25/03/1780

El Capitán JUAN PABLO CALLEJAS desembarcó en “Puerto Egmont” para reconocer lo que quedaba en pie de ese antigüo asentamiento de los ingleses en las Islas Malvinas  y comprobó que las construcciones y las huertas estaban abandonadas. Que solamente quedaban trozos de las paredes más gruesas de los almacenes y ocho mil tejas apiladas junto al muelle, que fueron destruidas. Luego de terminar de destruír todo, incluyendo “el torreón de madera, almacenes, cuarteles, hospital, hornos y cuanto edificio halló en pié, quemando las maderas e imposibilitando cuanto encontró capaz de algún servicio” (sin que Gran Bretaña protestara por ello) y detalló sus observaciones en un plano de la isla Trinidad y alrededores, dibujado por él.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.