29/8/1888

El Intendente de la ciudad de Buenos Aires entró en negociaciones con el vecino GREGORIO LEZAMA, para la adquisición de los terrenos de su propiedad ubicados en el sureste de la capital, conocidos en ese entonces, con el nombre de Quinta Lezama. En ese elevado paraje se proyectaba construír un nuevo paseo público, que fue la base del actual “Parque Lezama”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.