córdoba,  por lo que el Cabildo de Buenos Aires, decidió enviar al maestre de campo CRISTÓBAL CABRAL para buscar  la paz con los pampas. Luego de largas y difíciles tratativas, finalmente en 1742, se firmó un Tratado de Paz con el cacique pampa CANGAPOL, quien fue reconocido como autoridad máxima de los pampas y custodio de la frontera establecida al sur del río Salado.

1742
Las matanzas llevadas a cabo en 1740 por los indígenas en Luján, San Antonio de Areco y Magdalena, deciden al gobernador de Buenos Aires, ORTÍZ DE ROZAS a buscar un acuerdo con las tribus hostiles, para que cesen en sus ataques, garantizándoles que no serán hostilizados y que se les atenderá en sus necesidades de alimento, pero fracasa en la intentona.

1743
JUAN ALONSO ESPINOSA de los MONTEROS, es nombrado Gobernador del Tucumán (1743-1749) por FERNANDO VI. Cuando asumió el cargo ya era de edad muy avanzada y su salud se hallaba quebrantada. Fue muy querido por la población.

1744
El Gobernador de Buenos Aires, DOMINGO ORTIZ DE ROZAS derrotó a los indígenas que atacaban las poblaciones de la frontera con Luján y a los que toma prisioneros, los manda a trabajar en las obras de Montevideo.

28/07/1744
Doscientos “pehuenches” chilenos atacaron Cañada de la Cruz y otra vez Luján y fueron perseguidos por CRISTÓBAL CABRAL quien logró darles alcance y recuperar lo robado.

1745
El maestre de campo JUAN DE SAN MARTÍN fundó la Guardia del Zanjón en el pago de Magdalena.

1745
El Gobierno de Buenos Aires dispone la instalación de fortines para defender sus fronteras, pero el plan fracasa debido a las numerosas deserciones que se producen por la hostilidad de los aborígenes y por la precariedad de medios de subsistencia para sus guarniciones.

1745
A principios de este año, el hijo del cacique  CALELIÁN asaltó las estancias de Lujan, fue capturado y el gobernador de Buenos Aires, DOMINGO ORTÍZ DE ROSAS lo envió a trabajar en las obras de Montevideo, muriendo en el viaje.

00/04/1745
En abril y agosto de este año, los “serranos” malonearon sobre Pergamino y en diciembre, nuevamente  sobre Magdalena.

1747
Durante el gobierno de JUAN ALONSO ESPINOSA DE LOS MONTEROS, se produjo una gran invasión de indígenas “abipones” que comandados por el caudillo BENAVÍDEZ”, invadieron la Provincia de Tucumán, asolando además las campañas de Santiago del Estero y Córdoba y asaltando las tropas de carretas que viajaban entre Buenos Aires y Córdoba, camino del Alto Perú.

1747
JUAN ALONSO ESPINOSA de los MONTEROS, Gobernador del Tucumán, dispone una importante operación ofensiva para detener una gran invasión de indígenas “abipones” que comandados por el caudillo BENAVÍDEZ”, habían invadido la Provincia, asolando las campañas de Santiago del Estero y Córdoba y asaltando las tropas de carretas que viajaban entre Buenos Aires y Córdoba, camino del Alto Perú. Vencidos éstos luego de una extenuante campaña, fundó el “Fuerte San José” en Santiago del Estero y más tarde, también en Salta y Jujuy debió luchar contra los “tobas” y “mocovíes” que lanzaban contínuos “malones” contra los poblados de esos territorios.

1750
Los caciques CANGAPOL y FELIPE YAHATÍ pusieron fin al Tratado de Paz firmado en 1742 y destruyeron las misiones jesuitas de Nuestra Señora de los Desamparados y Nuestra Señora de la Concepción. En agosto de ese mismo año, los serranos atacaron el Zanjón y Magdalena

29/01/1750
Luego de una serie de combates en que fueron vencidos por las tropas santafecinas, al mando del Teniente de Gobernador de Santa Fe, FRANCISCO ANTONIO DE VERA Y MUJICA y del sargento mayor JUAN ESTEBAN FRUTOS, las últimas tribus “charrúas” que quedaban en el territorio de Entre Ríos, se rindieron a discreción a los españoles, poniéndose así fin a una de las luchas más encarnizadas que hayan sostenido los santafecinos contra los antiguos pobladores de estas tierras, entre los cuales se destacaron por su ferocidad y pujanza los célebres e indómitos “charrúas”.

08/04/1751
Un malón asalta, incendia y saquea el pueblo de Pergamino.

13/08/1751
Debido a las amenazas de destruirla lanzadas por el cacique tehuelche CANGAPOL, la Reducción “Nuestra Señora del Pilar”, a pesar de la prosperidad que había alcanzado, debió ser abandonada. Los misioneros y parte de los indios debieron retirarse a la Misión de la Concepción.

1752
Las constantes luchas contra los indígenas en las que se empeñaba el Gobernador del Tucumán, JUAN VICTORINO MARTÍNEZ DE TINEO, causaron la sublevación de las milicias de Catamarca y La Rioja, hecho que se conoce como “la rebelión de los campesinos”. Los hombres reclutados y ya listos para marchar hacia la frontera de Santiago del Estero con el Chaco, se amotinaron y se dispersaron por toda la Provincia, acompañados por los campesinos en protesta contra el arbitrario servicio militar que los españoles les imponían. A causa de esto, MARTÍNEZ DE TINEO renunció.

00/01/1752
Entre enero y abril de este año, se produjeron tres invasiones indígenas, lo que llevó a que el gobernador de Buenos Aires ANDONAEGUI creara el cuerpo de Blandengues de la Frontera de Buenos Aires, actitud que impulsó a los “serranos” a llevar un nuevo y esta vez devastador ataque contra Magdalena.

1753
La “Misión de Concepción de los Pampas” fue abandonada tras ser atacada por el cacique pampa YAHATÍ y los pocos pampas que en ella habitaban se dispersaron entre los belicosos mapuches.

1753
El cacique CANGAPOL, quizás preocupado por la llegada del cacique “pehuenche” HUELQUIN al mando de sus bravos desde Chile, buscó concertar una nueva paz con los españoles y alertó a éstos sobre la presencia de los chilenos, quienes pronto mostraron sus intenciones, atacando los poblados de la zona del Tordillo en julio de 1753 y Arrecifes en noviembre de ese año.

1754
En noviembre de este año, los “pehuenches” atacaron  Salto y  nuevamente Arrecifes.

1758
Se produce un nuevo ataque de los “serranos” y otro de los “aucas” chilenos a los pagos de Lobos.

1760
Se instala la “Guardia de Samborombón” sobre el río homónimo y ese mismo año la Guardia es atacada por los “tehuelches”.

1769
Durante la “rebelión pehuenche” que tuvo lugar en Chile en 1769, “pehuenches” y “ranqueles” al mando de los caciques LEBIAN y PILMIGERENAN, lanzaron un malón sobre Mendoza y en febrero de 1770 los “pehuenches” realizaron otro, esta vez sin ser acompañados por los ranqueles.

1770
Por disputas internas surgidas entre los “pehuenches” al finalizar la rebelión que protagonizaron en Chile en 1769, un grupo  de ellos, en 1770, cruzó los Andes y se estableció en la zona del río Malargüe (Malalhue), constituyéndose en los “pehuenches de Malargüe

1770
Por orden del virrey VÉRTIZ, el capitán JUAN A. HERNÁNDEZ realiza una expedición punitiva contra aborígenes “tehuelches” que insistían en robar ganado de los establecimientos ubicados al sur de Buenos Aires.

1770
El maestre de campo MANUEL PINAZO firmó un Tratado de Paz con los aucas y así le fue posible realizar, sin ser molestado por éstos,  numerosas expediciones en busca de sal a las Salinas Grandes

00/12/1770
Los “aucas”  atacaron el Fuerte de San Carlos”, erigido ese año para consolidar la frontera de Mendoza.

1773
Comienza a vislumbrarse la poca efectividad de la presencia de los Fortines instalados en 1752 en “Zanjón”, “Luján” y “Salto”, por lo que dos “baqueanos” EGUÍA y RUÍZ aconsejan trasladarlos a sitios estratégicos más avanzados. Comienza así entonces a estudiarse la posibilidad de realizar una vasta campaña contra lo indígenas y un plan de expansión colonizadora.

1773
El corregidor de Cuyo, JUAN MANUEL RUÍZ, firma un Tratado de Paz con los araucanos.

1773
Los “huilliches” y “llanistas” atacaron la frontera del sur bonaerense

1774
El cacique huiliche GUCHULEP derrotó, mató y desplazó a los tehuelches que estaban instalados entre el río Colorado y la Sierra de la Ventana, en la provincia de Buenos Aires.

30/07/1774
El Gobernador del Tucumán, JERÓNIMO MATORRAS, se reúne con los caciques de las tribus “mocobíes” y “tobas” que actuaban bajo el comando en jefe del famoso cacique LACHIQUIRÍN (también llamado PAIKÍN) y el 30 de julio de 1774 firmaron una paz y sometimiento al Rey de España. Poco después el cacique PAIKÍN fue muerto por su rival, el cacique BENAVIDES que desde 1747 asolaba la zona de campañas de Córdoba y que luego de matar a su rival, incrementó sus correrías, ignorando la paz que había firmado PAIKÍN. Se sabe que esta expedición habría encontrado tres leguas más adelante de Caugayé unos torreones y murallas, vestigios ruinosos de un antiguo pueblo de cristianos fundado por ÁNGELO PAREDO, en 1670.

00/03/1776
Fue realizada la primera expedición española a la Pampa Central al mando del coronel de milicias JOSÉ BENITO ACOSTA, quien con 1.050 hombres partió de Punta del Sauce (La Carlota) por el “camino de las víboras” y atacó las tolderías del cacique LEBIÁN, establecidas en Telén, logrando el rescate del algunos cautivos tomados el año anterior.

00/08/1776
“Aucas” chilenos al mando de los caciques GUELACOL y GUILLETUN atacaron nuevamente el Fuerte San Carlos.

1777
Los “pehuenches”, “pampas” y “aucas” atacan  Saladillo, al mando del cacique gobernador PINALEFI, junto con los caciques CURRUIBILU y GUENOCAL, y el apoyo del cacique YANQUELEMUS.

1778
Los “huilliches” atacaron en la frontera mendocina a las localidades de Potrerillos, de Capri y Zapata

1778
JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA nombrado maestre de campo de milicias de Mendoza y San Juan a por el virrey PEDRO DE CEVALLOS y más tarde ungido como comandante de las milicias de San Luis y comandante de armas y de la frontera de Mendoza por el virrey VÉRTIZ, llevó adelante una guerra ofensiva contra los indígenas, expedicionando 15 veces, 6 de ellas a La Pampa.

00/04/1778
Son descartados por impracticables los ambiciosos planes de expansión que se estaban estudiando desde el año anterior a propuesta del entonces virrey CEVALLOS, que sugería incrementar las instalación de fuertes y fortines y de sus respectivas guarniciones y es sometida a estudio la propuesta del hacendado y maestre de campo MANUEL DEL PINAZO, que sugiere avanzar las fronteras hacia la margen sur del río Salado, después de haber efectuado un detenido reconocimiento de los territorios a ocupar.

00/07/1778
Antes de resolverse acerca de la propuesta de llevar la frontera hacia el sur del río Salado presentada por MANUEL DE PINAZO, el virrey VÉRTIZ, decidido a poner fin a esta situación de constante peligro para las instalaciones españolas, encargó al teniente coronel FRANCISCO DE BETBEZÉ Y DUCÓS un relevamiento de la frontera sur, incluyendo un reconocimiento de los lugares que ocupaban los Fuertes y Fortines y de las zonas señaladas para el traslado y la presentación de un plan para lograr el control de esos territorios.

10/09/1778
Se realiza una nueva junta para tratar el tema de la frontera con los aborígenes en la provincia de Buenos Aires y allí el maestre de Campo MANUEL DE PINAZO, y un grupo de fuertes hacendados encabezados por CLEMENTE LÓPEZ, que se había opuesto al proyecto de CEVALLOS, arguyendo la imposibilidad de levantar y mantener un ejército tan numeroso, reiteran su propuesta de trasladarlas guardias hacia las márgenes del sur del Salado, mostrando su disidencia con los pequeños propietarios, que entusiasmados con los beneficios que les estaba reportando la explotación del ganado, necesitaban ampliar sus territorios, por lo que pretendían llevar la frontera más allá de las “Serranías del Volcán (hoy Tandil). En esa Junta PINAZO justifica su propuesta con el argumento de que el Salado serviría “de barrera en caso de seca, para que no se pasen los ganados a la otra banda y aún cuando lo intenten en busca de las aguas de aquellas lagunas sirvan la misma guardia de sujeción y a que no se extravíen”.

00/10/1778
El teniente coronel FRANCISCO DE BETBEZÉ Y DUCLÓS, acompañado por el comandante de la Guardia del Zanjón PEDRO NICOLÁS ESCRIBANO y por NICOLÁS DE LA QUINTANA, parte hacia el sur del río Salado, en cumplimiento de una orden inpartida por el virrey VÉRTIZ, para inspeccionar la línea de Fuertes y Fortines existentes y sugerir medidas que faciliten una mejor defensa de la frontera sur con el aborígenes. Inicia la marcha desde el Fuerte de Salto al mando de una poderosa caravana de 580 carretas escoltadas por 400 soldados bajo las órdenes del Capitán JUAN DE SARDÉNS,

12/04/1779
El Teniente Coronel FRANCISCO BETBEZÉ regresa de la expedición que partiera en 1778 para hacer un relevamiento de la frontera sur con los aborígenes para presentar luego las propuestas que mejoraran el sistema defensivo vigente y el 12 de abril de 1779 presentó su informe aconsejando dejar en su lugar los fuertes y fortines, en razón de que había todavía mucho campo sin cultivar a su retaguardia de la línea de frontera lo que no justificaba un avance y concluía por recomendar que “si se determinare (como lo creo útil y conveniente y aún necesario por ahora) subsistan las guardias de la frontera donde actualmente se hallan, o inmediaciones que dejo insinuadas, gradúo indispensable construir un reducto junto a la laguna de los Ranchos entre el Zanjón o Vitel y el Monte; regularizar la mayor parte de los fuertes que están en disposiciones despreciables y construir algunos en las inmediaciones indicadas de los que se hallan de mudar: de forma que los de Vitel, Monte, Luján, Salto y Rojas, sean guardias principales y residencias o cuarteles de cinco compañías indispensables de Blandengues, y el proyectado de los Ranchos con la de Lobos, Navarro y Areco, sirvan de fortines con una pequeña compañía para estrechar las venidas y facilitar la recorrida del campo (…).

08/05/1779
Como tanto la salud como la posición del maestre de campo MANUEL DE PINAZO se hallaban muy deterioradas, el virrey VÉRTIZ nombra al capitán JUAN JOSÉ SARDENS, Ayudante Mayor de la Asamblea de Caballería, para que asuma como Comandante de Frontera y Subinspector de todas las milicias de Campaña y lo asista como su segundo, pidiéndole “aportar su dilatada experiencia y práctica en auxilio del comisionado”.

17/05/1779
El virrey VÉRTIZ le informa al maestre de campo MANUEL DEL PINAZO que no aprobará la propuesta que le presentara el 10 de setiembre de 1778, mediante la cual, en representación de los grandes hacendados, sugería adelantar la línea de fortines existentes hasta la margen sur del río Salado.

01/06/1779
El virrey VÉRTIZ dio su aprobación al proyecto del teniente coronel FRANCISCO BETBEZÉ, variando sólo el lugar de traslado del Zanjón al elegir en vez de la laguna de Vitel, la de Chascomús y decide la instalación de seis fuertes a cargo de 54 “Blandengues” cada uno y cinco fortines que serán guarnecidos con milicianos de cada lugar, que no tendrán sueldo, pero sí alimentos. Son ellos: Fuerte “San Juan Bautista” en Chascomús, Fuerte “Nuestra Señora del Pilar de los Ranchos” en donde hoy está la localidad de General Paz, Fuerte “San Miguel del Monte”, en la Banda Oriental, Fuerte “San Antonio del Salto y Fuerte “San Francisco de Rojas”, Fortín de Lobos, Fortín de Navarro, Fortín de Luján, Fortín San Claudio de Areco (hoy San Antonio de Areco), Fortín de Mercedes (hoy Colón) y Fortín de Melincué.

1779
Se lanzaron  6 malones sobre Melincué, el pago de los Arroyos, Pergamino y Magdalena.

1779
Una Confederación de caciques envió a LINCO PANGUI a negociar la paz con el virrey Vértiz,  pero éste no aceptó las exigencias que se la hacían y lo desterró a Montevideo y luego a las Islas Malvinas.

1779
MANUEL DE PINAZO expedicionó hasta el río Atuel. Ofreció la paz, que los pehuenches de Malargüe aceptaron luego de la campaña del Campanario que realizara de febrero a marzo de 1780 contra el anciano cacique pehuenche GUENTENAO (muerto durante la misma, junto con un hermano de ANCÁN AMÚN llamado LlLIGUENQUÉN y el capitanejo LONGOPAY).

1779
La guarnición de milicianos de la “Guardia de Samborombón fueron trasladados al nuevo Fuerte de San Juan Bautista de Chascomús sobre la laguna Vitel, quedando abandonada la Guardia.

1780
Los “ranqueles” y “aucas” atacaron Río Cuarto.

27/08/1780
El plan de Vértiz dio como resultado nuevos ataques de aucas y tehuelches al mando del cacique Negro en agosto de  de 1780 sobre Chascomús y Luján, demostrando así que no los preocupaban las medidas que se tomaran para dominarlos, según lo relató el mismo virrey diciendo: “el aumento de nuestras fuerzas en la frontera no lo miraron con otro respeto, y en lugar de continuar sus robos y muertes con el corto número que antes lo hacían con el repetido escarmiento que padecían los que venían a potrerear a las inmediaciones del Salado, hicieron causa común y así unidos se vio la noche del 27 al 29 de agosto de 1780, cuando una entrada compuesta de varias naciones estacionadas normalmente en Ventana y Salinas Grandes, excedente de mil indios, que atacaron el partido de Luján. Robaron cuantiosos ganados y mataron cincuenta Blandengues que salieron en su búsqueda, sin saber el número del enemigo que perseguían; el 30 ya había cruzado el Salado.

00/12/1780
Se produce un nuevo ataque de los “aucas” y los “pampas”, esta vez al mando de los caciques CHAHUEN, CALBONER, ÁLCALI y GUCHILAPEN sobre San Miguel del Monte..

14/12/1780
Se firmó en la ciudad de Mendoza la paz con el cacique principal MARCOS ROCO (o Troco), yerno y sucesor de GUENTENAO o Guantanao e hijo del puelche JUAN GOICO), representado en ese acto por su esposa IGNACIA GUANTANAO, por MARÍA YANQUIPI (representando a otro cacique cuyo nombre no ha trascendido), y los caciques RAIGÁN, RAIGAPÁN, ANTEPÁN y PEÑALIFE. Como garantía quedaron de rehenes familiares de los caciques “pehuenches”, debiendo instalarse los derrotados a pocas leguas al sur del Fuerte de San Carlos.

1781
SE FORTIFICA LA FRONTERA CON LOS INDÍGENAS. Quedó concluída la nueva línea de fortificaciones en la frontera sur de la provincia de Buenos Aires. A partir de este año estará integrada por el Fuerte de Salto, el Fuerte San José de Luján, el Fuerte San Juan Bautista de Chascomús, el Fuerte San Miguel del Monte y  el Fuerte San Francisco de Rojas, el Fortín Lobos, el Fortín Nuestra Señora del Pilar de Ranchos, el Fortín Navarro, el Fortín San Claudio de Areco, el Fortín Mercedes y el Fortín Melincué. Los fuertes fueron guarnecidos con  blandengues, y los fortines con  12 milicianos cada uno, “a ración y sin sueldo». Estaban separados por entre 70 y 100 kilómetros entre cada uno, abarcando un frente de 330 kilómetros y su misión era detectar avances de exploradores enviados por los aborígenes, mantener una permanente comunicación entre sus establecimientos vecinos para acudir prontamente en ayuda del que la necesitase y cubrir posibles brechas que quedaren sin defensa en esa línea fronteriza.

1781
La negociación de paz que JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA llevaba adelante con el cacique ranquel CARRIPILÚN no se concretó y Amigorena llevó adelante una segunda ofensiva militar en febrero y marzo de ese año.

1781
El cacique principal “pehuenche” de Malargüe, ANCÁN AMÚN, invadió Mendoza llegando hasta el Carrizal y Amigorena atacó las tolderías de la zona entre los ríos Diamante y Atuel, matando a 140 y llevando prisioneros a 120 de sus guerreros

20/04/1781
La paz con los aborígenes que atacaban Mendoza fue ampliada y firmada por los caciques PIEMPÁN, PUÑALEF, LONCOPÁN, LINCOPÍ, MALGAMAIN, PEILEGUÉN y otros. Algunos indígenas quedaron como rehenes para garantizar el cumplimiento de los pactos y otros fueron asentados en las cercanías del Fuerte de San Carlos (permanecieron allí hasta 1806)..

00/17/1781
El comandante  JUAN JOSÉ DE SARDEN combatió en la laguna de Esquivel (cerca de Chascomús) con una partida de indígenas, muriendo 30 combatientes por bando.

1782
Dieciocho caciques enviaron al cautivo PEDRO ZAMORA a ofrecer la paz al virrey  Vértiz. Esta vez el virrey aceptó la oferta.

1782
En diciembre de este año, se firmó en Buenos Aires un nuevo Tratado de Paz con LORENZO CALPISQUI el cacique principal tehuelche con dominio entre las Sierras de Tandil y La Ventana, a quien Vértiz reconoció como “cacique principal de todas las pampas”, permitiéndosele además, que su gente pudiera usufructuar los ganados cercanos a los fuertes a cambio de alertar sobre los movimientos de los ranqueles.

1783
Una coalición de ranqueles, tehuelches y pampas que no adhirieron al Tratado de Paz firmado por CALPISQUI el año anterior, atacó Luján, Navarro y La Choza.

24/10/1783
El cacique ANCÁN AMÚN (o Anca Namún) firmó la paz con AMIGORENA en la ciudad de Mendoza, siendo reconocido como “gobernador de la Nación Pehuenche”. También firmó su subordinado LONGOPÁN, quien ya había acordado la paz en diciembre de 1780 y se hallaba instalado con su tribu a pocas leguas al sur del Fuerte de San Carlos y en 1784, lo hizo el hermano de ANCÁN AMÚN, el cacique PINCHITUR. El documento firmado expresa que “se les trataría como a fieles y leales vasallos de su Magestad, siempre que se declarasen por enemigos de las otras naciones enemigas y no sujetas a obediencia y por amigos de los españoles”.

13/12/1783
Un malón asaltó la estancia “El Rincón de López”. En las llanuras desiertas del sur, sobre el río Salado. Los indígenas cometieron toda clase de atrocidades, cayendo inmolados el dueño de la misma, CLEMENTE LÓPEZ DE OSORNIO y su hijo mayor Andrés, de veintiséis años de edad. ClLEMENTE LÓPEZ DE OSORNIO encarnó, en la segunda mitad del siglo XVIII, “el tipo rudo del estanciero militar que pasó su vida lidiando con el indígena para conquistar palmo a palmo la pampa y dominar a los salvajes infieles”. Fue Sargento Mayor de milicias, caudillo de los paisanos y cabeza del gremio de hacendados, “de quienes tuvo durante muchos años la representación con el cargo de apoderado ante las autoridades del Virreinato”. Su famoso establecimiento “El Rincón” era el eje de la ganadería en el sur y el centro del abasto para la ciudad. Tan importante personaje y colonizador fue el abuelo materno de Juan Manuel de Rosas.

1784
Entre febrero y marzo de este año, AMIGORENA expedicionó en busca de los rebeldes caciques LLANQUITUR y  PAILLATUR, pero estos escaparon hacia los Andes y luego firmaron la paz con los españoles de Concepción en Chile.

00/06/1784
El comisario superintendente de Carmen de Patagones, JUAN DE LA PIEDRA, decidido a dejar de depender del cacique NEGRO para el abastecimiento de carne de su guarnición y a ampliar el territorio de su Colonia, rompe el Tratado de Paz firmado en 1782 y a mediados de diciembre de 1784, al mando de 200 efectivos, partió de Patagones y se dirigió a la Sierra de la Ventana, con el objeto de establecer un campamento a orillas del arroyo Sauce Chico, como base de las operaciones que estaba decidido a realizar para tomar posesión de esos territorios (se ha dicho que el verdadero objetivo de esta expedición fue castigar a los responsables de los ataques sufridos por los poblados de Luján, Navarro y La Choza, una versión que se apoya en que en el camino, DE LA PIEDRA hizo degollar a 15 miembros de la tribu del cacique FRANCISCO.

1784
En diciembre de este año, el cacique pampa ranquel IGNACIO CREYO (yerno del huiliche ranquel PAILLATUR), que estaba refugiado entre los pehuenches de ANCÁN AMÚN, fue asesinado por éste y su tribu fue masacrada a fines de enero de 1785.

1785
En setiembre de este año, los ranqueles encabezados por el cacique LORENZO CALPINSQUI lanzan nuevos ataques sobre El Zapallar y Cruz Alta

1785
Con efectivos aportados por Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, se lanza una importante campaña contra los indígenas que llega hasta 240 leguas más allá de la frontera sur.

25/01/1785
Desde su campamento a orillas del arroyo Sauce Chico, JUAN DE LA PIEDRA destacó una columna de 100 dragones con la misión de atacar 6 tolderías que se hallaban a unas 5 leguas. De su campamento, siendo totalmente derrotado por los aborígenes, comandados por el cacique LORENO CALPISQUI, quienes luego de dar muerte a casi todos los dragones, incluso a su jefe DE LA PIEDRA y a su explorador BASILIO VILLARINO, atacaron el campamento que había dejado desguarnecido en el arroyo Sauce y tomaron rehenes.

26/01/1785
El cacique LORENZO CALPISQUI, que había retenido rehenos luego de atacar el campamento de DE LA PIEDRA en el arroyo Sauce Chico, pidió la paz que fue aceptada por el virrey LORETO.

00/09/1785
A pesar de estar vigente la paz firmada por el cacique CALPISQUI y el virrey LORETO, Se produjeron nuevos ataques sobre las localidades de Zapallar y Cruz Alta.

1787
En septiembre de este año, los “los pehuenches de Malargüe” y de “Varvarco” marcharon hacia las tolderías de Llanquitur, quien ya había despedido a sus aliados chilenos y lo derrotaron matando a su hermano ÑANCUCHEO y a los caciques ANTEMAIN, CARRIPIL y ANCAIN. Después de regresar de la expedición contra los “huilliches”, que el invierno anterior habían devastado sus territorios, los “pehuenches” de Varvarco y de Malargüe pidieron realizar un parlamento

1787
Entre abril y mayo de este año, AMIGORENA expedicionó hacia La Pampa, sin hallar a LLANQUITUR.

17/10/1787
JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA se reúne con los “pehuenches de Malargüé cerca del río Salado, no lejos de las tolderías de éstos. Participaron los caciques pehuenches PICHINTUR (Pinchintur), CAÑIHUÁN (ambos hermanos de ANCÁN AMÚN, muerto de viruela ese mismo año), otros 9 caciques de Malargüe,  CURRILIPI (cacique de Varvarco o de los “piñones” y primo de PICHINTUR y otros 13 caciques más. En ese “parlamento”, PICHINTUR fue electo como “gobernador de la Nación Pehuenche” y AMIGORENA se comprometió a enviar al Neuquén a dos soldados bien armados para proteger durante un mes las tolderías de CURRILIPI, que había sido amenazado de muerte por PAILLATUR-

1788
A fines de enero de este año el comandante del Fuerte de San Carlos, FRANCISCO ESQUIVEL Y ALDAO, salió con 50 milicianos y unos cien guerreros de la tribu de PICHINTUR, para realizar la que fue la primera campaña sobre el territorio del Neuquén. Recorrieron 2.000 km llegando hasta Peña Haichel (hoy Las Lajas) y Pincún Leufú y en el trayecto atacaron 7 tolderías huiliches (entre ellas las de LLANQUR, PABLO LEVENOPÁN  y ARCEABELl).

1788
En el mes de marzo de este año, el cacique LEVENOPÁN y el pehuenche rebelde CALBUYLLÁN se presentaron en San Carlos, diciendo haberse separado del cacique  LLANQUITUR, con quien ya no compartirían sus malones.

1788
El cacique huilliche ranquel LANQUETUR (Llanquetur, Yanquetur o Yanquetruz), el rebelde hermano de PAILLATUR, continuó en guerra atacando los toldos de CURRILIPI, pero fue rechazado por los soldados mendocinos de AMIGORENA allí asentados y luego pidió la paz. La guerra entre los “pehuenches de Malargüe” y los “huiliches” instalados en La Pampa se había desatado por el control de los pasos cordilleranos de Villacura, Antuco, Alico, Anegado, Cerro Colorado y Curicó, que estaban en poder pehuenche.

1790
Se firmó un nuevo Tratado de Paz, con los “·serranos”,  fijándose la frontera en el río Salado, permitiéndose a los indígenas comerciar con las poblaciones fronterizas. Además se firmó otro Tratado de Paz con el cacique LORENZO CALPISQUI de los “tehuelches” y en 1796 se firmó uno con los ranqueles

1792
El comandante JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA llega hasta las 200 leguas al sur de Mendoza y logra batir a una poderosa fuerza de indígenas al mando del cacique NUYEGALEY.

1792
Los huiliches, que no aceptaban la alianza de los “pehuenches” con las autoridades, luego de ser vencidos en repetidas oportunidades por éstos, habían conseguido reponerse como para volver a amenazarlos, por lo que el  cacique “pehuenche” PINCHITUR  solicitó auxilios a Mendoza. AMIGORENA envió al comandante ALDAO con una división que contó con el apoyo de PICHINTUR y otros 7 caciques pehuenches, que avanzaron hasta cerca de la confluencia de los ríos Limay y Neuquén y el 3 de junio de 1792 atacaron a 6 tribus huiliches en el paraje Nuyegalei, matando a 5 caciques con unas 50 familias y tomando 160 prisioneros, 1.500 caballos y ganado.

04/03/1793
El “Parlamento de Lonquilmo”. En Negrete, Chile, las autoridades españolas y cacique de las tribus de aborígenes mapuches chilenos, firman un acuerdo mediante el cual se decide incorporar al “Butalmapu” pehuenche, el “Puel Mapu”, con lo cual se logra detener los ataques que llevaban a cabo los aucas sobre poblados españoles en esos territorios y en uno de sus artículos (el 3º), dejan establecido que “los de las fronteras de la ciudad de Mendoza, Malalhue, Mamey Mapu, Puelche, Wijiches Serranos y demás habitantes de las Pampas de Buenos Aires habían de formar una parcialidad con los Peuenches de Maule, Chillán, Antuco y Villucura.

1794
En marzo de este año, para poner fin a las guerras ancestrales entre “huiliches” y “ranqueles”, por un lado, y “pehuenches” por el otro, los caciques principales de los primeros, CANAPAYÚN y CARRIPILÚN pidieron la paz a los pehuenches del cacique ROCO.

1794
Entre el 19 y el 21 de mayo de este año, se reunieron en el Fuerte de San Carlos los caciques CARILEF (de los pehuenches que vivían en San Carlos desde 1781), PICHINTUR, CANIGUÁN, BUENOCAL, ROCO, ANTEPÁN, NANCUTRIPAI, GUAYQUINAO, ANTIPÁN, CARENAO y BARTOLO GÜELECAL, para tratar sobre la paz, que finalmente se aprobó y que en 1796 fue refrendada por el virrey VÉRTIZ, quien convocó al cacique CARRIPILÚN para que se presentase a firmarla también él.

00/09/1794
Los caciques  CARRIPULÚN y CHEGLEN firmaron la paz con el comandante de la frontera de Córdoba, Simón de Gorordo, pero la negociación con Mendoza continuó demorada. Una epidemia de viruela diezmó ese año a muchos indígenas, muriendo varios caciques, produciéndose además enfrentamientos entre huiliches y ranqueles.

1795
A fines de este año estalla una guerra entre los “pehuenches de Malargüe” y los de “Varvarco”, situados a ambos lados de la cordillera de los Andes, resultando en la muerte de PICHINTUR a manos de RAYGUÁN.

14/03/1796
FÉLIX DE AZARA, a pedido del virrey MELO Y PORTUGAL partió con 168 hombres en misión de reconocimiento del río Salado hasta su desembocadura y concluyó su trabajo considerando que no era necesario aumentar el número de fuertes y fortines de la frontera y que el único medio eficaz para asegurar la tranquilidad de las poblaciones era el de repartir más propiedades para fomentar la ocupación de esas tierras (extraído de la “Colección de obras y documentos relativos a la historia del Río de la Plata”, de Pedro de Ángelis, que reproduce lo expresado por Azara en su “Diario del reconocimiento de las guardias y fortines que guarecen la línea de fronteras de Buenos Aires”.

16/05/1795
JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA reunió a los caciques representantes de los “pehuenches de Malargüé” y los “pehuenches de Varvarco”  y luego de conminarlos a que pongan fin al enfrentamiento que lo ha llevado a la guerra entre hermanos, logra que firmen la paz. Poco después fue asesinado el cacique principal RAYGUÁN de los “pehuenches” de Varvarco por MILLANGUIR y la paz se rompió. MILLANGUIR, hijo de ANCÁN AMÚN, fue electo cacique gobernador de los pehuenches.

1796
El problema de los aborígenes y de su penetración en los territorios colonizados por los españoles, había preocupado seriamente durante toda esta época a los gobernantes españoles y en 1796, cuando la población rural de Buenos Aires era de 12.925 habitantes, el clamor de los hacendados fue escuchado por el virrey PACHECO DE MELO Y PORTUGAL, quien comisionó a FÉLIX DE AZARA para que efectuara un estudio sobre las fronteras con el objeto de contener las repetidas hostilidades de los aborígenes.

AZARA concluyó su trabajo considerando que no era necesario aumentar el número de fuertes y fortines de la frontera y que el único medio eficaz para asegurar la tranquilidad de las poblaciones era el de repartir más propiedades para fomentar la ocupación de esas tierras (extraído de la “Colección de obras y documentos relativos a la historia del Río de la Plata”, de Pedro de Ángelis, que reproduce lo expresado por Azara en su “Diario del reconocimiento de las guardias y fortines que guarecen la línea de fronteras de Buenos Aires”.

1796
Se firmó un Tratado de paz con los ranqueles.

1796
Murió el cacique CASPISQUI y a partir de entonces, los “tehuelches” no tuvieron un cacique de su jerarquía y prontamente perdieron influencia en las decisiones que las demás tribus tomaban en su lucha con el blanco.

12/08/1796
El maestre de campo JOSÉ FRANCISCO DE AMIGORENA nuevamente reunió en parlamento en San Carlos a los “pehuenches” de Malargüé y de Varvarco, tratando de que desistan de la guerra en la que están empeñados. Participaron los caciques MILLANGUIR, ANTIPÁN, PICHICOLEMILLA, RAQUILLANT, GUAIQUILAO, LEVIANT, GUANIMAÍN, CARILEF, PAÑICHIÑE, MILLATUR y el puelche BARTOLO GÜELECAL.

1798
El explorador chileno JUSTO MOLINA, junto al cacique BUTACOLIMILLA, reconocieron el camino que conducía a Mendoza desde Chile a través de los pasos cordilleranos.

03/03/1798
A pedido del capitán general de Chile se hizo una reunión general de paz en Chillán. Como MILLANGUIR y  ROCO (los dos caciques más ancianos y respetados de los pehuenches) faltaron a la reunión, ésta fracasó en su intento de llevar la paz a estos pueblos.

31/05/1798
El maestre de Campo JOSÉ FRANCISCO AMIGORENA nuevamente reúne en San Carlos, a las dos fracciones de los “pehuenches” para que lleguen a un acuerdo de paz y logra su cometido.

01/06/1798
Culmina la exitosa gestión del maestre de campo AMINGORENA y se lo gra la paz entre los “pehuenches”. Se leen las cláusulas del acuerdo y en reemplazo del cacique MILLANGUIR se nombra a PICHICOLEMILLA como nuevo Gobernador de los “pehuenches de Malargüé” y dependencias y al cacique PAIÑICHIÑÉ como su Teniente.

06/07/1799
El maestre de campo JOSÉ FRANCISCO AMIGORENA, en San Carlos,  firma un Tratado que establece la paz entre los ranqueles y Mendoza. Asisten al acto el cacique gobernador PICHICOLEMILLA en representación de los “pehuenches”, quien además firma la paz con los “ranqueles”, la cacica MARÍA JOSEFA GOICO y JOSÉ GOICO, en representación de los “oscoyanes” (facción de los puelches algarroberos), numerosos caciques y capitanejos y 344 indios lanzas. En ese acto también se reconoció como cacique gobernador de los ranqueles a CARRIPILÚN

00/08/1799
Como los “huiliches”, desconociendo el Tratado de Paz firmado con las autoridades de Mendoza, continuaron con sus ataques a los españoles y CARRIPILÚN se comprometió a informar sobre sus movimientos hostiles.

02/10/1799
Fallece el maestre de campo de Mendoza JOSÉ FRANSCISCO DE AMIGORENA lo sucedió interinamente FRANCISCO JAVIER DE ROSAS, quien hizo que el comandante de San Carlos parlamentara con el cacique rebelde “huiliche” COLIMILLA, para tratar de convencerlo de que deponga las armas y acepte la paz.

11/11/1799
El cacique de los “huiliches” COLIMILLA firma la paz con Mendoza.

1804
El explorador JUSTO DE MOLINA BASCONCELOS partió de Chillán(ciudad central de Chile), acompañado entre otros por dos de sus hijos y el capitán LEANDRO JARA, cruzando por el Paso de Alico (actual Paso de lagunas de Epulafquen) en compañía de un grupo de pehuenches, con rumbo a Buenos Aires a través del Mamüll Mapu. Su viaje se frustró ante la crecida del Chadileuvú y se dirigió a Mendoza y de allí a Buenos Aires. De regreso en 1805, pasó por los toldos de Carripilún en Marivil y llegó al Fuerte Ballenar ( Antuco, ya en Chile), por el Paso de Pichachén.

 02/04/1805
El nuevo maestre de campo (interino) de Mendoza FAUSTINO ANSAY se reúne en San Carlos con 23 caciques y 11 capitanejos  de los “pehuenches”, “hiliches” y “ranqueles” y firman un acuerdo de paz y la instalación del Fuerte San Rafael del Diamante y su capilla y así llegó la paz a esos territorios.

1806
El funcionario español LUIS DE LA CRUZ Y GOYENECHE, desde la Capitanía de Chile,  al mando de un reducido grupo de soldados, cruzó la Cordillera de los Andes por el Paso de Antuco y durante 47 días recorrió un camino que lo llevó desde el “Fortín Ballena” hasta Melincué (sur de la provincia de Santa Fe), sin ser molestado en absoluto por los “pehuenches” ni por los “ranqueles”, con quienes hasta pudo confraternizar. Puso así levantar un mapa de un amplio territorio, entonces perteneciente al Virreinato del Río de la Plata, y que incluía parte de Chile y de las actuales provincias de Mendoza, La Pampa, Neuquén y parte de Buenos Aires y Santa Fé. El objetivo del viaje de Luis De la Cruz era el desarrollo de una vía comercial entre Concepción en Chile y el Río de la Plata. No pudo sin embargo llegar a la ciudad de Buenos Aires, ya que en esa época los ingleses se habían apoderado de Buenos Aires y lo obligaron a dirigirse hacia el oeste, hasta llegar al Fuerte Melincué, en Santa Fe.

17/08/1806
Durante las invasiones inglesas, llegó a Buenos Aires un aborigen llamado FELIPE, que venía en representación de 16 caciques pampas, tehuelches y pehuenches para ofrecer su auxilio para expulsar a los invasores, diciendo que “(…) que estaban prontos a franquear gente, cavallos y quantos auxilios dependiesen de su arbitrio para que ese Ilustre Cabildo echase mano dellos contra los colorados, curioso nombre dio a los ingleses (…) que tendrían mucho gusto que se les ocupase contra hombres tan malos como los colorados (…)”. El Cabildo le dio las gracias y le entregó aguardiente y yerba como regalo.

15/09/1806
FELIPE, el enviado por los caciques retornó, esta vez acompañado por el cacique CATEMILLA (Catermilla o Cateremilla) con el mismo ofrecimiento e informando que los 16 caciques habían concertado la paz con los ranqueles, quienes se encargarían de defender la frontera de un ataque británico desde las salinas hasta la Cordillera de los Andes, mientras que los 16 caciques protegerían la costa marítima desde el Tuyú hasta Carmen de Patagones en tres líneas defensivas.

22/12/1806
Una delegación de 10 caciques se presentó en Buenos Aires con iguales proposiciones de ayudar a expulsar a los “colorados”, siendo recibidos por el cabildo.

29/12/1806
Se presentaron los caciques EPUGNER, ERREPUENTO y TURRUÑAMQUI (a nombre de los caciques CHULI LAGUINI, PAYLAGUAN, CATEREMILLA, NEGRO, MARCIÚS, LORENZO, GUAYCOLAM, PEÑASCAL, LUNA y QUINTUNY) y fueron recibidos por el Cabildo, que aceptó el ofrecimiento de 10 000 guerreros que estaban acampados en la laguna de Cabeza de Buey y en las cercanías de Tapalqué, encargándoles custodiar las costas, pidiéndoles que no se acercaran a Buenos Aires con su gente y diciéndoles que les comunicaría si se precisaba su ayuda. Liniers reconoció al cacique ranquel CARRIPILÚN (apodado “máscara verde”), como “rey de todos los pampas” y le regaló un uniforme de general.

Después de la Revolución de Mayo de 1810
Producida la Revolución de Mayo, el Primer Gobierno Patrio, no obstante las numerosas y urgentes cuestiones que debía resolver planteó con toda inteligencia este acuciante problema. En el Archivo General de la Nación, existe un Decreto de puño y letra de Mariano Moreno, encargando al coronel PEDRO ANDRÉS GARCÍA se pusiera al frente de una expedición con destino a la frontera para proponer luego «los medios conducentes a la distribución de tierras y su colonización.

El coronel GARCÍA produjo un informe a fines de 1811, manifestando que los fuertes no desempeñaban función alguna puesto que las poblaciones se habían extendido ya desde veinte hasta sesenta leguas más al sud. Proponía para evitar la indefección en que se encontraban tantos pobladores, que se llevara a cabo el trazado de una nueva línea de frontera (quizás sobre los ríos Colorado o Negro), y llegar a acuerdos con los indígenas para llevar la paz a esos territorios.

En ese mismo año, numerosos caciques fueron recibidos en Buenos Aires por el Triunvirato, como demostración de que el nuevo gobierno, se disponía a mantener relaciones pacíficas con los aborígenes. Luego de esto, los primeros gobiernos patrios combinaron el establecimiento de relaciones comerciales con los indígenas, la firma de Tratados, la alianza con algunos de los cacique que se avenían a dejar las armas, para recibir tierras y alimentos y la adopción de una estrategia defensiva, para responder a los ataques que a lo largo de toda la frontera sur de Buenos Aires, llevaban a cabo aborígenes hostiles. Pero esto no fue suficiente. Infiltrándose entre quienes poseían auténticos derechos como pobladores nativos de estas tierras, caciques ambiciosos venidos desde Chile en busca de mejores tierras y poder, delincuentes, cuatreros,  desertores y hasta algunos caudillejos políticos, incendiaron la pampa con sus correrías, saqueos y matanzas.

En 1820, el acrecentamiento de la población rural en el sur de Buenos Aires (se estima que ya había 74.000 habitantes en esos territorios), hizo necesaria la adopción de medios de defensa adecuados. Mientras los «blancos» mostraban un creciente desarrollo, las tribus errantes de aborígenes medraban sin posibilidad de arraigarse ni de satisfacer sus mínimas necesidades. De esta dicotomía nacíeron encontrados intereses: por una parte, los colonos invadían lentamente el desierto, se apropiaban del territorio y fundaban establecimientos permanentes; por otra, los indígenas se iban retirados, como empujados por esta invasión, lenta pero contínua.

Los aborígenes resistían este movimiento por medio de un permanente hostigamiento, ya que por medio de ataques rápidos y sorpresivos, lograban producir malestar, temor  e inseguridad a los colonos. El aborigen no encontraba en la pérdida de sus agrestes soledades, ninguna utilidad; desde la llegada del blanco, no solo permanecía en la misma condición, sino que se lo forzaba a emigrar, empujándolo siempre y empujándolo violentamente fuera de los sitios en los que había nacido, vivido y gozado de la salvaje libertad que le proporcionaba la vida vagabunda y ociosa que había vivido. El instinto le aconsejaba hostilizar a los cristianos  para detener su avance y continuó haciéndolo  impunemente (muchas veces instigados por «transfugas cristianos»), hasta mucho después de 1810,  aprovechándose de la anarquía en que se debatía su odiado enemigo, que apremiado por otras necesidades, carecía de los medios necesarios para detenerlos.

Campaña de Rosas al desierto, la relación con Calfucurá y las luchas de resistencia indígena - Aula Austral

En 1823, decidido entonces el gobierno de MARTÍN RODRÍGUEZ a poner término a esta situación,  se inicia otra etapa de la lucha secular con los indígenas y comienzan a instalarse Fuertes y Fortines y a ponerse en ejecución los planes operativos,  que se conocerán como las Campañas al Desierto, mal llamada “Conquista del Desierto (ver “Las Campañas al Desierto” en Crónicas).

Lista en orden cronológico, con una sucinta información acerca de 122 enfrentamientos que se produjeron con los aborígenes en la República Argentina durante el período de su Historia comprendido entre 1820-1887 y que demandaron la participación de sus milicias o fuerzas armadas (1).

16 de enero de 1821
Combate de Chapaleufú. El coronel Martín Rodríguez logró rechazar en Chapaleofú un ataque del cacique Ancafilú
08 de mayo de 1823
Combate de La Perfidita. El coronel Martín Rodríguez, al frente de algunos milicianos y 800 indígenas “aucas”, sale de Montes en misión de vigilancia de la frontera y llegando a una laguna conocida como “La Perfidia”, fue atacado por sus supuestos aliados, pero son rechazados, a costa de grandes pérdidas, lo que obliga al coronel Rodríguez a emprender el regreso hacia Montes
octubre de 1823
Combate con los aborígenes
24 de abril de 1824
Combate con los aborígenes
25 de enero de 1824
Combate con los aborígenes
03 de enero de 1827
Combate de la Laguna Epecuén. El coronel Rauch ataca y dispersa a una indiada belicosa que se había refugiado en las tolderías de los caciques Petey, Maicá, Uñol y Coñuepán
07 de enero de 1827
Combate de la Sierra de la Ventana. El coronel Rauch vence a las tribus de los caciques Nequeleque y Patracua
1830
Combate del Fortín San Jerónimo del Sauce. Juan Pablo López al mando de la guarnición del Fortín San Jerónimo del Sauce, rechazó una incursión de los indígenas del Chaco
1833
Primera ofensiva contra los aborígenes en el Chaco.
16 de marzo de 1833
Combate de Las Acollaradas. Librado entre las fuerzas comandadas por el general José Ruíz Huidobro y las del bravo cacique Yanquetruz, al frente de los indígenas. El choque fue terrible, pero Yanquetruz fue derrotado, aunque logró salvarse ocultándose luego en los montes
23 de marzo de 1833
Combate de Ranquilco. Una partida compuesta por 50 hombres al mando del teniente Rodríguez que saliendo desde el Fuerte San Carlos, debía dirigirse al sur luego de marchar 36 leguas por un terreno árido y salitroso que por falta de agua, se le hizo muy penoso, ataca en sus tolderías de Ranquilcó al cacique Yaypilau, tomándole numerosos prisioneros
25 de marzo de 1833
Combate de la Laguna de las Tortugas. En este paraje de la provincia del Chaco, el comandante Matías Díaz bate en sus tolderías a los indígenas “Avipones”, comandados por los caciques Juan Porteño, Pedrito, Manuelito e Hipólito
01 de abril de 1833
Combate de Limay Mahuida. Al mando del general JOSÉ Félix Aldao, salió del fuerte de San Carlos, provincia de Mendoza, “el ala derecha”, de las fuerzas comandadas por Juan Manuel de Rosas. En poco más de un mes llegó hasta la isla de “Limayn-Mahuida”, en el Salado, dispersando a los indígenas que encontró y destruyendo sus tolderías, Se apoderó del cacique mapuche Painequeo y otros indígenas y de una crecida cantidad de hacienda que éstos había robado durante recientes correrías
26 de mayo de 1833
Combate con los aborígenes. La vanguardia de las fuerzas comandadas por el capitán Sosa, al mando de Cayetano Ferrat, atacó la toldería del cacique pehuenche Payllerén (o Pillarén), un aliado del cacique Chocorí.
03 de julio de 1833
Toma de la isla Choele-Choel. El coronel Ángel Pacheco, al mando de 300 hombres, llega frente a la isla Choele-Choel Grande y en un golpe de mano sorpresivo, se apoderó de ella, sin encontrar resistencia, pues los guerreros que la habitaban, habían salido a realizar un malón hacia la zona de la Bahía Blanca
1834
Segunda ofensiva contra los aborígenes del Chaco.
1834
Tercera ofensiva contra los aborígenes del Chaco.
1834
Cuarta ofensiva contra los aborígenes del Chaco
1836
Quinta ofensiva contra los aborígenes del Chaco.
octubre de 1836
Combate con los aborígenes. El cacique boroga Railef, procedente de Chile, realizó un malón con 2.000 guerreros sobre Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, logrando apoderarse de 100.000 cabezas de ganado, pero, cuando iba de regreso a Chile, su rival, el cacique Calfucurá, lo emboscó y le dio muerte, después de derrotarlo en combate
4 de febrero de 1852
Combate con los aborígenes. Calfucurá, al mando de 5000 lanzas atacó el poblado de Bahía Blanca
13 de febrero de 1855
Combate con los aborígenes. Los caciques Cachul y Catriel rompiendo los tratados que habían firmado, al frente de 2.000 lanzas, en una acción sorpresiva y simultánea atacaron numerosa Estancias del sur de Buenos Aires, logrando reunir gran cantidad de ganado
07 de mayo de 1855
Combate con los aborígenes. Calfucurá ataca sorpresivamente a la población de Rojas y luego, en una acción simultánea a poblados vecinos ubicados en un amplio frente, logrando reunir gran cantidad de ganado
31 de mayo de 1855
Combate de Sierra Chica. Mil cien efectivos al mando de Bartolomé Mitre, se enfrentaron en esa localidad de la provincia de Buenos Aires con las montoneras de Catriel y la llegada al campo de batalla con los refuerzos que traía Calfucurá, definió la lucha. Las milicias de Mitre fueron rodeadas, acosadas, acribilladas, cargadas con pasmosa audacia por lanceros desmontados, haciendo así, que terminara en fracaso este primer intento por llevar la paz al desierto. Las tropas de Bartolomé Mitre fueron obligadas a retirarse hacia Azul, dejando en el campo de batalla y en el tránsito los despojos de un combate desventurado que duró dos días. A partir de entonces Calfucurá fue conocido como el “Napoleón del desierto”
05 de junio de 1855
Combate con los aborígenes. Calfucurá entra con un malón a la ciudad de Azul, dejando más de 500 pobladores muertos y llevándose gran cantidad de cautivos y 60.000 cabezas de ganado
13 de setiembre de 1855
Combate de San Antonio de Iraola. En la madrugada del 13 de setiembre de 1855, Yanquetruz, al mando de más de 2.000 guerreros rodeó a un destacamento de milicias comandado por el teniente coronel Nicanor Otamendi que se había atrincherado en ese lugar y conminó la rendición a su jefe. Éste, sabiendo que de obedecer este requerimiento, no sólo perderían la vida, sino que el lugar sería devastado y sus pobladores civiles sacrificados, mostrándole su desprecio y su decisión de no rendirse, ordenó estaquear al emisario enviado por Yanquetruz, quien, furioso por este desafío del cristiano, lanzó su gente al ataque. Dos horas después, de los 150 con que contaba Otamendi, sólo dos quedaban con vida: uno que con cinco lanzazos fue dado por muerto y el “corneta” de la guarnición que fue tomado cautivo
29 de octubre de 1855
Batalla de San Jacinto. En proximidades del arroyo Tapalqué, Calfucurá derrotó al general Hornos. Luego de esta victoria, los aborígenes atacaron los pueblos de Cabo Corrientes, Azul, Tandil, Cruz de Guerra, Junín, Melincué, Alvear, Bragado y Bahía Blanca
setiembre de 1857
Combate de la Cañada de los Leones. El coronel Emilio Mitre logra una importante victoria, al vencer a los ranqueles en el combate de “Cañada de los Leones”, librado en proximidades de la ciudad de Azul
01 de noviembre de 1857
Combate de Cristiano Muerto. Las fuerzas de Buenos Aires sostuvieron un violento combate en este lugar de la provincia de Buenos Aires, con los indígenas del cacique Calfucurá, quienes luego de ser derrotados, dejaron abandonado el ganado que habían robado de las haciendas
15 de febrero de 1858
Combate de Pigüé. Las fuerzas de los coroneles Nicolás Granada, Emilio Conesa y Wenceslao Paunero, luego de dos días de duro combate en esa localidad de la provincia de Buenos Aires, logran dominar a las “montoneras” del cacique Calfucurá
19 de mayo de 1859
Combate en la Fortaleza Protectora Argentina. Combate con los aborígenes en defensa de esta Fortaleza que finalmente cayó en manos de Calfucurá y sus 2.000 guerreros, que realizaron así el que fue el último malón que se llevó contra la ciudad de Bahía Blanca
26 de marzo de 1860
Invasión de los aborígenes. El comandante BAIGORRIA al mando de efectivos de la Guardia Nacional, se bate y vence a una partida de aborígenes que habían lanzado un malón en los parajes del Tunal en la provincia de Buenos Aires.
14 de diciembre de 1860
Combate con los aborígenes
diciembre de 1862
Combate de Leuvucó I. El coronel Julio de Vedia partió de Bragado con 1.000 soldados. Batió a los ranqueles llegando a unos 60 km de Leuvucó, actual provincia de La Pampa, centro de operaciones de los ranqueles
28 de febrero de 1864
Combate de Bally-Manca. Diez efectivos de la guarnición del fortín Bally Manca (60 km al Noroeste de Tapalqué, provincia de Buenos Aires), que habían salido a buscar leña fueron atacados y muertos por una partida de alrededor de 200 indígenas y luego atacaron el fortín, generándose un violento combate con sus defensores
01 de marzo de 1866
Combate de La Carlota. El comandante militar de La Carlota, provincia de Córdoba, Jacinto Quirós, en un paraje ubicado entre Algarrobos y La Carlota, derrotó a una partida de aborígenes mapuches que había entrado en la provincia por “los Barriales” y los pone en fuga
03 de junio de 1866
Combate con los aborígenes. Combate con los caciques Tomás Noviri y Rafael Alezore
23 de noviembre de 1866
Combate de Los Jagüeles. Más de ochocientos indígenas, extendiéndose a lo largo de la costa del río del mismo nombre atacó la población de Río Cuarto, cometiendo infinidad de robos y tropelías hasta que el capitán Egidio Sosa, a cargo de esa guarnición, les salió al encuentro con ciento setenta soldados y los puso en fuga, después de sostener dos combates en Los Jagüeles
07 de mayo de 1867
Combate de Chipisicó. Una montonera integrada por aborígenes y bandidos; comandada por los bandidos Guayama, Luciano Cuello y Carlos Ortíz, fue derrotada por el comandante Manuel Moreno, al mando de efectivos que recorrían la zona en misión de vigilancia
25 de febrero de 1868
Combate de Sayago. El coronel Julio Campos derrotó en la “Laguna Sayago” a un malón de indígenas que en la frontera sur de Buenos Aires, cometían toda clase de tropelías contra los colonos de esos territorios
02 de marzo de 1868
Combate de Río Cuarto III. Invasión de los aborígenes a la ciudad de Río Cuarto, provincia de Córdoba
14 de junio de 1870
Combate de Tres Arroyos. El cacique CALLVUCURÁ llevó un ataque contra el pueblo de Tres Arroyos, matando a varios pobladores y llevándose un arreo de 40.000 animales. Las tropas de esos fortines al mando del coronel Campos salieron a reprimir el ataque y luego de perder en el combate al alférez Pío Cáceres, al teniente Benjamín Rivero y a 14 soldados, logró recuperar parte del ganado robado y tuvo que volver a los fortines, por el mal estado de la caballada
19 de noviembre de 1870
Combate con los aborígenes
Mayo de 1871
Combate de Leuvucó II, combate con los aborígenes en Leuvucó
03 de mayo de 1871
Combate con los aborígenes. El coronel Conrado Villegas libra la que será su primera acción de combate y se enfrenta con la indiada del cacique Epumer Rosas, iniciando así su presencia en este dramático escenario, que lo tendrá como protagonista principal de la lucha contra los indígenas en la frontera sur de Buenos Aires
05 de marzo de 1872
Combate de San Carlos de Bolívar (o de “Pichi-Carhué). Superando la defensa ejercida por sus guarniciones, Calfucurá, al frente 6.000 guerreros, atacó los pueblos de General Alvear, 25 de Mayo y Nueve de Julio, en la provincia de Buenos Aires, resultando muertos 300 criollos y robadas 200.000 cabezas de ganado. El comandante general de la frontera, general Ignacio Rivas, al mando de 1.000 soldados y 800 indígenas aliados, entre quienes se contaban las tribus de los caciques Coliqueo y Catriel, salen en su persecución y alcanzados en la localidad de “San Carlos”, cerca de Bolívar, provincia de Buenos Aires, lograron derrotarlos. Como resultado de ello, los aborígenes fueron rechazados en la provincia de Buenos Aires hasta una frontera más allá de los distritos colonizados de 9 de Julio y 25 de Mayo
10 de marzo de 1872
Combates con los aborígenes. Luego de los ataques llevados contra diversos poblados de la provincia de Buenos Aires, se libran numerosos combates en varios frentes en la lucha contra los aborígenes de la Patagonia y Antonino Baigorria derrota al cacique de los ranqueles Mariano Rosas; Nicolás Levalle al cacique Namuncurá, en La Pampa, Luis Tejedor al cacique Juan Chico y Conrado Villegas al cacique Pincén
Junio de 1872
Combate de Leuvucó III, combate con los aborígenes en
22 de diciembre de 1873
Combate de Coihueco. El capitán Saturnino Torres, al mando de 35 hombres contiene un ataque llevado a cabo por 400 ranqueles comandados por el cacique Usalman en el sur de la provincia de Mendoza
21 de enero de 1874
Combate de los Catorce Jagüeles. El capitán de guardias nacionales Reginaldo Ferreira, con dieciséis hombres montados en pelo, atacaron a los indígenas que habían invadido el partido de Tapalqué, en la provincia de Buenos Aires y los derrotaron a la altura de los Catorce Jagüeles
1875
Combate con los aborígenes. El coronel Napoleón Uriburu, derrotó en el Chaco, a los caciques toba Noiroidife y Silketroique
enero de 1875
Combate de Cabeza de Toba. El capitán de marina Federico Spurr vence en combate a una partida de aborígenes quom en el Chaco
26 de diciembre de 1875
La invasión grande. Se combate con los aborígenes en el rechazo de la llamada “invasión grande” de Namuncurá; una coalisión de guerreros de Namuncurá, lanzas chilenas, ranqueles, indios de Pincén y los pampas de Catriel que se sublevaron contra el Gobierno nacional. Un total de 3.500 lanzas (otras fuentes hablan de 5.000) asolaron los partidos de Azul, Tandil, Olavarría, Juárez, Tapalqué, Tres Arroyos y Alvear, una extensión de casi 7.000 kilómetros cuadrados. Solamente en Azul dejaron 400 muertos. Se llevaron 500 cautivos y un total de 300.000 reses. Los aborígenes fueron finalmente vencidos el 18 de marzo de 1876 en la batalla de Paragüil, recuperándose numerosos animales
27 de diciembre de 1875
Combate de Blanco Grande. Una partida como de unos 300 indígenas invadieron el campamento “Blanco Grande”; en el sur de la provincia de Buenos Aires, pero fueron batidos y obligados a retirarse por la guarnición local al mando del comandante Lorenzo Vinter, quien se lanzó en su persecución
Enero de 1875
Combate de Cabeza de Toba. El capitán de marina Federico Spurr vence en combate a una partida de aborígenes quom en el Chaco
26 de diciembre de 1875
Combate de El Sauce. Los comandantes Marcelino Freyre y Benavídez, los mayores Acevedo, Godot y Diez y el capitán Camilo García, llegaron hasta el punto conocido como “El Sauce”, donde batieron a una partida de unos 2.000 aborígenes que regresaban luego de haber atacado el fuerte Lavalle, quitándoles todo el arreo robado, que consistía, en 150.000 cabezas de vacunos, 40.000 lanares y, unos 30.000 yeguarizos
29 de diciembre de 1875
Combate de La Tigra. El comandante Lorenzo Vinter, bate y obliga a la fuga a una partida del cacique Namuncurá y logra recuperar 25.000 cabezas de ganado que se habían robado y se llevaban a Chile
01 de enero de 1876
Combate en el Fortín Lavalle. Un grupo de aproximadamente 1.500 guerreros de la coalición formada por los caciques Namuncurá, Catriel, Pincén y Epumer, atacaron el “Fortín Lavalle” y las fuerzas del gobierno al mando del comandante Lorenzo Vinter salieron a rechazarlos, logrando vencerlos y ponerlos en fuga, dejando tras de sí, un arreo de ciento setenta mil cabezas vacunas, treinta mil yeguarizas y cuarenta mil lanares
02 de enero de 1876
Combate de Tapalqué. El cacique Juan José Catriel, acompañado por su hermano Marcelino, ambos hijos de Juan y nietos del homónimo, que en entre 1833 y 1852, fueron aliados de Juan Manuel de Rosas, invadieron la localidad de Tapalqué, en la provincia de Buenos Aires y luego lograron desaparecer en el desierto, eludiendo así al coronel Conrado Villegas que había salido en su persecución
18 de enero de 1876
Combate del Fortín Reunión. El coronel Conrado Villegas derrota a una fuerte “indiada” entre los fortines “Reunión” y “Rodríguez”
10 de marzo de 1876
Combate de Las Horquetas del Sauce. El cacique Catriel al frente de unos 2.000 guerreros, invadieron el poblado de Olavarría, pero son perseguidos y alcanzados en “Las Horquetas”, donde son vencidas por las tropas nacionales comandadas por el coronel Salvador Maldonado y mayor Plácido López, recuperándose toda la hacienda que llevaban, producto del robo
18 de marzo de 1876
Combate del Paso del Sauce II (o de Paragüil). Efectivos del coronel Nicolás Levalle se enfrentan con una importante partida de aborígenes que habían acampado en espera del amanecer, para continuar su huída llevando un gran arreo de animales robados. El combate fue duro y los aborígenes fueron dispersados, logrando recuperar una gran cantidad de animales que habían sido robados durante sus correrías
30 de marzo de 1876
Combate de Mayo Leufú. La vanguardia del Regimiento 2 de caballería, a órdenes del teniente coronel Enrique Godoy bate a una partida de aborígenes que se había concentrado en las márgenes del arroyo “Mayo-Leufú” (actual Guaminí, provincia de Buenos Aires), para qué desde allí, sus malones se dirigieran a invadir los partidos de 9 de julio, Tapalqué y Alvear
01 de junio de 1876
Combate en defensa del Fortín Levalle. Un “malón” bajo el mando del cacique Pincén y algunos otros “capitanejos” más que lo acompañaban, llegó hasta el fortín “General Levalle”, con la intención de atacarlo, pero la guarnición del fuerte, al mando del coronel Manuel Sanabria y el comandante Ataliva Roca, le salieron al encuentro ocasionándole muchas bajas y arrebatándole todo el arreo que habían reunido en la costa del Salado, salvando al mismo tiempo cuatro cautivas que los salvajes se llevaban
08 de agosto de 1876
Combate en los Campos de Olavarría. El comandante del Batallón 8 de Infantería, Antonio Dónovan, al frente de una reducida fuerza, tuvo un sangriento enfrentamiento con una columna de mil seiscientos indígenas que comandados por los caciques Namuncurá y Juan José Catriel, habían llevado una nueva invasión hasta los campos de Olavarría, El comandante Dónovan logró dispersarlos en varios grupos, abandonando el arreo que llevaban, calculado en 50.000 vacas y gran número de yeguarizos
10 de agosto de 1876
Combate de Carhué. El pueblo de Carhué, fue atacado por una tropa de indígenas al mando del cacique Namuncurá, pero fueron batidos por las fuerzas a las órdenes del teniente Ramón Ruíz
15 de agosto de 1876
Combate con los aborígenes. El capitán Exequiel del Mozo y el subteniente Manuel Palacio, al mando de sesenta soldados del Regimiento 2º de Caballería, combatieron por espacio de dos horas contra trescientos sesenta indígenas sublevados, logrando vencerlos y recuperar el ganado que habían robado. El mismo día al atardecer, el mayor Roque Peyteado, al mando de 60 soldados, derrotó otra partida de salvajes; mientras a escasas horas el mayor Barrionuevo, del regimiento 2º de Caballería, acompañado de cuatro soldados, se batió contra quince indígenas, que huyeron dejando cuatro de ellos malheridos
07 de diciembre de 1876
Combate de Lehuél-Calel. El teniente coronel Teodoro García, que marchaba a la vanguardia de la División del Sur, a las órdenes del coronel Nicolás Levalle, enfrentó en Lehuél-Calel a la tribu del cacique Namuncurá, produciéndole numerosas bajas y logrando rescatar treinta y tres cautivas y toda la hacienda que habían robado en sus correrías
08 de diciembre de 1876
Combate en Buenos Aires. Trecientos aborígenes bajo el mando del cacique Pincén, invaden por última vez la frontera sur de Buenos Aires, pero son detenidos y forzados a huir, por el comandante Ataliva Roca
10 de enero de 1877
Combate de Chiloé I. El coronel Nicolás Levalle logra sorprender en sus tolderías a Namuncurá, quien, después de haber perdido en el combate unos cuatrocientos de sus guerreros, tuvo que abandonar el campo, retirándose a unas veinte leguas más al oeste, cediendo así a las fuerzas nacionales el control del desierto, por lo que también perdió para siempre su prestigio entre las tribus que lo consideraban invencible
20 de abril de 1877
Combate de Curumalal Chico. Tres mil indígenas de los caciques Catriel y Namuncurá, atacaron a un destacamento al mando del comandante Dónovan, pero fueron derrotados, lográndose además, recuperar en el entrevero, una bandera que el general Bartolomé Mitre, le había obsequiado al cacique Catriel, cuando éste, mantenía con los aborígenes una política de paz y mutuo entendimiento
23 de junio de 1877
Combate con los aborígenes. El soldado de baqueanos Isaac Torres acompañando en su marcha a veintiún vecinos que se habían ofrecido voluntariamente al jefe del fortín “Mendoza”, sorprendió al cacique Juan Chico en su toldería, cuando estaba preparando a su gente para “maloquear” y lo atacó, logrando producirle seis bajas, retirándose luego con todos los animales vacunos y caballares que éstos tenían, producto de sus rapiñas. Pero, al día siguiente, 24 de junio, fue emboscado por un nutrido grupo de indígenas que venían de “maloquear” desde las pampas y que le quitó el arreo que llevaba, continuando luego su retirada hacia el desierto. El soldado Torres no aceptó tal despojo y atacando la retaguardia de la indiada, logró recuperar el arreo y regresó con él al fortín, sin haber sufrido ni una sola baja
30 de julio de 1877
Combate con los aborígenes
13 de noviembre de 1877)
Combate de Montes de Malal. El coronel Conrado Villegas salió de su campamento de Trenque-Lauquen y se internó en el desierto en busca de los toldos del cacique PINCÉN. Poco después llegó a los montes de Malal, donde estaba acampando y de inmediato lo atacó. Pincén pudo desprenderse con su tropa y huyó hacia el desierto, pero fueron perseguidos y hostigados tenazmente por los regulares, quienes, luego de cuatro horas, lograron provocarles numerosas bajas y recuperar cuatro cautivas, hacer prisioneros ciento cuatro individuos y recuperar toda su caballada, animales vacunos y lanares que habían robado
17 de setiembre de 1878
Combate de Malle Lauquen. Dos mil quinientos indígenas invadieron “Malle Lauquen”, provincia de Buenos Aires y arrearon una gran cantidad vacas y caballada, luego de aniquilar a toda la guarnición del lugar
17 de setiembre de 1878
Combate de Trenque Lauquen. El mayor Ruíz, con 60 hombres, se enfrenta a una partida de 30 aborígenes de los caciques Pichi Pincén y Manuel Payán y les toma 21 prisioneros, muriendo en el combate el capitanejo Carrilongo.
29 de setiembre de 1878
Combate de La Totora o de Mayalauquen. El teniente primero José Daza, con 12 hombres del Regimiento 1º de Caballería, se batió contra 60 indígenas que habían invadido “La Totora”, Mayalauquen y La Tigra, e inmediaciones, logrando producirles numerosas bajas y recuperar parte del arreo robado
02 de octubre de 1878
Combate con los aborígenes
09 de octubre de 1878
Combate de Chiloé II. Librado al norte del Valle de Chiloé. El jefe de la División de Guaminí, coronel Marcelino Freyre, atacó las tolderías situadas al norte del Valle de Chiloé, a setenta leguas del campamento
12 de octubre de 1878
Combate de Huacal Grande. En el paraje denominado “Huacal Grande”, en la provincia de La Pampa, el teniente coronel Teodoro García, al frente de una fuerza de doscientos cincuenta hombres, sorprendió las tolderías instaladas en la frontera Costa Sud, tomando ciento seis prisioneros, entre los que se contaban los caciques Camuñil y Huenchuquil
04 de noviembre de 1878
Combate con los aborígenes. El coronel Racedo enfrentó al cacique ranquel Epumer Rosas, y lo derrotó, tomándole doscientos prisioneros y numeroso ganado
06 de noviembre de 1878
Combate con los aborígenes
08 de noviembre de 1878
Combate de Yoitagüé. El jefe de la frontera de San Luis, teniente coronel Rudecindo Roca salió de Villa Mercedes en busca de los caciques Baigorrita y Epumer que asolaban la zona. Llegó hasta los toldos de Epumer, que se hallaban en “Yoitagüé” y los atacó, tomándoles prisioneros cinco capitanejos, setenta y seis indígenas de pelea y doscientos treinta individuos y recuperando gran cantidad de ganado
11 de diciembre de 1878
Combate con los aborígenes.
28 de diciembre de 1878
Combate con los aborígenes. La División comandada por el coronel Nicolás Levalle salió a batir las tolderías del cacique Namuncurá y sostuvo varios encuentros con partidas que le salieron al cruce, intentando impedirle que llegara a su destino. Luego de rescatar numerosos cautivos y de recuperar gran cantidad de ganado, regresó a sus cuarteles
15 de enero de 1879
Combate de Cochi-Có. El teniente coronel Lorenzo Vinter sorprendió la tribu del cacique Cayul, en Cochi-Có, actual provincia de Neuquén y los derrotó en feroz combate
26 de enero de 1879
Combate de Maracó. El teniente coronel Benito Herrero atacó una toldería en Maracó (actual provincia de La Pampa), refugio de indígenas dispersos, sobrevivientes de las tribus de Pincén y los derrotó, luego de un reñido y encarnizado combate
13 de febrero de 1879
Combate de Santa Fe. El coronel Manuel Obligado, al mando del Regimiento 10 de Caballería de Línea, sorprendió en una toldería que estaba al norte de su línea, en la frontera de Santa Fe, a un grupo de indígenas, guerreros todos ellos y los dispersó
15 de febrero de 1879
Combate de Río Negro. El comandante Marcelino Freyre, en cercanías del río Negro, sostuvo un encuentro con un numeroso grupo de indígenas, el último que quedaba en esos territorios y los derrotó, produciéndoles gran cantidad de bajas
23 de mayo de 1879
Combate de Luan-Lauquén. Efectivos regulares comandados por el coronel Hilario Lagos (hijo), atacó a una fuerza de 300 indígenas que se habían hecho fuertes en “Luan Lauquen” y luego de vencerlos, estableció allí su campamento
26 de junio de 1879
Combate de Choique-Mahuida o Sierra del Avestruz. Una avanzada de las tropas del general Roca, cerrando las pinzas de una encerrona que habían armado, toman por sorpresa a una partida de aborígenes que al mando de Namuncurá se dirigían a las tolderías del cacique Rauquecurá en esta localidad de la actual provincia de La Pampa y luego de un encarnizado combate, las rinden y las obligan a volver sobre sus pasos
29 de junio de 1879
Combate del Paso de la Balsa. Setenta aborígenes, en proximidades del “Paso de la Balsa”, completamente desnudos cruzaron con sus caballos el río Neuquén y atacaron a una partida que venía persiguiéndolos y que logró rechazarlos, gracias a que lo quebrado de la zona, les permitió tomar una adecuada posición defensiva a los regulares
09 de julio de 1879
Combate con los aborígenes
17 de julio de 1879
Combate de Río Neuquén. El mayor Saturnino Torres, quien cubría con sus fuerzas el paso de efectivos al mando de Julio Argentino Roca a través del río Agrio, en la Provincia de Neuquén, enfrenta a un grupo de aborígenes que trasladaban un rodeo y tras breve combate los derrota y recupera el ganado
21 de junio de 1880
Combate de Las Ovejas. En este paraje de la provincia del Chaco, una partida del Regimiento 6 de Caballería al mando del mayor Vera logró derrotar a una fuerte concentración de indígenas tobas
04 de noviembre de 1880
Combate de La Cangaye. Luis Jorge Fontana derrotó a una partida de aborígenes tobas en La Cangayé, provincia de Chaco19 de enero de 1881
Combate en defensa del Fuerte Guanacos. Una fuerte partida de aborígenes atacó el Fuerte Guanacos en la provincia de Neuquén y luego de matar a toda su guarnición y saquear sus instalaciones le prendieron fuego
16 de enero de 1882
Combate en defensa del Fortín Primera División. Una partida de 1.000 indígenas liderados por los caciques Namuncurá, Sayhueque, Nanchuqueo y Renquencurá, atacaron el fortín Primera División, y fueron rechazados por el capitán Juan José Gómez, que contaba solamente con 16 soldados y 14 peones, después de un heroico combate con fuerzas muy superiores.
04 de diciembre de 1882
Combate de Cumullú. En este paraje, presumiblemente situado al oeste del actual Lago Moquehue (Chile), tuvo lugar un sangriento combate entre una patrulla compuesta por 45 soldados bajo el mando del comandante Manuel Ruibal y 150 lanceros dirigidos por el cacique Queupo
06 de enero de 1883
Combate de Pulmarí. Una partida de 40 soldados al mando del capitán Emilio Crouzelles y un teniente, pertenecientes a las fuerzas del coronel Conrado Villegas, que marchaba en persecución de un “grupo de salvajes”, según el parte que este jefe enviara a sus superiores, al llegar a Pulmarí, fue atacado por éstos, cayendo en la acción los dos oficiales que iban al mando y uno de sus soldados. En el mismo parte el coronel Villegas menciona que “ese contingente fue atacado “por indios y fuerzas a cuyo frente se veía un oficial con uniforme, espada y revólver en mano” y como explicación de la derrota, el informe resalta la presencia de ese uniformado entre los mapuches, lo que aparentemente desorientó al capitán que mandaba las tropas argentinas, que por eso habría ordenado cesar el fuego, creyendo haber chocado por error, con alguna de nuestras partidas que maniobraban en distintas direcciones. Los indígenas no se detuvieron en ninguna consideración, continúa diciendo el parte y atacaron a los perseguidores, provocando las bajas consignadas”
22 de enero de 1883
Combate de Apulé. El teniente coronel Nicolás H. Palacios venció en esta localidad al sur del río Limay, a los últimos caciques rebeldes de la Patagonia, Shaihueque e Inacayal, indiscutidos caciques de los Andes Patagónicos, quienes, luego de ese combate, se refugian en Neuquén, con los últimos 600 guerreros que restan de su otrora, invencibles tropas
17 de febrero de 1883
Combate de Laguna Aluminé. Una partida de indígenas aliados con algunos delincuentes y desertores llegados desde Chile, atacó a una fuerza que al mando del Sargento mayor Juan G. Díaz, desprendida de los efectivos que el coronel Conrado Villegas, había salido en persecución de una indiada que asolaba la región. Atacado en dos frentes en los alrededores de la Laguna Aluminé y con manifiesta inferioridad de efectivos, el mayor Díaz, con sus treinta y tres soldados y los tenientes Saturnino Canaveri, Sontag y Wappers, pudo repeler el ataque y regresar con su tropa al campamento
10 de agosto de 1883
Combate del Río Pilcomayo. Seiscientos cincuenta indígenas tobas y chiriguanos montados (presumiblemente, los asesinos del doctor Craveaux), atacaron en las riberas del río Pilcomayo, a las fuerzas del coronel Ibazeta, quien logró rechazarlos, causando la muerte de 60 de ellos)
18 de octubre de 1884
Combate en defensa del Fuerte Junín de los Andes. El mayor Miguel Vidal derrotó a Sayhueque e Inacayal, que habían reunido en las cercanías del fuerte, una fuerza compuesta por 3.000 guerreros dispuestos para el asalto. Aunque algunos grupos menores continuaron indómitos en Chubut hasta 1888, esta fue la última batalla librada contra los aborígenes y el 01 de enero de 1885 Sayhueque se rindió, en la actual provincia de Chubut, al nuevo gobernador de la Patagonia, el general Lorenzo Vinter.
12 de diciembre de 1884
Combate de Leuvuco IV, combate con los aborígenes
23 de noviembre de 1886
Combate con los aborígenes. El capitán Eulogio Ramallo, al frente de una partida del Regimiento 12 de Caballería, derrotó en el Chaco a los caciques Sadua y Piteraty
02 de enero de 1887
Combate de Conchas. El alférez Ángel Herrera del Regimiento 12 de Caballería, en el paraje llamado “Conchas”, en la provincia de Chaco, bate a una partida de indígenas
09 de enero de 1887
Combate de Colonia Las Toscas. El capitán Fenelón Ávila, con 20 soldados del Regimiento 12 de Caballería derrota a un malón de aborígenes matacos, que había asaltado y robado la “Colonia Las Toscas”
22 de enero de 1887
Combate con los aborígenes. El alférez Ángel A. Herrera, con 11 soldados del Regimiento 12 de Caballería, ataca una toldería de indígenas que habían estado de correría, logrando rescatar 3 cautivas y numeroso ganado
27 de enero de 1887
Combate de Riacho de Oro. El capitán Fenelón Ávila, sale al mando de un destacamento del Regimiento 12 de caballería en misión de vigilancia de los territorios al sur de la línea del Bermejo y al llegar a “Riacho de Oro”, provincia de Chaco, logra batir a una importante partida de indígenas guerreros que se resistían a dejar las armas
10 de marzo de 1887
Combate de El Rabón. El teniente coronel Juan J. Gómez, al frente de 25 hombres del Regimiento 6 de Caballería derrota en «El Rabón», en el noreste de la provincia de Santa Fe, a una partida de indígenas que se habían sublevado días antes en «San Antonio de Obligado».

(1). Aunque después de esa fecha, se produjeron numerosos hechos esporádicos que siguieron trayendo inseguridad y dolor a quienes se atrevían a instalarse en el desierto. Y fueron los trágicos sucesos que tuvieron como escenario el Fortín Yunká, el 19 de marzo de 1919, los que como ningún otro, quedaron grabados en la memoria de los argentinos, como muestra de algo que nunca debió haber ocurrido, si quienes rechazando el futuro, no hubieran recurrido a la violencia y si quienes traían el futuro, no hubieran provocado esa violencia.

Fuentes: «La frontera y los indios». Vicente G. Quesada, Revista de Buenos Aires, Tomo V; «La Conquista de la Pampa». Manuel Prado, Ed. Hachette, Buenos Aires, 1960; «La conquista del desierto», Juan Carlos Walther, Editorial EUDEBA, Buenos Aires, 1970; «La Conquista del Desierto». Actas del Congreso Nacional de Historia; «La Conquista del Desierto». Adolfo Arana; «La Conquista del desierto». Autores varios, Editorial Atlántida, Buenos Aires, 1960; «La conquista del desierto. Crónicas de la campaña de 1879». Remigio Lupo, Ed. Freeland, Buenos Aires, 1968; «Anuario I», El Chasque del desierto. Ed. Asociación de Expedicionarios al Desierto, Buenos Aires, 1983; «Anuario II», El Chasque del desierto. Ed. Asociación de Expedicionarios al Desierto, Buenos Aires, 1984; «Crónicas Militares. Antecedentes históricos sobre la campaña contra los indios». Ministerio de Guerra, Buenos Aires, 1924; «La conquista del desierto». Ed. Atlántida, Buenos Aires, 1960; La nueva línea de fronteras». Adolfo Alsina, Ed. Eudeba, Buenos Aires, 1977; «Lucha de fronteras con el indio». Ed. EUDEBA, Buenos Aires, 1976; La Campaña al Desierto de 1833. Conferencia de Arturo Carranza, Buenos Aires, 1990; «Las primeras fuerzas nacionales en la Confluencia y el Neuquén». Fernando A. Baldrich; «Guerra del indio». Eduardo Ramayón; «La conquista de las quince mil leguas». Estanislao Zeballos, Ediciones Continente, Buenos Aires, 1878; Historia Argentina”. José María Rosa, Editorial Oriente S.A., Buenos Aires, 1981.

4 Comentarios

  1. Juan Barbacci

    Gracias por el artículo. Estoy preparando algo similar y me gustaría compartirlo con el Arcón de la historia argentina cuando lo tenga preparado.
    Cordialmente,
    Juan Barbacci

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Señor Barbacci. Será un gusto compartir con Usted, un para en el amor por nuestra Historia, algo que ayude a su mejor conocimiento.

      Responder
      1. Anónimo

        Hola Horacio, sigo consultando vuestro trabajo, confrontando yampliando mi cronología, que seguramente con vuestro aporte lograremos una excelente guía de consulta.
        Te tengo al tanto de mis progresos,
        Cordialmente
        Juan barbacci

        Responder
        1. Horacio (Publicaciones Autor)

          Juan: Me alegro de serte útil. Teneme al tanto, con gusto colaboraré en tu trabajo.

          Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *