28/6/1810

LA JUNTA PROVISIONAL DE GOBIERNO DICTA UN DECRETO LLAMANDO A ARMARSE A LA CIUDADANÍA. “La patria está en peligro y entre tanto la hayamos salvado, la preparación para la guerra debe ser el primer objeto al que se dirigirá la atención de este Gobierno. Las virtudes guerreras serán el camino de las distinciones, de los honores y de las dignidades. Las tropas estarán bajo la más severa disciplina. Su descanso con­sistirá en mudar de ocupaciones militares. Todos los ciudadanos nacerán soldados. Recibirán desde su más tierna infancia una educación conforme con su destino. El Campo de Marte será su escuela pública, donde los jóvenes harán su aprendizaje y formarán cuerpos robustos. Las ciudades no ofrecerán sino la imagen de la guerra. En fin todo ciudadano mirará las armas como que hacen parte de ellos mismos”. Disponía después: «Los sargentos inválidos enseñarán a los niños algunos ejercicios, grabándose así, en sus tiernos corazones, la idea de que son la esperanza de la patria, teniendo por lema: «Honor y Disciplina».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.