9/5/1821

Las fuerzas al mando del general JUAN ANTONIO ÁLVAREZ DE ARENALES, integrantes del Ejército Libertador del Perú, que el día anterior habían hecho un alto en su marcha hacia la capital peruana, reanudan la marcha y a media mañana llegan y se posicionan en el valle de Jauja, en el vértice de la Cordillera de los Andes. Su hijo, el coronel JOSÉ ALVAREZ DE ARENALES, en su “Memoria de la Segunda Campaña de la Sierra”, comenta las dificultades que debieron soportar diciendo: “Las alturas estaban cubiertas de nieve, lo mismo que el camino en largos trechos. En tal situación era preferible a los que iban montados marchar a pie, para mantener el cuerpo en calor”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.