24/12/1888

De regreso de su larga expedición por la Patagonia Austral, llegó a Buenos Aires el teniente de navío AGUSTÍN DEL CASTILLO. Había navegado los Lagos próximos al océano Pacífico, recorriendo luego la Cordillera de los Andes entre los paralelos 50 y 52, obteniendo datos sobre el clima, para el Instituto Geográfico. En el invierno había estado sitiado cerca del lago Santa Cruz, durante seis meses por las continuadas nevadas. Trajo una colección de fotografías y un importante documento con las observaciones meteorológicas que realizara. Toda la zona, según explicó, “es habitable en mejores condiciones que el norte de Europa”, con fértiles valles, cerros cubiertos de inmensos bosques, abundancia de piedra para la construcción y muchos animales salvajes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.