2/7/1812

Comienzan a tomarse las declaraciones a los inculpados y testigos “para realizar las averiguaciones correspondientes” a la denuncia de una conspiración encabezada por MARTÍN DE ÁLZAGA para derribar a las autoridades constituidas, que había formulado la viuda VALENTINA FEIJÓO. En la fecha se presentó doña Isabel Terrero de Guerrero, madre de doña María de los Ángeles Guerrero, casada con Juan de Rocasens, español, complicado en la conspiración y corroboró la denuncia recibida y poco después se tomó preso al español CIPRIANO LACAR, empleado de Martín de Álzaga que, aun negando, confirmó lo denunciado. Pocas horas después BERNARDINO RIVADAVIA redactó a las dos de la mañana la sentencia de muerte del español Cipriano Lacar, que fue de inmediato pasado por las armas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.